Liquidaciones de derechos de autor: en el ojo de la tormenta

Mariana Eguaras febrero 9, 2017 @ 10:13AM

Por el 29 Nov, 2016 | 13 comentarios

 

Las liquidaciones de derechos de autor son un rompedero de cabeza. Para todos: para el editor, para autor y hasta para el distribuidor.

Las liquidaciones de derechos de autor son el único recurso editorial por el cual el autor puede conocer la cantidad de libros vendidos el año anterior.

Y, más importante aún, cuánto va a cobrar en concepto de derechos de autor por publicar con una editorial tradicional.

Aunque lo pretendan, las liquidaciones de derechos de autor no son un documento infalible. Muchas veces son cuestionadas por los autores, que desconfían de sus números.

Típico estado anímico de un editor cuando llega el período de efectuar las liquidaciones

Típico estado anímico de un editor cuando llega el período de efectuar las liquidaciones por derechos de autor.

La generación de las liquidaciones son una de las tareas más engorrosas de la gestión editorial. Resulta complejo con un libro y con varios títulos de un mismo autor, pero más aún con varios títulos de varios autores. Y otro poco más si se suman derechos subsidiarios y distintos mercados.

Los autores que tienen agentes editoriales o literarios dejan en sus manos el control de las liquidaciones. Tanto a los escritores como a los agentes les interesa que las liquidaciones sean fieles a la realidad porque en ello va su sustento.

Varios autores suelen consultarme sobre cómo saber si la editorial “dice la verdad” en las liquidaciones. Lamentablemente, no hay otra alternativa más que confiar en el editor, al igual que el editor confía —incluso a disgusto— en las liquidaciones del distribuidor.

En España existió —o al menos se anunció— una forma de comprobar la veracidad de las ventas del libro impreso: Nielsen BookScan. Al parecer, duró lo que una mariposa.

En esta entrada solo hago referencia a las liquidaciones de derechos de autor y no de distribución de libros, aquellas que el editor realiza para el autor. Las que el distribuidor realiza para el editor son harina de otro costal.

 

¿Qué son las liquidaciones de derechos de autor?

Es el instrumento editorial para reflejar y cuantificar las regalías (royalties) que le corresponden a un autor por publicar un libro.

Las liquidaciones suelen constituir una cláusula o pacto específico en los contratos de edición. En esta cláusula se especifican las obligaciones del editor y del autor, más el periodo en el que deben efectuarse.

Las liquidaciones de derechos de autor son una obligación del editor para con el autor: el editor debe presentar una liquidación al autor. Y el autor deberá emitir una factura a la editorial, siempre que el saldo de la liquidación sea positivo.

El saldo de una liquidación puede ser negativo y esto significa que las ventas de un año no han alcanzado a cubrir el anticipo. En este caso, las siguientes liquidaciones continuarán restando el anticipo hasta amortizarlo.

El editor puede suspender las liquidaciones si existen gastos, costes y/o indemnizaciones ocasionados por conflictos originados por el autor. También retener cualquier pago pendiente hasta que se resuelvan la controversia. Estos motivos deben estar debidamente recogidos en el contrato de edición.

En las liquidaciones solo se contabilizan las regalías de los ejemplares vendidos. Se excluyen los ejemplares de promoción, los entregados por la editorial al autor y las copias deterioradas. También aquellos que, con descuento, el autor compre directamente a la editorial.

Liquidaciones de derechos de autor: en el ojo de la tormenta

 

Periodo de las liquidaciones

En España, las liquidaciones cubren un período de un año natural: del 1 de enero al 31 de diciembre. Si el libro es publicado en septiembre o los meses siguientes las ventas de estos meses pasarán a la liquidación del año siguiente al próximo.

Es decir, si un libro se publica en octubre de 2016 las ventas de 2016 se suman a las 2017 y todas se reflejarán en la liquidación de 2018.

