Algunos dirán que estoy otra vez a la carga con cuestiones terminológicas y tienen razón. 🙂 Pero creo importante diferenciar editar de publicar.

Porque son acciones diferentes e implican actos distintos. Se puede editar y no publicar y publicar sin editar.

Hoy me encuentro con una noticia que se titula “Cómo editar 500 ejemplares de tu libro por 1.400 euros”. Me bastó un simple vistazo para notar que se refiere a publicar y no a editar; y a través de editoriales de autoedición o “coedición”.

Por otro lado, lo que se edita es una obra, justamente, para transformarla en libro; editar 500 ejemplares, uno a uno, es un sinsentido. Se publican o imprimen X cantidad de libros, pero se edita uno solo (en realidad se edita una obra, no un libro).

Esta misma confusión la encontramos en los informes sobre Comercio Interior del Libro en España de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE).

En estos estudios se mencionan los Títulos y ejemplares editados y tirada media; Títulos editados por materias; Títulos editados por materias; Empresas que editan en soporte papel y en otros soportes; Cifra de facturación por materias de libros editados en formato digital, etc.

En todos los casos el acto al que hacen referencia es la publicación no la edición. (Si desde el sector editorial no se distingue entre un término y otro, ¿cómo pretender que lo hagan otras personas?).

Obras editadas, pero no publicadas

Tanto las editoriales como los autores independientes pueden editar libros que finalmente no se publican. Y también publicar libros que no se han editado.

Una obra editada puede quedar en un cajón; por ejemplo, porque el autor no se siente a gusto con lo que ha escrito o decide dejarlo para más adelante.

Y la editorial puede haber editado un libro que finalmente no publicará; sea porque ha surgido algún problema de derechos de autor o cualquier otra cuestión.

En ambos casos, tenemos obras/libros editados pero no publicados.

También encontramos libros publicados sin edición. Hace unos años estaban mayormente en plataformas de autopublicación. Cuando alguien terminaba de escribir en Word y lo chutaba a la plataforma; incluso sin una mínima corrección ortotipográfica.

“Por qué publicar y editar no es lo mismo”

Alberto Vicente y Silvano Gozzer, de Anatomía de Red, publicaron un breve, pero contundente y esclarecedor, artículo en El Huffington Post titulado “Por qué publicar y editar no es lo mismo” (tampoco enlazo porque es otro medio AEDE) y allí claramente establecen la diferencia entre editar y publicar.

El artículo se inicia con la siguiente afirmación:

“Uno de los mayores cambios que se han venido dando en el mundo de la edición en los últimos años es la posibilidad que tiene ahora cualquier autor de publicar su libro sin el filtro de un editor(*); es decir, la posibilidad de publicar sin editar.

Otro párrafo de este artículo deja patente la diferencia:

“Tradicionalmente el trabajo de las editoriales ha sido doble: editar los contenidos (seleccionarlos, corregirlos, diseñarlos) para luego publicarlos (ponerlos a disposición de los lectores) en formato libro. Estos procesos se consideraban como uno solo pero con la llegada de las nuevas herramientas tecnológicas de autopublicación (desde los blogs en adelante) ha sido importante distinguirlos. Lo que permite plataformas como WordPress o el Kindle Direct Publishing de Amazon es autopublicar contenidos pero ni los selecciona ni los corrige y eso es algo que todavía demandan los autores y hacen necesarias a las editoriales”.

Ejemplos

Un ejemplo recurrente donde debo distinguir los términos lo encuentro cuando me escriben solicitando un presupuesto “para editar mi libro”.

Lo primero que hago es preguntar a qué se refieren por editar. Y, en algunos casos, la respuesta es que buscan una editorial para publicar su libro; lo que se quiere es publicar, no editar.

Otro ejemplo: esta consultoría ofrece servicios de edición y publicación integrales. Si bien ayudamos a los clientes a publicar sus libros y diversas publicaciones a través de su empresa, una institución o editorial, nos enfocamos en los servicios de edición (corrección de estilo, corrección ortotipográfica, maquetación, diseño editorial, impresión, etc.), pero no publicamos libros en el sentido que lo hace una editorial tradicional, a través de librerías online y offline.

Del mismo modo que autoeditar y autopublicar son acciones diferentes; y un ebook es un libro digital y no un lector de libros electrónicos; editar y publicar no pueden utilizarse como sinónimos, ya que son acciones distintas.

Editar y publicar son acciones diferentes

Ejemplo de edición de una obra: corrección de estilo en Word, maquetación en Indesign y diseño de cubierta en Illustrator del libro Cariño, he conectado a los niños, de Guillermo Cánovas, frente a la publicación del libro en soportes digitales y como libro impreso.

(*) Las negritas son mías.

Pin It on Pinterest