AutoprintLa impresión bajo demanda (IBD) —también conocida como Print on Demand (PoD)— es aquélla que permite imprimir una determinada cantidad de ejemplares (por lo general, reducida) de una publicación con técnicas de impresión digital. De esta técnica eché mano en octubre y vaya en esta entrada mi experiencia.

Un cliente —a quien edité, diseñé y maqueté un libro— también solicitó que me hiciera cargo de la gestión de la impresión. Sólo deseaba una cantidad muy reducida de ejemplares (10), por lo que la impresión bajo demanda era la única alternativa económicamente viable.

Caso

Hice un sondeo por Internet de diferentes empresas que ofrecen el servicio de impresión bajo demanda y dos destacaron por el precio competitivo ofrecido: Logiprint y Autoprint. La página web de Logiprint arrojó un precio promedio por libro de 13,20€ y la de Autoprint de 12€.

No tenía referencias de estas empresas, no había trabajado con ellas anteriormente y no conocía la calidad de su trabajo. Finalmente me decanté por Autoprint, porque ofrece la impresión a partir de 12 ejemplares y Logiprint desde 25 copias, y el autor no deseaba tanta cantidad.

Las características del libro reflejadas en el presupuesto eran:

  • Libro en tapa blanda
  • Formato: A5 a sangre
  • Páginas: 72
  • Papel: Obra blanco 90 gr.
  • Color tapas: en cartulina estucada 300 grs.
  • Tinta interior: 1/1 negro
  • Tinta tapas: 4/0
  • Plastificado tapas: plastificada mate (1 cara)
  • Acabado: Sin acabados especiales
  • Encuadernado: Rústica fresada (encolado)
  • Tiraje: 12 ejemplares

Resultado: pros y contras

Llegaron los libros y debo confesar que me sorprendieron gratamente por:

  • La buena calidad de impresión (digital), tanto de la cubierta y contracubierta (en colores y con una imagen) como del interior (en negro y sólo con texto).
  • La excelente encuadernación que, aunque encolada y no cocida, posee una prolija terminación.
  • Si el pedido tiene un valor de más de 100€ los gastos de envío son gratis.
  • Buena disposición de la persona encargada de la parte técnica del trabajo para realizar algún ajuste de los archivos para la impresión.

Dos puntos en contra de Autoprint:

  • La atención al cliente es un tanto deficiente, hay que estar un poco sobre ellos para que respondan un correo o llamen por teléfono.
  • Si hay que realizar algún cambio en la prueba subida en la web, a la factura añaden un suplemento de 15€ por cambio del archivo original, y esto no está explicado en la página web de Autoprint ni lo informan previamente a la realización del pedido.

Conclusión

Buena experiencia con Autoprint y satisfacción con el trabajo realizado. La recomiendo, incluso considerando los puntos en contra que, sabiéndolos de antemano, son fácilmente gestionables.