Divide y vencerás: ¡usa la separación por sílabas!

Mariana Eguaras Enero 10, 2017 @ 7:16PM

Por el 28 Sep, 2015 | 10 comentarios

 

Hace unos meses que observo que algunas publicaciones —incluidas algunas revistas literarias— no utilizan la separación por sílabas en sus textos. No encuentro una razón para justificar su omisión cuando la composición final de la página resulta defectuosa —y, en algunos casos, espantosa—.

La separación por sílabas, el uso de guiones o la división de líneas entre sílabas de palabras es una función que se encuentra tanto en Indesign como en Word ¡y está para usarla! No se trata de un gusto personal, sino de un principio de composición de textos, una base del diseño editorial, que afecta tanto a la calidad estética como a la funcionalidad del texto.

Según el tipo de texto, y el diseño de página en el que se encuentre ese texto, es posible que no precise de la separación por sílabas, pero si se trata de novelas, revistas y publicaciones con textos justificados su aplicación se vuelve casi esencial. Algo similar sucede con el empleo de las notas al pie de página o al final en un libro. La pregunta clave que debemos hacernos antes de tomar una decisión sobre qué recurso aplicar es ¿qué favorece más la lectura?

 

Cuándo usar la separación por sílabas

Como ya adelanté, la separación por sílabas resulta imprescindible cuando se trabaja con textos justificados. La separación por sílabas evita la aparición de ríos o calles blancas en la página y los espacios exagerados entre las palabras; dos cosas que desaniman la lectura además de dificultarla. Todos los libros donde se utilicen textos justificados —como novelas, cuentos, compilación de relatos, obras prácticas, etc.— deberían tener separación por sílabas.

Caso contrario, si el texto está justificado y no se quieren utilizar las opciones de separación, los párrafos deben ajustarse con tracking de tal manera que no aparezcan huecos blancos exagerados entre las palabras y la distribución de los caracteres en el bloque de texto sea homogénea.

Cuanto más estrecha es la columna donde se ubica el texto más evidente son los espacios desmesurados o el apretuje entre palabras si no se utilizan los guiones y no se separan las palabras. Esto tiende a evidenciarse aún más cuando se intercala alguna imagen en el texto.

Es más sencillo de comprender la importancia de lo dicho a través de la siguiente imagen. ¿Cuál de las dos páginas resulta más agradable a la vista? ¿Cual consideras que distrae menos para leer?

 

Página sin separación por sílabas frente a una página con separación por sílabas

Es evidente que la página de la derecha posee una mejor distribución del texto y homogeneidad estética.

Tampoco se debe abusar de la separación de palabras y provocar que al final de las líneas encontremos una sucesión vertical de guiones. Se recomienda utilizar tres guiones seguidos como máximo. Yo prefiero utilizar dos como límite de separación y, si es necesario, realizar alguna separación de forma manual.

Exceso de separación por sílabas en un párrafo; también dificulta la lectura

Evitar que se repitan tres líneas seguidas con separación de palabras se puede hacer tanto en Indesign como en Word.

  • En Indesign lo configuro en el estilo de párrafo aunque también se puede hacer directamente sobre el texto seleccionado yendo a la ventana de Párrafo Separación por sílabas Límite de separación 2 guiones.
  • En Word en Diseño de página Guiones Opciones de guiones Limitar guiones consecutivos a: 2.

En ¿Menos guiones o más espacios irregulares? Este es el dilema, de Unos Tipos Duros, se hace mención al “color tipográfico”. Es decir, a la uniformidad de la composición del texto y el tipógrafo José María Cerezo lo define como “el tono gris global de un escrito bien resuelto, y este se obtiene cuando la textura de la composición es uniforme, sin calles, blancos excesivos, líneas apretadas o sueltas”.

Ese tono gris global se ve claramente si alejas la primer imagen. Notarás mejor dónde se encuentran los espacios blancos y como el tono gris no es uniforme.

Indesign ofrece resaltar líneas demasiado comprimidas o expandidas en un texto. Esto lo podemos ver activando Excepciones de sep. y just. en EdiciónPreferenciaComposición.

Página sin separación por sílabas frente a una página con separación por sílabas - Mapa de color en Indesign

Cuanto más amarillo se vea en una página mayores son los elementos que se encuentran en tensión. Si trabajas con Indesign prueba esta función y evalúa utilizar, además de la separación de palabras, el tracking en determinadas líneas de texto. Con ello podrás compensar las tensiones, hacer el diseño más agradable a la vista y legible, y mejorar la fluidez de la lectura.

 

Ventajas de la separación por sílabas

El beneficio principal, y de vital importancia, de aplicar separación por sílabas en la maquetación es favorecer el ritmo de lectura tranquilo y mantener la fluidez natural del texto. Para lograr que este ritmo y esta fluidez se mantengan es necesario mantener la simetría de las páginas (uso de las retículas incluido) y que el patrón de lectura sea sencillo y consistente.

El mensaje que contiene un texto, un libro o una publicación cualquiera es primordial y el diseño y la maquetación deben favorecer la compresión o el disfrute de ese mensaje, de ese contenido. La jerarquía visual no debe estar por sobre la editorial, sino que debe identificarla, clarificarla y reforzarla.

Andrew Haslam en Creación, diseño y producción de libros (Blume, 2007) sostiene que el trabajo del diseñador —o maquetador— debe resultar invisible para el lector y la composición de páginas pasar desapercibida durante el proceso de lectura. Haslam resalta que “el lector se siente confiado con la distribución de la página y puede concentrarse en el mensaje del autor, avanzando de forma cómoda por la secuencia de páginas. Si éstas se tornan opacas, o si el lector se distrae o pierde la sensación de flujo debido a la mala composición del diseñador, la relación íntima entre el autor y el lector resulta dañada”.

¿Qué autor quiere perder esa relación íntima con su lector?

    10 Comentarios

  1. Mariana, me ha gustado mucho el artículo.

    Muchas Gracias.

    Gerardo

    Gerardo

    29 Septiembre, 2015

  2. ¡Caray!, qué cantidad de cosas que no sabía y no tenía en cuenta.

    Creo que ya te lo he dicho otras veces, Mariana, pero no está de más repetirlo: eres un pozo de sabiduría 🙂

    Gracias por enseñarnos tanto.

    Ana Bolox

    3 Octubre, 2015

  3. Acabas de resolverme un dilema que siempre se me presentaba a la hora de editar textos justificados… ¡gracias!

    Inés G. Labarta

    3 Octubre, 2015

  4. Hola.
    El uso de guiones hace que Word adelante prematuramente los saltos de página. Donde antes había un párrafo de, por ejemplo, tres líneas, salto de página, y resto del párrafo en la página siguiente, activar el uso de guiones hace que ese párrafo pase a tener dos lineas, y la tercera línea pase a estar en la página siguiente. Se soluciona desactivando los guiones para ese párrafo. Lo cual no es una solución, claro. O comprimiendo el espaciado entre los caracteres. Pero esa trampa es algo que se hace o se debe hacer al final. Da mucha rabia porque no parece haber razón aparente que motive que donde antes había tres renglones ahora solo haya dos y el vacío que ha dejado el renglón faltante.
    En otra parte del blog mencionas que estás preparando un manual de maquetación en Word. Quizás te has enfrentado a este asunto y has encontrado un manera de salvarlo.
    Gracias.

    Juan

    11 Noviembre, 2015

    • Hola, Juan:

      Sí hay razón aparente y el origen de la historia es el kerning. Esto es, de forma resumida, que cada tipografía establece unos espacios determinados entre tipo y tipo (entre letra y letra, digamos) según sus posibles y múltiples combinaciones. Esto, a su vez, hace que las palabras se combinen de una determinada forma e igualmente los párrafos.

      Si no hay separación de palabras encontraremos frases con unos huecos entre palabras horrorosos (si se da en un renglón no pasa nada, pero leer cientos de páginas con recurrentes huecos blancos es insoportable, por lo menos para mí).

      Lo que comentas de que un párrafo con tres líneas se transforma en dos al aplicar la división en guiones es de lo más habitual. Y sí, si no quieres que en un libro haya viudas y/o huérfanas y, además, todas las páginas tengan la misma cantidad de líneas, el recurso es usar el tracking (“espaciado” en Word), y ajustar o estirar la separación entre letras, según se necesite. Esta es la manera de salvarlo; hace años que lo hago así. Sí debe hacerse al final. Por eso el paso de la maquetación es posterior a la escritura y a la primera corrección. Esta entrada puede aclararte por qué es trabajo en balde poner atención en el formato de un texto cuando no corresponde.

      Maquetar libros no es fácil y menos componer libros en Word, pero con paciencia y pericia pueden hacerse publicaciones en las que ni siquiera se note que están maquetadas en un procesador de textos.

      Muchas gracias por visitar el blog y comentar.

      Mariana Eguaras

      11 Noviembre, 2015

  5. Esta “tendencia” de algunos a publicar libros sin separación por sílabas, al final de línea, no sé de dónde vendrá. Cuando me encuentro con algo así (lleno de largos espacios en blanco y líneas más blancas que grises) me viene a la mente, de inmediato, estar leyendo un eBook. (Y he de aclarar que hay eReaders que aplican sangrado y muy bien. Tuve uno).
    En una oportunidad en que yo mencionaba que el MS Word realiza una labor deleznable a la hora de guionar las palabras (al menos en castellano), separándolas por sitios inverosímiles, alguien me dijo en los comentarios que por qué tenía que guinarlas, que no era necesrio.
    Supongo que será asunto de gustos. Pero para mí no es que sea necesario: es imprescindible.
    En cambio, utilizando el InDesig, en más de 6000 páginas maquetadas jamas, pero jamas, el programa me ha cortado mal una sola palabra, que ya es decir mucho. No sé que tal trabajará en eso el Scribus y el Quark, porque nunca los he utilizado.
    Yo, en lo particular, aborrezo profundamente encontrarme, en un libro impreso, con la ausencia de justificación total y falta de guionado. ¡Es que la alineación a la izquierda me exaspera! No suelo leerlo a menos que sea algo breve.

    J.Alfredo Díaz

    19 Enero, 2016

    • A mí también me molesta encontrar párrafos con espacios inarmónicos entre palabras; no porque no me gusten (que también) sino porque dificultan la lectura: me distraen.

      Muchas gracias, Alfredo, por dejar tu opinión en este blog.

      Mariana Eguaras

      20 Enero, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *