Cómo pedir un presupuesto por servicios editoriales (I)

Mariana Eguaras Noviembre 9, 2016 @ 10:59AM

Por el 8 Sep, 2014 | 14 comentarios

 

Si uno quiere hacer una tarta averigua qué ingredientes y utensilios necesita para hacerla, cuáles son las medidas que debe utilizar, como también cuál es el método de elaboración y el tiempo de cocción.

Con los presupuestos debería suceder algo similar: informarse, investigar y documentarse —al menos en lo elemental— antes de pedir un presupuesto para saber qué incluir en la solicitud es muy recomendable. En esta entrada abordaré este tema haciendo foco en un presupuesto por servicios editoriales.

Suelo recibir correos con solicitudes de presupuestos que rara vez puedo contestar al siguiente mensaje con las tarifas. Lo más habitual es que tenga que cruzar un par de correos electrónicos o más antes de poder enviar un presupuesto y preguntar sobre particularidades de la obra. La información adicional o detallada que solicito no es para conocer el proyecto antes de que vea la luz, sino para poder ofrecer un presupuesto adecuado y justo para ambas parte.

Ninguna otra finalidad me inclina a saber más sobre el libro que el de poder dar un buen servicio y unas tarifas acordes a lo que requiere el trabajo. Hay frases como “¿cuánto me cuesta publicar un libro?”, “el libro tiene 327 páginas” o “quiero editar el libro en todos los soportes que existen” no son datos específicos; son informaciones generales que no aportan detalles que se necesitan para elaborar un presupuesto por servicios editoriales.

No pretendo sentar cátedra sobre presupuestos, sino ofrecer una orientación sobre qué datos son necesarios para formularlo (hacer una tarta sin huevos ni harina es imposible). Ya lo hice, con el mismo ánimo, en Cómo pedir un presupuesto a la imprenta y Cómo presupuestar un servicio integrado de diseño + maquetación. Mejor podremos elaborar presupuesto y más rápido enviarlo si contamos con los datos necesarios de desde el inicio.

Por tanto, al momento de pedir un presupuesto por servicios editoriales debes aportar las siguientes informaciones, según corresponda:

1. Para un informe de lectura profesional: donde se evalúa la calidad literaria y viabilidad comercial de la obra, la cantidad de páginas que tiene el manuscrito.

2. Para el editing: lo ideal es contar con una parte de la obra (los dos primeros capítulos, por ejemplo) o la obra completa. De esta forma, se podrá evaluar el nivel de edición que necesita el texto. En esta parte se analiza la estructura y el contenido del texto, el planteo general de toda la obra, si es necesario reescribir algunos textos, reformular capítulos, redefinir personajes, etc.

3. Para corrección de estilo: la cantidad de caracteres con espacio (cce) o matrices. Las correcciones se tarifan por 1000 matrices o, en algunos casos, por 2100. Esto significa que en el presupuesto se puede incluir una tarifa fija por todo el documento calculado sobre el total de matrices que contiene o una tarifa variable (por ejemplo, X euros cada 1000 matrices del original).

Para conocer esta información solo hay que utilizar la función Revisar → Contar palabras de Word. Para saber la tarifa de una corrección es necesario informar la cantidad de caracteres con espacio que tiene todo el documento.

Cómo contar caracteres con espacio y palabras en Word4. Para corrección ortotipográfica: lo mismo que para la corrección de estilo. (Para conocer la diferencia entre una y otra corrección haz clic aquí).

5. Para traducción: la cantidad de palabras. A diferencia de la corrección de estilo y de la ortotipográfica, la traducción suele tarifarse por palabras.

El procedimiento para conocer la cantidad de palabras es el mismo que para el de los caracteres con espacio. Si se desea una traducción, a cualquier idioma, esta es la variable de referencia: se debe informar la cantidad de palabras que tiene todo el documento.

6. Para la maquetación en general: en este punto no hay un dato específico que guíe sobre la cantidad de páginas a maquetar, valor por el que normalmente se suele presupuestar un servicio de maquetación. Tampoco sobre el tipo de contenido: maquetar un libro con solo texto no es lo mismo que hacerlo con uno que posee gráficos, tablas e imágenes. Por tanto, hay que informar sobre:

  • La cantidad de caracteres por espacio para dar una idea de la extensión del texto (decir la cantidad de páginas que tiene un documento de Word no sirve de nada si no se cruza esa información con el tamaño del documento + los márgenes + la tipografía + el cuerpo de la letra + el interlineado, etc.) para establecer una cantidad de páginas aproximada. Hay empresas que prefieren pasar una tarifa por página maquetada. En mi caso, prefiero hacer una estimación de la cantidad de páginas finales aproximada y tarifar por un precio cerrado, así el cliente sabe a ciencia cierta cuánto pagará por maquetación y nosotros sabremos cuánto cobraremos.
  • El tipo de contenido: como ya comenté más arriba, ¿qué tipo de contenido posee la obra? Se debe indicar si es solo texto; texto + X cantidad de imágenes; texto + X cantidad de imágenes + X cantidad de gráficos y tablas, etc.
  • El formato en el que se desea el libro: A4, A5, 17 × 21 cm, etc. para libro impreso, o MOBI, EPUB, PDF para libro digital.

7. Para la maquetación en particular: maquetar una obra cuyo destino final es la impresión es muy diferente a maquetar una obra para un libro digital. Maquetar un libro para impresión en offset o impresión bajo demanda sí es lo mismo, pero no es el caso de la maquetación para un EPUB o MOBI que para un libro fixed layout, por ejemplo.

Entonces, la expresión “para todos los formatos que existen” necesita una delimitación. Incluso en el formato papel no es lo mismo la maquetación para una determinada plataforma de autopublicación (como Amazon o Bubok, que utilizan formatos específicos para PoD cada una de ellas) que para un libro trade con solapas, uno de bolsillo, etc. Lo mismo sucede en el caso de la maquetación para digital: un EPUB posee características muy similares a un MOBI, pero no iguales; un PDF también es un libro digital pero obtener un PDF de un documento es un procedimiento totalmente diferente al utilizado para un EPUB o MOBI. Por tanto:

  • Indicar las modalidades de edición digital: MOBI, EPUB, PDF, etc. y si se desean la inclusión de interacciones.
  • Indicar las modalidades de edición en papel: trade, cartoné, bolsillo, A4, A5, etc.

8. Para el diseño de cubierta: orienta bastante —y no te imaginas el tiempo que ahorra— saber si el autor desea algo en especial, si hay posibilidades de sugerir la estética de la cubierta o ya se sabe qué es lo quiere. Siempre es útil informar si ya se tiene una fotografía para la cubierta.

Si lo que deseas es una reproducción de una cubierta que ya tienes definida y lo que necesitas es la composición de la misma en un programa específico (por ejemplo, en Illustrator o Indesign), la tarifa por este servicio será menor, ya que se presupuesta solo la composición, sin adicionar la tarifa por el diseño de la cubierta.

9. Para el diseño interior: la misma información que se solicita para las maquetaciones se necesita para diseñar el interior de una publicación. El diseño interior de un libro aplica sobre todo en publicaciones complejas, aquellas que poseen muchos elementos gráficos además de texto (tesis, tesinas, informes anuales, enciclopedias, manuales y guías, etc.). Es importante indicar la cantidad de elementos gráficos que tiene el manuscrito.

Con el diseño interior se crea un máster para maquetar todas las páginas del libro, incluidas las secciones y las variaciones del diseño según las páginas. Para conocer la diferencia entre maquetación y diseño interior te invito a leer Cómo presupuestar un servicio integrado de diseño + maquetación para que aprecies las diferencia entre una y otra labor.

10. Para la impresión: si ya se tiene una idea de la cantidad de ejemplares, del tipo de publicación, del tipo de papel para la cubierta y para el interior, se agradecen los datos. Considera que este tipo de servicios solo lo ofrece una imprenta y —en mi caso y en la mayoría de mis colegas— es un servicio que debemos subcontratar y para ello, a su vez, solicitar un presupuesto al impresor. Si no dominas el tema, déjate asesorar.

 

Cómo pedir un presupuesto por servicios editoriales

 

En la próxima entrada, continuación de esta, detallo el concepto “otros servicios” donde se abre un abanico de posibilidades que van más allá de la corrección, la traducción, la maquetación y el diseño de una obra.

    14 comentarios

  1. Hola Mariana, hacía ya algunos días que no me pasaba por aquí y tenía pendientes las lecturas de presupuestos por servicios editoriales I y II. Esta entrada es una grandísima guía para cualquiera que desee hacer edición.
    Como curiosidad y en la partida de marketing, ¿consideras a la hora de hacer un presupuesto las partidas destinadas a soportar la comisión por venta que tienen por ejemplo la Fnac, Casa del libro o app store/google play entre otras?

    Miguel Álvarez

    20 Septiembre, 2014

    • Hola, Miguel. No sé si he entendido bien el plateo de tu pregunta, por lo que arriesgo una respuesta sobre lo que creo entender. Cuando hago un presupuesto de acciones de marketing para un cliente suelen ir varios servicios de los descritos en la segunda parte de esta entrada, por lo que las comisiones de las librerías online no aplican en este presupuesto.
      Si se trata de elaborar un plan de marketing, donde hay que hacer análisis de costes y proyección de ventas y de ganancias, entre otras, sí hay que explicitar estas comisiones.

      Mariana Eguaras

      21 Septiembre, 2014

  2. Si, he visto la 2ª parte, yo no me refería a los presupuestos de cómo cargar los archivos en las plataformas de autopublicación y/o de metadatos. Me refería a presupuestar del beneficio las comisiones que tienen estas empresas para que publicites su libro en ellas.
    No quería saber si esto es una partida de marketing, pero si saber dónde se incluyen estas comisiones en un presupuesto.

    Muchas gracias Mariana 😉
    Un saludo.

    Miguel Álvarez

    21 Septiembre, 2014

    • Lo siento, Miguel, pero sigo sin darme cuenta cuál es el quid de tu pregunta 🙁 ¿Es si incluyo información sobre cuánto ganan las plataformas con un libro que se sube a ellas? No. Lo que hago es explicar al cliente en qué consiste cada plataforma (cómo funciona, porcentajes, etc.) para que él pueda decidir con cuál se quiere manejar. ¡Saludos! (y a ver si la próxima entiendo 🙂 )

      Mariana Eguaras

      22 Septiembre, 2014

  3. Muy clara e interesante la información que nos brindás.
    Gracias.

    Saludos

    nélida

    25 Septiembre, 2014

  4. Hola Mariana, gracias por tus entradas tan clarificadoras. Siempre he tenido una duda con el recuento de palabras. Un cliente al que le traduzco sus libros al español me paga por palabra traducida después de decirle cuál es mi tarifa, pero ¿hay alguna norma o límite para saber a partir de qué cantidad se debería presupuestar por plantilla de matrices? En mi caso no suelen ser libros muy extensos (50-60 páginas o 25 000 matrices más o menos), y es distinto de un trabajo realizado para editoriales, que te suelen pagar por matrices. ¿Cómo es mejor actuar con clientes directos?

    David Sanz

    11 Junio, 2016

    • Hola, David:

      No alcanzo a comprender por qué deberías tarifar de forma diferente a un cliente que es editorial de uno que no lo es… Yo a todos tarifo por igual. 🙂

      Las traducciones suelen tarifarse por palabras y las correcciones por matrices o caracteres con espacios. En algunos casos, se suele tarifar por página considerando que esta tiene 2100 matrices (“página holandesa”) y supongo que te refieres a esto con “plantilla de matrices”. Este sistema lo he visto usarse más en Argentina que en España. Mira esta entrada para saber cómo hacer las cuentas.

      Saludos.

      Mariana Eguaras

      12 Junio, 2016

      • El caso es que el conteo por matrices es el método que suelen imponer las editoriales a los traductores. Imagínate traducir Los pilares de la Tierra y cobrar por palabra, ¡seríamos millonarios! Por eso creo que hacer un libro se estima como un proyecto editorial en el que los costes de traducción deben de estimarse en páginas alzadas, o lo que es lo mismo, en matrices/pág.

        David Sanz

        12 Junio, 2016

        • Pero si el libro es largo, el trabajo es mayor y se cobra más por él. La verdad es que no alcanzo a ver la diferencia entre tarifar con un método u otro cuando al final el precio del trabajo será el mismo…

          Distinto es si tarifas por página, sin establecer un baremo —como el de los 2100 cce— y luego te envían un manuscrito a Arial 8 con interlineado sencillo y márgenes de 1 cm. Esto me pasó, con una solicitud de redacciones, que pagaban X euros la página y luego había que escribir con estas características. Obviamente, desistí.

          Mariana Eguaras

          12 Junio, 2016

  5. Hola, Mariana.
    ¿Entonces la “unidad de trabajo” que puedo establecer como medida para cobrar un servicio de edición es 2100 caracteres con espacios? ¿Esta cifra tiene variaciones de país a país? Porque también he visto por ahí 2000 cce, 1800 cce.
    Soy editora y vivo en Cuba.
    Muchas gracias por tu sitio.

    Juliette

    7 Diciembre, 2016

    • Hola, Juliette:

      No sé cuál es la “unidad de trabajo” o referencia más habitual en tu país; mientras establezcas una y tu cliente la comprenda creo que es suficiente.

      En España es de 1000 caracteres con espacio o matrices, pero en Argentina suele ser de 2000 o 2100 (aproximadamente una página A4) y en México de 1800 matrices (una cuartilla).

      Saludos.

      Mariana Eguaras

      8 Diciembre, 2016

      • Muchas gracias por la aclaración, Mariana.
        Me alegra haber descubierto este sitio.
        Saludos

        Juliette

        8 Diciembre, 2016

Trackbacks/Pingbacks

  1. Javier Pellicer, escritor - Guía para publicar tu novela (II) – La autopublicación Ha llegado el día. Después de meses de trabajo, esa…
  2. PaperBlog - Cómo pedir un presupuesto por servicios editoriales (I) Por tanto, al momento de pedir un presupuesto por servicios editoriales…
  3. Cerlalc - Gestión económica del proyecto editorial Lecturas e informes complementarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *