Hoy —¿tal vez porque es martes 13?—, me he indignado nuevamente por leer un contenido ajeno copiado literalmente de otra página web, y de ahí estas sugerencias.

¿Por qué esa manía de algunos en copiar y pegar noticias o artículos de otros en el propio espacio, de forma literal?

¿Por qué no hacer mención al principio que el contenido no es original del blog o la página web que se está leyendo?

Me refiero a algunos sitios web y blogs que son medianamente conocidas dentro de un sector determinado; no hago referencia al blog de mi vecina que copia y pega cosas que encuentra y le gustan mientras practica «esto de la computación y la interné«.

He visto casos donde se copia tal cual el texto, con sus enlaces; ni siquiera se revisan si son enlaces a otras noticias, o son enlaces los molestos in-text que, cuando se copian y se pegan en un nuevo lugar remiten constantemente a la página donde se obtuvo el contenido.

Además, el contenido duplicado revienta el SEO de las páginas copiadas. Y quien copia sin descaro es un ladrón.

Se agradecería que los blogueros o «escritores» que copian y pegan contenido ajeno tuvieran en cuenta algunas de estas cinco sugerencias.

No solo para evitar ganarse la fama de ¿aprovechadores? ¿vagos? ¿ladrones?, sino también en aras de considerar y respetar al lector que se topa con su web.

Mis cinco sugerencias para replicar contenido ajeno

1. Informa sobre la autoría con claridad

Di al principio de la entrada que el contenido no es original tuyo, sino que es copiado y pegado de otro lugar.

Es decir, pon la fuente al principio, no al final (que uno la ve cuando terminó de leer todo el texto).

Me ha pasado de leer la noticia y, mientras la leo, pienso en que me gusta —o no— lo que se dice, cómo se dice, etc.; y quiero dejar un mensaje al autor o twittearlo y me encuentro que no es el artículo original.

Tras leer todo el texto observo que la única información original está al final y solo consta de la palabra «Fuente», unos dos puntos y una URL.

No mencionar al autor o citar el origen de un contenido, la gran mayoría de los veces, es un delito. El derecho de cita existe, pero tiene amplias limitaciones.

2. Elabora al menos una cabecera antes de pegar el texto

Que tenga al menos dos líneas que resuman la idea de lo que se va a pegar. Y allí haz alusión al autor y a la URL original.

Tal vez hay lectores a los que nos apetece leer lo mismo, pero en la web o blog del autor. Si quiero dejar un comentario para el autor allí tendrá más valor y practicidad, además de ser el lugar adecuado para replicarlo.

Con escribir una frase como “Reproducimos un artículo del blog de X (enlace al blog de X) que hace alusión al tema…” bastaría si la pereza el alta.

3. Destaca de alguna manera tu texto del que has copiado

Pon el texto copiado con otra tipografía o con márgenes más amplios, para que se note que es una cita.

Usa las comillas que, aunque se vean menos que los dos recursos anteriores, igualmente las queremos mucho y para ello están.

O, por ejemplo, pon tu texto en cursivas y el otro dejadlo en redonda o normal.

4. Comparte contenidos online en lugar de acumular contenido duplicado

No se limiten a copiarlos y pegarlos.

En el contexto digital compartir es sinónimo de mencionar, enlazar, destacar, citar, referenciar, relacionar y relacionarse.

Una cosa es lanzar una noticia que te interesa en Twitter y otra muy distinta hacer copy-paste con ella en tu blog.

5. Sé bueno

Y no pongas «Fuente: http://….» en cuerpo 4, que no lo lee nadie, ni siquiera un lince con gafas 😆 .

Más que nada, porque parece que deseas, adrede, camuflar el enlace a la página web donde fue publicado originalmente el contenido.

Usar una licencia Creative Commons no es sinónimo de trabajo gratis

Usar una licencia Creative Commons no es sinónimo de trabajo gratis (TilarX-Licencia Creative Commons de Atribución)

 

Insisto: no mencionar la autoría y fuente de un contenido, muchas veces, es un delito; un acto denunciable y, por ende, sancionable.