En este mismo ejemplo, de manera excepcional, alguna editorial puede realizar dos liquidaciones. Una al 30 de junio inmediatamente posterior a la publicación y la segunda liquidación que cubrirá las ventas producidas entre el 1 de julio y el 31 de diciembre siguiente.

En los contratos se establece que las liquidaciones de derechos de autor se enviarán al autor durante el primer trimestre del año. Y suelen ser enviadas a finales de marzo. ¿Por qué no pueden hacerse antes? Porque la distribuidora primero debe cerrar el año para enviar a la editorial su liquidación con los libros vendidos.

Sin la liquidación de la distribuidora la editorial no puede, a su vez, confeccionar la liquidación al autor. Si bien la información que hoy circula es digital, el producto es físico (hablo del libro impreso). Esto deviene en un mayor trabajo: transporte, almacenaje, control de stock, devoluciones, etc.

Autor haciendo cuentas sobre sus regalías

Autor haciendo cuentas sobre sus regalías.

También es cierto que es posible hacer dos liquidaciones al año. De hecho, en América Latina las liquidaciones suelen ser semestrales. Eso sí, el trabajo de la editorial es doble.

En el caso del libro digital la situación es diferente. Esto se debe a que tanto el producto como la información son digitales.

Las editoriales puramente digitales suelen liquidar derechos cada tres o seis meses. Las editoriales que publican en papel y digital, como se mencionó más arriba, ambas modalidades una vez al año.

 

¿Qué información deberían contener las liquidaciones de derechos?

Las liquidaciones de derechos de autor deberían contener toda la información relativa a la vida del libro.

Si bien la información clave para las liquidaciones de derechos de autor son los ejemplares vendidos, los demás datos resultan muy útiles para controlar que algunos ejemplares se evaporen.

Los datos que deberían estar presente en las liquidaciones son:

  • Empresa cesionaria: la empresa editorial que posee los derechos patrimoniales de explotación de la obra.
  • Propietario de los derechos: el autor, herederos o derechohabientes. También la agencia literaria si el autor tiene representante.
  • Título del libro: sobre el cual se liquidan los derechos. Todos los títulos si los libros del mismo autor son más de dos. Puede utilizarse el título, el ISBN o el código interno que la editorial use para identificar el título. Lo que tiene que estar es identificado con claridad.
  • Modalidades: las versiones en las que la obra se ha comercializado (cartoné, bolsillo, club, digital, etc.)
  • Ejemplares impresos en la primera edición o en el almacén (stock): cantidad de ejemplares impresos en la edición o el remanente de stock del año anterior. Es decir, aquellas copias que aún no se han puesto en circulación y las devueltas por los puntos de venta.
  • Ejemplares en distribución  y en depósito: los ejemplares que tiene el distribuidor y los que ha colocado en depósito (o consignación) en los puntos de venta. Además, cuenta la distribución en el exterior.
  • Ejemplares vendidos: ¡obvio! Son las copias sobre las que se realiza la deducción de los derechos de autor. También deben especificarse los ejemplares vendidos por cada modalidad.
  • Precio de venta (sin impuestos): es necesario que se incluya el precio del libro para efectuar los cálculos. Si las modalidades de edición son varias se debe especificar el precio para cada de ellas.
  • Deducción del anticipo recibido por el autor: a partir de la primera liquidación se empieza a restar el anticipo que la editorial dio al autor.
  • Derechos subsidiarios: además de las diferentes modalidades, en las liquidaciones se incluyen los porcentajes de los derechos subsidiarios (cesiones a terceros).

 

Qué no es una liquidación

Guía de liquidación que grupo Planeta envía a sus autores. (Reproducido con autorización).

Guía de liquidación que grupo Planeta envía a sus autores. Clic sobre la imagen para agrandar

Las liquidaciones constituyen una tarea editorial enmarañada. Esto no invalida que en una liquidación seria se incluya los puntos arriba mencionados. Puede que no todos, pero sí debe contener los datos básicos.

Una hoja membretada que dice “ se han vendido X libros en tal año” no es una liquidación. Tampoco una captura de pantalla de la plataforma online de un distribuidor.

¿Aún tienes dudas? Compara este modelo que liquidación que Grupo Planeta envía a sus autores con la que has recibido.

Si la editorial con la que publicas no te envía una liquidación, pídela; si esquiva la petición, comienza a desconfiar…

Las liquidaciones de derechos de autor parecen ser un tema tabú. Busca en Internet cuántos artículos hay sobre este tema y lo verás. Una mención por aquí y otra por allá, y poco más (o yo no he sabido encontrar la información).

 

¿Cuál ha sido tu experiencia con las liquidaciones?

¿En qué crees que deberían mejorar?

Editor, ¿cómo organizas la gestión de las liquidaciones para los autores? ¿Utilizas algún software específico? ¿Confías en las liquidaciones de la distribuidora?

Autor, ¿crees en los datos de venta que te da tu editorial? ¿Te gustaría que existiera alguna forma extra de controlar cuántos libros vendes?

    13 Comentarios

  1. Yo soy abogado y en más de una ocasión, me he encontrado con que la editorial, ni tan siquiera ha remitido la liquidación a la que haces referencia y que tan bien has explicado.
    Este hecho facultaría para pedir la resolución del contrato conforme a lo dispuesto en el artículo 64.5º del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, que establece entre las obligaciones del editor:
    “5.º Satisfacer al autor la remuneración estipulada y, cuando ésta sea proporcional, al menos una vez cada año, la oportuna liquidación, de cuyo contenido le rendirá cuentas. Deberá asimismo, poner anualmente a disposición de autor un certificado en el que se determinen los datos relativos a la fabricación, distribución y existencias de ejemplares. A estos efectos, si el autor lo solicita, el editor le presentará los correspondientes justificantes.”.
    Esto deja abierta la puerta para ejercitar la acción de resolución del contrato del artículo 1.124 del Código Civil.
    Ahora bien, el problema viene cuando quieres reclamar las cantidades que corresponden en concepto de derechos de autor por la venta de ejemplares, cuando ni tan siquiera tenemos las liquidaciones. A mi, salvo mejor opinión, la única vía posible que se me ocurre es pedir como prueba que se requiera a las distribuidoras para que aporten las liquidaciones efectuadas a la editorial, y en base a esta información calcular las cantidades debidas.

    Jose Antonio Jiménez

    29 noviembre, 2016

    • Hola, José Antonio:

      Efectivamente, la no presentación de una liquidación por parte del editor es motivo para rescindir un contrato por parte del autor. Por un lado, porque hay incumplimiento de la Ley de Propiedad Intelectual y, por otro, porque debería haber una cláusula que así lo estipule en el contrato de edición.

      Intenta solicitar a la distribuidora un informe sobre las ventas de la editorial y será tiempo perdido. Por varias razones: el cliente de la distribuidora es la editorial, no tú ni el autor; seguro hay un contrato de confidencialidad entre distribuidora y editorial que impide dar información a un tercero; lo mismo que el punto anterior, pero a la luz de la LOPD, etc., etc.

      Reclamar regalías no abonadas, al final, creo que también es una pérdida de tiempo. Si la editorial (tradicional o de autoedición/coedición) no está por la labor de pagar por más que remes nunca se llegará a la orilla 😉

      Un saludo y muchas gracias por la información y el comentario.

      Mariana Eguaras

      29 noviembre, 2016

  2. Efectivamente si se lo pedimos nosotros, no nos darán esa información, por eso lo que hago es que le pido al juzgado que libre atento oficio y reclame que emitan informe por escrito sobre esas cuestiones. Vamos, lo mismo que hago cuando solicito que embarguen los créditos que mantengan con la editorial de turno.
    Si no es así, no darán la información. Ya, si es el juzgado el que la solicita y no la mandan o es falsa, incurren en responsabilidades.

    Jose Antonio Jiménez Moreno

    29 noviembre, 2016

    • Olvidé mencionar eso en el correo anterior: que la distribuidora no dará información a menos que un juez lo exija. 😉

      Mariana Eguaras

      29 noviembre, 2016

  3. Hola Mariana:

    Me surge una duda con respecto a las liquidaciones de regalías de Amazon, ya que lo único que tenemos disponible son las hojas excell que pueden ser descargadas desde la página correspondiente en KDP o en Createspace.

    La duda es: ¿Cómo va aquí el tema de las facturas? ¿Debo hacer una factura a Amazon o la hacen ellos? ¿Tiene la hoja el valor legal de una factura?

    Francisco Tapia

    Francisco Tapia

    29 noviembre, 2016

    • Hola, Francisco. A Amazon no hay que hacerle factura sino que tienes que declarar las ganancias como rendimientos de trabajo en la declaración de la renta. Encuentras más información en esta entrada. El Excel solo tiene carácter informativo para el autor, ninguna validez legal.

      Mariana Eguaras

      30 noviembre, 2016

  4. Hola Mariana, he publicado mi primer libro y la editorial me ha mandado la liquidación. Por supuesto no tan completa como la que tu indicas en tu artículo, sólo especifica los libros vendidos y la parte que me corresponde, nada de los que poseen en stock ni en la distribuidora. Les pedí que me enviaran un listado de las librerías a las que habían enviado mis libros, para saber cuales ya conocían mi novela y visitar las que aún no hubieran hecho ningún pedido, y me contestaron de mala manera que para mandarme esa información tendrían que contratar a otra persona mas sólo para trabajar para mi. No se si lo que pedí fue un disparate pero me he quedado muy desencantada con ellos y ahora desconfío bastante de su veracidad.

    Elena Baca

    25 marzo, 2017

    • Hola, Elena:

      Por lo general, cualquier editorial tiene una lista de librerías donde se venden sus libros. Si distribuye sus libros mediante distribuidora esta le da una lista de librerías. No tiene sentido que una empresa —en este caso, una editorial— no sepa dónde se venden sus productos o servicios. Por tanto, no hay un trabajo añadido y las opciones que quedan son que bien no distribuyen tu libro en librerías o algún gato encerrado hay si retacean la información…

      Saludos.

      Mariana Eguaras

      26 marzo, 2017

      • ya he supuesto que hay gato encerrado, porque les dije que no me cuadraba el número de libros que ellos dicen que he vendido en la liquidación y supongo que no me dan la lista de librerías para que no sepa el número exacto. Un saludo

        Elena Baca

        26 marzo, 2017

  5. ¿Firmaste un contrato de autoedición con la editorial?
    Yo opino lo mismo que Mariana y el motivo de esa “airada respuesta” puede obedecer a dos cosas:
    1.- No te han han practicado la liquidación por derechos de autor conforme a los libros efectivamente vendidos

    2.- Hay una mala praxis por parte de la editorial, que no ha realizado una adecuada distribución y promoción del libro y se ha limitado a enviar un solo ejemplar a unas cuantas distribuidoras, para “cumplir” su parte del contrato

    • Yo creo que lo hacen para que yo no sepa el numero exacto de libros que se venden, y así poder liquidarme lo que ellos quieran. Hay algo que yo pueda hacer frente a eso?

      Elena Baca

      29 marzo, 2017

      • Lamentablemente no, Elena. No hay forma (sistema, herramienta, método, etc.) de que un autor sepa si la editorial le está diciendo la verdad o no respecto a los ejemplares vendidos. Este es un factor de enorme desconfianza por parte de los autores, y con toda razón. Como consuelo, las editoriales tradicionales —las otras no distribuyen ejemplares físicos en librerías y similares— también desconfían de los números que les envían las distribuidoras.

        Mariana Eguaras

        29 marzo, 2017

        • Quizás para la próxima novela sería mejor la autopublicación?

          Elena Baca

          29 marzo, 2017

Trackbacks/Pingbacks

  1. Liquidaciones de derechos de autor: en el ojo d... - […] Conoce qué son las liquidaciones de derechos de autor y qué datos debe tener la que te envía tu…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *