Más de una vez he escuchado o leído frases del estilo: “Hacer un ebook es barato”; también “Los ebooks deberían ser mucho más baratos porque no se gasta en la impresión”.

Y cuando he tenido la oportunidad de preguntar si conocían los pasos necesarios para hacer y publicar un libro —digital, y uno en papel—, la mayoría de las veces la respuesta fue negativa.

Por tanto, me parece importante que el público en general conozca los procesos por los que tiene que pasar un libro digital para llegar al lector.

¿Por qué hacer un ebook debería ser gratis o valer sólo “unas perras” cuando producirlo y comercializarlo tiene un coste?

Muchos son los debates sobre cuál debería ser el precio final de un ebook. Que si menor al precio de un libro de bolsillo; que no tendría que superar los 3 euros, o incluso estar por debajo de 1 euraco.

El argumento que muchos esgrimen es que, a diferencia de la producción del libro en papel, con el libro digital se ahorran los costes de impresión; además de los de distribución y almacenaje.

Por tanto, el precio de un ebook debería “tirar a la baja” y estar más cerca del 0 euros que de los 3 o 5 euros.

De forma general, intentaré hacer un paralelo entre las tareas, procesos y personas que intervienen en la producción de un libro impreso y uno digital.

Y, finalmente, veremos que no hay grandes diferencias entre un y otro sistema, a menos que hablemos de autopublicación(*).

Por eso creo necesario trascender la percepción de gratuidad que poseen los consumidores sobre los contenidos digitales; en este caso, un libro.

Considero importante dar a conocer el proceso de edición digital, para que aquellos que no pertenecen al sector, pero son lectores y usuarios, sepan que no es “soplar y hacer botella”; sino que la producción de un ebook deviene en una gran cantidad de acciones y de inversión.

Fases en la producción de un libro

A grandes rasgos, en la edición de un libro impreso se presentan los siguientes procesos:

1. Una primera parte creativa. Que es cuando el autor genera el contenido y una vez finalizada su obra la presenta en una editorial o a un agente literario, que representa al autor (una figura requerida cada vez más por las editoriales).

2. Una segunda parte de producción editorial. Donde a la cabeza del proceso está el editor que evaluará si lo que el autor ha escrito es susceptible de ser publicado; más un traductor (si la obra original es en otro idioma), un corrector, un diseñador y/o maquetador y un revisor.

3. El tercer proceso lo conforman la impresión y la encuadernación.

4. Un cuarto proceso está destinado al almacenaje, la distribución y la comercialización del producto; incluye la implantación de este en el punto de venta, sea una librería física o una digital, o una biblioteca.

5. Y, finalmente, la difusión y promoción del producto en medios online y offline: marketing.

Para publicar un libro en digital los procesos son los mismos, a excepción de la impresión en papel y la encuadernación, que se suprimen.

Podría pensarse que con la eliminación de estos procesos el coste de generar un ebook desciende considerablemente.

Sin embargo, no es así, ya que la impresión constituye un porcentaje relativamente bajo del precio de venta al público (PVP).

Solo un 10 %, punto más punto menos, según la cantidad de ejemplares o el tipo de edición (tapa dura, bolsillo, etc.).

Si bien en la edición en digital se suprime la impresión, hay que considerar nuevas acciones o procesos que se suman a los ya mencionados.

Procesos propios de las nuevas tecnologías y de la mecánica del libro digital, como la creación de ficheros XMLs y la estructuración de formatos integrando los metadatos.

Amén de todo el conocimiento en el que hay que adentrarse para editar en digital. Me refiero al funcionamiento de las librerías online y el eCommerce; la gestión de derechos digitales; la forma de comercialización y distribución de ediciones digitales; los nuevos modelos de negocio a raíz de la digitalización de contenidos, etc.

Por tanto, es cierto que con la edición digital se ahorra el proceso de impresión. Pero también se suman otros que, a su vez, suman nuevos actores y profesionales a la producción del contenido.

Además —y más allá de Amazon— las plataformas de distribución, almacenaje y comercialización en digital continúan llevándose un alto porcentaje del PVP del libro; es decir, reproducen de forma más o menos similar lo que sucede con el papel.

Tanto Libranda, como Publidisa, Casa del Libro y Google retienen un 30-50 % del PVP del libro digital si se trabaja con sus librerías afiliadas; o un 17-20 % si los títulos los gestiona el editor directamente con otros canales.

Publicación simultánea de formatos

Se da una situación diferente cuando se publica un mismo libro en papel y en digital. En este caso, el contenido ha sido revisado, corregido, traducido, etc., para un soporte; por lo que esas mismas acciones no tienen que volver a hacerse para publicar el contenido en digital. Por tanto, en este caso el precio de coste de hacer un ebook desciende.

Para resumir, hacer un libro, en el formato que sea, implica costes, de mayor o menor envergadura, pero costes al fin.

Hay gente que interviene en su escritura, en su revisión, en su maquetación, en la inclusión de datos, en subirlo en Internet, etc.

Si bien es cierto que el precio de algunos libros digitales es excesivo, no por ello tienen que ser gratis. Producir ebooks, por simplificado que sea y poco que cueste, tiene un coste.

Encontrar un equilibrio entre el precio de coste y de venta, que sea sostenible para la editorial y accesible y aceptable para el lector, es todavía una tarea pendiente.

Y tú, ¿qué apreciación tienes de los actores y procesos que participan en la producción del libro impreso y en la del digital?


(*) Un caso diferente es el autor que se autopublica. Esta forma de publicación permite ahorrar procesos y, por ende, dinero, aunque esto no garantiza que la edición cuente con una calidad aceptable. No porque el autor no sea bueno escribiendo, sino porque resulta un tanto utópico que este sepa ejecutar correctamente todas las tareas que conlleva la edición de una obra.