Informe de lectura profesional: primera radiografía de una obra

Mariana Eguaras Septiembre 14, 2016 @ 11:20AM

Por el 13 Sep, 2016 | 35 comentarios

 

El informe de lectura profesional es una herramienta editorial para evaluar la pertinencia de una obra. La pertinencia en cuanto a su calidad literaria, a la inclusión en un catálogo y a su potencial comercial.

Un informe de lectura sirve para ventilar “los trapos” de un manuscrito. Constituye una radiografía de la obra, donde se explicitan sus virtudes y sus miserias.

Es un reporte donde destaca la síntesis. En pocas páginas debe describirse la obra y puntuarla, indicar los puntos fuertes y los que necesitan edición, además de analizar la trayectoria del autor.

El informe de lectura también facilitan la selección de manuscritos en una editorial. Es una herramienta que ayuda al editor a cribar originales.

La persona competente que realiza este tipo de informes se la conoce como lector profesional. Este lector realiza una lectura crítica de la obra y analiza sus potencialidades y debilidades. Tiene una función distinta a la del lector cero.

Un informe de lectura profesional es acusador, porque señala qué es lo que está mal o debe modificarse. Pero el lector profesional no los enmienda en el informe. De estas tareas se encargan los correctores y los editores de mesa.

La buena valoración de una obra no garantiza que esta tenga más posibilidades de ser publicada. Puede ser que al editor le encante el manuscrito, pero al departamento de marketing no, y el pulso lo gane esta última.

Un informe también sirve de guía para elaborar el texto de contracubierta del libro y como base para la campaña de marketing. Frases que el lector profesional incluye en el informe podemos verlas como tagline del libro una vez publicado.

¿Quieres conocer la estructura de un informe de lectura profesional? Descarga este modelo y utilízalo como orientación cuando solicites uno a un lector profesional.

Informe de lectura profesional: radiografía de una obra

 

Características de un informe de lectura profesional

Por lo general, un informe de lectura profesional consta de dos o tres páginas; es un ejercicio de sinopsis. Lo importante reside en la capacidad de síntesis y en la valoración del lector profesional.

Las editoriales entregan a sus lectores un modelo de informe de lectura (similar a este). Y este debe contener elementos que permitan al editor y al departamento de marketing evaluar la inclusión del libro en su catálogo.

El lector evalúa la obra a la luz del catálogo de la editorial. Considera en qué colección encaja, la similitud con otras obras del catálogo y el público al que se dirige.

Todo informe de lectura está constituido por una parte técnica, una descriptiva, una valorativa y otra consultiva:

  • Parte técnica: contiene los datos básicos de la obra: título, subtítulo, autor, procedencia (autor u otra editorial si es una traducción) y el género. Si el prologuista es distinto del autor de la obra, también se consigna.
  • Parte descriptiva: resumen sintético de la trama y otro un poco más extenso. Breve esquema de la estructura narrativa. Breve biografía del autor.
  • Parte valorativa: valoración sintética global, valoración y puntuación literaria y comercial. La importancia del autor y la relación literaria con otros escritores. Público cautivo de la obra y libros que le hacen competencia. También, en qué partes del libro es necesario realizar un editing y con qué nivel de intervención.
  • Parte consultiva: el editor también suele solicitar sugerencia al lector profesional. Estas sugerencia se piden para el título del libro, el diseño de la cubierta y para las acciones de marketing.

 

Sensación epidérmica

Silvia Querini, editora del sello Lumen y profesora del Máster en Edición de la UPF, en sus clases nos hablaba de lo fundamental que para ella son sus lectores profesionales. En los informes que ella solicita —y en el que se basa este modelo— agrega un factor que llama Sensación epidérmica.

Con esta frase, la editora invita al lector profesional a exponer qué sensaciones le ha generado la obra. Es un aspecto un tanto alejado de la objetividad, pero no por ello menos importante. ¿Acaso algunas veces no elegimos qué libro leer basándonos en sensaciones y emociones?

 

¿Informe de lectura para editor o autor?

Un informe de lectura profesional difiere si el cliente es un editor o un autor independiente. Hay aspectos que le interesan al editor pero no al autor, y viceversa.

Por ejemplo, ¿la obra encaja en el catálogo de una editorial? Al editor le importa si encaja en su catálogo, mientras que al autor le sirve para identificar a qué editoriales enviar su manuscrito.

Si un autor quiere presentar su manuscrito a una editorial y tiene un informe de lectura realizado es recomendable que lo envíe con el resto del material.

El informe identifica qué partes de la obra se pueden potenciar y cuáles se debería evitar o eliminar. Esto es útil tanto para el editor como el autor.

El informe para la editorial debe seguir las pautas que esta establezca para su elaboración y de acuerdo a los requerimientos del editor. Si quien encarga el informe es un autor independiente es el lector profesional quien propone la estructura del informe.

 

¿Vale la pena encargar el servicio de un informe de lectura?

Estructura de un informe de lectura profesionalPara un editor, ni dudarlo. Un informe siempre le ayudará a elegir el manuscrito por el cual apostar.

Si eres escritor, desde mi punto de vista, sí vale la pena. Aunque depende de tus intereses y del presupuesto que destines al libro.

Una opinión externa siempre es enriquecedora y aportará valor a tu manuscrito. Es una mirada objetiva y realizada desde desde el punto de vista de un editor.

Si tu deseo es publicar sí o sí y no te interesa en lo más mínimo la opinión de los demás, entonces no le sacarás partido al informe de lectura. Publicarás de todas formas más allá de las valoraciones y opiniones.

 

No confundas los términos…

Antes de finalizar esta entrada quiero hacer una puntualización. Una editorial de autoedición o coedición no realiza un informe de lectura profesional.

Cuando dicen que evaluarán el manuscrito para ser publicado no se refiere a un informe de este tipo (ni a otro). La obra siempre será aceptada para publicar, independientemente de la calidad y el género. ¿Por qué? Porque su modelo de negocio se basa en la cantidad de libros impresos y publicados, no en la calidad de estos (modelo lícito como cualquier otro, por ciento). Encuentras más información en esta y esta entrada.

Mi advertencia es solo para que no te confundas. “Su manuscrito ha sido evaluado” no es sinónimo de un informe profesional. Si pagas este servicio, exige que te lo envíen y corrobora que tenga substancia. 😉

 

Te agradeceré me cuentes si alguna vez has encargado un informe de lectura. ¿Te ha resultado útil para mejorar tu obra? Como editor, ¿te ha realmente ayudado a definir qué manuscrito publicar? ¡Gracias!

    35 comentarios

  1. Como casi todo lo que publicas, Mariana, está muy acertado y sobre todo es muy útil. En mi caso, no he utilizado nunca al lector profesional, simplemente por falta de presupuesto, pero está claro que si tuviese esa dotación lo encargaría.

    Miguel Garví Sánchez

    13 Septiembre, 2016

  2. Nunca encargué un informe de lectura de mis obras, incluso la novela que tengo publicada en Amazon.es la revisé Yo mismo antes de publicarla. Pero me parece importante el artículo, estoy seguro que me ayudará cuando quiera imprimir mis obras.
    Muchas gracias.

    Ricardo Palacios Bertolot

    13 Septiembre, 2016

    • El informe es independiente del formato (impreso o digital) y una revisión/corrección es distinto de un informe de lectura. Como digo en el artículo: si alguien va a publicar sí o sí, no hace falta hacer el informe.

      Gracias, Ricardo, por sumarte a los comentarios.

      Mariana Eguaras

      14 Septiembre, 2016

  3. Buenas tardes. Acabo de adquirir nuevo conocimiento y corregir conceptos que tenía errados. Sin duda alguna, esto redundará en mi desempeño profesional. Agradezco las puntualidades.

    Diana

    13 Septiembre, 2016

  4. Hola, Mariana:

    Muy claro el artículo.

    Pregunta: ¿cuánto se paga usualmente por un informe? ¿Hay diferencia si lo paga un editor o un autor? ¿Hay un estándar o se fija entre las partes?

    Gracias.

    Saludos

    Gustavo Solórzano Alfaro

    13 Septiembre, 2016

    • Hola, Gustavo:

      La mayoría de los profesionales que publican tarifas en sus páginas web establecen el precio del informe de lectura a partir de los 90/95 euros. Esta cifra es para las 100 primeras páginas del manuscrito y por bloques de 50 páginas hay que ir sumando 20 o 25 euros más. Es decir, que si tu manuscrito tiene 180 páginas el coste final del informe será de unos 140 euros. Deducción lógica: cuanto más extensa es una obra más alta será la tarifa del informe de lectura.

      Lamentablemente, el informe de lectura cada vez es menos usado por las editoriales y pagan bastante menos a sus lectores profesionales habituales. Hay sellos editoriales que pagan 50 euros por un informe; otros 77 euros, sin importar la cantidad de páginas que tenga el manuscrito. Una miseria si se pretende vivir de este oficio… Porque leer el manuscrito y realizar el correspondiente informe no se hace en un par de horas. Es una tarea que lleva al menos 20 horas de trabajo más un bagaje previo de conocimiento que no se puede cuantificar.

      Saludos.

      Mariana Eguaras

      14 Septiembre, 2016

  5. Encuentro tu blog muy útil en muchos aspectos y es un verdadero placer leerte. Lo que te quiero comentar ahora, a raíz de esta entrada, es el caso de mi reciente lectura de una obra de Stendhal publicada por una editorial española que no siendo de las grandes, tampoco es desconocida. Se trata de una edición ilustrada de un cuentecito de dicho autor que, debido a la traducción al español o a no sé qué, me dejó perpleja del flaco favor que le habían hecho al buen escritor que era Stendhal habiendo rescatado ese relato. Lo cual me lleva a pensar que si bien lo que expones es esencial a cualquier buena labor editorial, es curioso que en muchos casos no lo cumplan. Imagino que tienes sobrada experiencia al respecto y que has tenido que cerrar los ojos ante muchos casos del estilo… Gracias por esta magnífica lectura:)

    Olga Álvarez Rubio

    13 Septiembre, 2016

    • Los procesos de edición y publicación antes se hacían de otro modo y este espacio (el de los comentarios) se me queda pequeño para escribir sobre ello. Pero sí diré que hacer un libro lleva tiempo y antes se tomaban el tiempo que hacía falta que una obra saliera al mercado de la forma más decente posible. Hoy, por las prisas, porque todo tiene que estar “para ya”, por la necesidad de obtener ganancias sin importar la calidad de lo que vendes, etc. sucede que las editoriales se saltan muchos pasos de la producción del libro. Y luego te encuentras libros como el que mencionas.

      Muchas de las entradas que escribo en el blog se refieren más a cómo debería ser que a cómo son hoy.

      Muchas gracias por leerme y comentar, Olga.

      Mariana Eguaras

      14 Septiembre, 2016

  6. Gracias María, todas las inforgrafías y esquemas que compartes en el blog, realmente ayudan a optimizar el trabajo. Gracias!

    Lorena Hernández

    13 Septiembre, 2016

  7. Como siempre, Mariana, muy formativo tu blog. El tema de hoy es de especial importancia y vale la pena difundirlo porque son pocos los autores que creen necesitar un Informe de Lectura, convencidos de que ellos solos serán capaces de marcar el rumbo de su obra.
    Gracias por tan interesantes temas.

    Octavio Peláez Mendoza

    14 Septiembre, 2016

    • Contar con una opinión externa es muy valioso y siempre acabará enriqueciendo a la obra. Como autor cuesta mucho tomar perspectiva de lo que se escribe y otra persona puede hacerte notar incongruencias, errores, etc. Otra cosa que es uno quiera verlos, aceptarlos y modificarlos 😉

      Gracias a ti por pasarte por aquí y comentar, Octavio.

      Mariana Eguaras

      14 Septiembre, 2016

  8. Me ha encantado leer esta entrada. Recientemente, he finalizado un curso de Informes de Lectura y debo decir que en la información que se nos facilitaba sobre las tarifas, estas eran algo más bajas. Igualmente, se nos “advertía” de combinarlo con otros trabajos como el de corrección, precisamente (como comentas) porque es muy difícil vivir de este oficio.
    Comparto esta interesante entrada.
    Saludos.

    Ana

    14 Septiembre, 2016

    • Para el trabajo que demanda un informe de lectura está muy mal pagado: no solo es cuestión de tiempo sino también de formación y conocimientos culturales generales. Un profesional que realiza un informe tiene que haber leído mucho y conocer el mundo de la literatura, sino ¿cómo podría decir que una obra tiene similitudes con tal otra? ¿O que el estilo de un autor se inscribe en la línea de tal escritor?

      Gracias por compartir y comentar, Ana. Saludos.

      Mariana Eguaras

      14 Septiembre, 2016

    • También hay que tener en cuenta para quién se realiza el informe. Como muy bien ha explicado Mariana más arriba, muchas editoriales pagan bastante mal, considerando lo que se exige de una buena lectura profesional (he sabido de editores y agentes que pagaban 30 euros por informe… increíble). En mi experiencia, es mejor trabajar con clientes escritores directamente: un autor que realmente quiera progresar sabe valorar un informe detenido y detallado, y está dispuesto a pagar por ello. Las tarifas también variarán, claro, según la extensión del informe, su nivel de detalle y la experiencia del lector.

      Excelente artículo, Mariana 🙂

      Gabriella Literaria

      14 Septiembre, 2016

      • Sí, los informes están mal pagos y, lamentablemente, los clientes que peor pagan los informes son las editoriales. Por 30 euros un trabajo como el de leer un manuscrito entero y realizar el informe es un vergüenza. Creo que sale más a cuenta no hacerlo porque con ese dinero no pagas la energía mental y corporal ni la del ordenador… Los precios que he mencionado (50 y 77 euros, sin importar la extensión y en algún caso en idioma original [y no inglés]) son reales y es lo que están pagando (y no son editoriales pequeñas y modestas).

        Gracias una vez más, Gabriella, por pasarte por aquí y comentar.

        Mariana Eguaras

        14 Septiembre, 2016

        • Imagino que pueden salir a cuenta si acabas de empezar como lector y te interesa ir aprendiendo y cogiendo experiencia. Pero no entiendo cómo puede compensarle a la editorial un informe hecho por un principiante.

          Gracias por el enlace, por cierto 😉

          Gabriella Literaria

          14 Septiembre, 2016

  9. Muchas gracias por tus entradas, siempre muy instructivas e interesantes. Me ha encantado la expresión “lector cero” que desconocía. Imagino que “lector cero” y “lector beta” tiene el mismo significado o muy parecido. ¿Es así?

    Mariano Boza

    14 Septiembre, 2016

    • Sí, Mariano, es el mismo tipo de lector. Habrá una entrada sobre el lector cero o beta por aquí también 😉 Gracias por comentar.

      Mariana Eguaras

      14 Septiembre, 2016

  10. Gracias por tu labor de iluminar a los autores sobre estos conceptos, Mariana, excelente artículo. Hago mi modesta aportación, por experiencia profesional con informes de lectura: es indispensable para las editoriales, pero a veces para el autor puede quedarse corto. Si lo que desea un escritor es mejorar su obra o presentarla a una editorial tradicional, agencia literaria o agente, es más completo el estudio literario, obviamente para obras de ficción.

    El informe literario consiste en analizar el equilibrio narrativo, personajes, diálogos y otros factores. Con este estudio, un autor puede perfeccionar su obra y llevarla a un nuevo nivel.

    Pienso que para las personas que vayan a publicar de forma independiente, equivale a hacer el trabajo con el editor de mesa que se hace (o debería hacerse) en las editoriales de toda la vida.

    Resumiendo, el informe de lectura ayuda a tener una perspectiva de la obra y el estudio literario ayuda al autor a solucionar sus posibles defectos y perfeccionarla.

    En el hilo de lo que comenta Gabriella, diré que es un trabajo mucho más gratificante trabajar con el autor, quien sabe valorar, apreciar y agradecer el valor que un informe o análisis literario puede aportar a su obra. También es muy enriquecedor, en la mayoría de casos, comparar la obra inicial con el libro que finalmente termina publicándose.

    ¡Gracias por tus excelentes aportaciones, Mariana! Nos vemos en Liber dentro de muy poco 😉

    Alejandro Quintana

    14 Septiembre, 2016

    • El informe de lectura no tiene por qué ser literario. Siempre asociamos libros con literatura, edición con literatura, servicios editoriales con literatura y, sin embargo, por fuera de esta existe un gran universo paralelo. De hecho, mi trabajo siempre ha estado en esa galaxia 🙂 Tengo una entrada pendiente sobre esta tendencia a enfocar todo hacia la literatura.

      Obviamente, el trabajo con un editor es mejor que un informe de lectura: existe interacción, el trabajo es continuo y hay un ida y vuelta constantes (lógicamente, también con otra tarifa).

      Gracias por leerme y comentar. Un abrazo.

      Mariana Eguaras

      14 Septiembre, 2016

      • Claro, Mariana, toda estructura se puede analizar, ya sea ficción o no ficción. Dije «obviamente para obras de ficción» para resaltar el concepto «literario», que es el que conozco y del que hablo, sin querer excluir otro tipo de obras. Mi intención era señalar la diferencia entre un informe y un análisis a fondo. Como es natural y lógico, las tarifas también son muy diferentes… aunque pienso que los análisis estructurales también están muy mal pagados por todo el trabajo que conlleva 😉 ¡Un abrazo!

        Alejandro Quintana

        14 Septiembre, 2016

        • Sí, todo lo que sea trabajar con contenido, en general, está mal pagado. Pregúntale a los correctores 😉

          Mariana Eguaras

          14 Septiembre, 2016

  11. ¡Hola, Mariana! Personalmente nunca he encargado un informe de lectura, pero sí he trabajado como lectora profesional en una editorial de literatura juvenil de Argentina, aunque allí el modelo de informe era bastante escueto en comparación con el que muestras aquí.

    Me encanta tu blog, aún soy una editora principiante, y me es de mucha ayuda todo lo que encuentro por aquí y lo que compartes en la fanpage de Facebook.
    Muchas gracias!

    Saludos 🙂

    Evelyn

    14 Septiembre, 2016

    • Sí, soy consciente que este modelo es bastante completo porque fui viendo distintos informes y de todos sacando un poco 🙂

      Me alegro que mis contenidos te resulten útiles. Gracias por comentar, Evelyn.

      Mariana Eguaras

      14 Septiembre, 2016

  12. Mil gracias, una vez más por tu generosidad y enseñanzas.
    Pues yo sí he utilizado los informes de lectura para mejorar mi novela: “Tras la estela de las montañas voladoras”. Después de una primera versión de esta, me hicieron tres informes tres lectores distintos. Pagué 100, 120 y 200 euros. El primero me sirvió muy poco: todo estaba bien; el 2º me ayudó y el 3º fue demasiada crítica negativa pero también me ayudó.
    Corregí y me puse en contacto con una conocida agente literaria, que se acababa de independizar, quién me hizo otro informe, 500 e. Muy bueno. 2ª versión de mi novela y me cogió como autor. Pero al poco la ficharon en un gran grupo editorial y me quedé sin. Me hizo una excelente “reseña literaria”.
    Tras meses de esfuerzos he publicado en papel en una editorial pequeña: Atlantis. No hacen mucho esfuerzo en distribuir. Soy yo el que he vendido un centenar de libros en charlas/presentaciones a las que atraigo a amigos, conocidos y otros hablando de mis “35 años de viajes por Asia” ilustrados con pase de fotos.
    Un informe de lectura y una reseña literaria son dos cosas distintas. Al menos en mi caso. Los primeros me sirvieron para corregir y mejorar; La reseña está dirigida al futuro editor: describe el argumento, el estilo, los puntos fuertes, aspectos comerciales, tipo de lectores, etc.

    Francisco

    18 Septiembre, 2016

    • Hola, Francisco:

      Muchas gracias por comentar tu experiencia aquí. Evidentemente, hay distintos modos de realizar un informe. No porque sea más caro será mejor, pero sí se le habrá dedicado más tiempo y evaluado a conciencia.

      Éxitos y ánimos con tus libros. Saludos.

      Mariana Eguaras

      18 Septiembre, 2016

  13. Hola Mariana tus comentarios me han servido de mucho, me gustaría saber si hay lectores profesionales para cuentos infantiles que son más cortos y donde encontrarlos. Muchas gracias

    Begoña Lisón Nuez

    20 Septiembre, 2016

    • Hola Begoña. No sabría decirte porque no me muevo demasiado por la literatura infantil, pero nunca he oído hablar de lectores para literatura infantil. Sí editores freelance que trabajan y mejoran la obra junto al autor. Saludos.

      Mariana Eguaras

      20 Septiembre, 2016

  14. Gracias Mariana por tu informacion

    Begoña Lisón Nuez

    23 Septiembre, 2016

  15. Hola Mariana,

    encuentro muy interesante todo lo que cuentas en el blog y este artículo no podía ser menos. Aún estoy terminando mi primera novela pero me gusta leerte para ir apuntando ideas y ,sobre todo, cosas que tendré que hacer una vez esté terminada. Estoy decidido por la autopublicación.

    Un saludo y gracias por compartir todo este conocimiento.

    Alejandro Moreno

    23 Septiembre, 2016

    • Hola, Alejandro:

      Visita las páginas web que están en la banda lateral del blog, en Blogs amigos. Allí también encontrarás mucha información útil.

      Saludos y buen fin de semana.

      Mariana Eguaras

      23 Septiembre, 2016

  16. Gracias Mariana, por el artículo, excelente. El inconveniente por lo general para los escritores independientes, es el presupuesto.Sería de gran ayuda poder contar con la opinión y los conceptos de un lector profesional.

    Jesús Rodríguez

    24 Febrero, 2017

Trackbacks/Pingbacks

  1. Informe de lectura profesional: primera radiogr... - […] ¿Qué es y para qué sirve un informe de lectura profesional? En esta entrada preciso las partes que debe…
  2. Piensa como una editorial – Miguel Ángel Alonso Pulido - […] primer libro, de unas setenta y cinco mil palabras o doscientas cincuenta páginas, y contratas un informe de lectura y…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *