¿Qué aportan las editoriales?

Mariana Eguaras agosto 2, 2016 @ 11:03AM

Por el 18 Feb, 2013 | 31 comentarios

 

Muchos podrán argüir que con el surgimiento de Internet la labor de las editoriales ya no es necesaria, porque un autor puede autopublicarse. Es una opción, y quien lo desee y tenga tiempo para hacerlo, me parece una idea fantástica y una aventura que seguramente vale la pena intentar. Vale aclarar que si hablaré de autoedición en contraposición a la labor de las editoriales no es porque esté en contra de la primera, sino porque me resulta más fácil hacer el análisis si contrapongo dos o más factores, y en este caso la autopublicación es el proceso que estaría del otro lado de la acera de las editoriales. Entonces ¿por qué los autores quieren publicar con las editoriales? Por el valor que éstas aportan. Y aunque es frase hecha, es así. Y este valor está dado por:

  • Que aportan las editorialesLa producción: producir un libro significa: corregir el estilo y la ortografía del manuscrito; seleccionar el formato del libro y los materiales con los que se hará; (los formatos en el caso de los ebooks); diseñar los elementos exteriores del libro (en el libro impreso corresponde a la portada, la contraportada, el lomo y las solapas y la faja si también se quiere incorporar; en el libro digital sería solamente la portada); diseñar el interior del libro y maquetarlo; preparar los archivos para enviar a imprenta o prepararlo para comercializarlo digitalmente; elaborar la estrategia difusión de la obra y establecer las acciones de marketing online y offline a desarrollar, considerando también si es necesario producir material extra para la promoción (puntos de libro, book trailes, portadas animadas, etc.). Todas estas tareas constituyen un gran valor añadido en la edición de contenidos que difícilmente lo pueda realizar una sola persona, incluso quien se autopublica puede realizar algunas de las tareas, pero tendrá que echar mano de otras personas si quiere lograr un producto digno.
  • El canal: las editoriales poseen un canal de distribución al cual un autor no podrá acceder por sí mismo. Cuando se habla de “canal de distribución” del sector editorial se hace referencia a las distribuidoras de libros al por mayor, es decir, a las empresas que venden los libros a las librerías nacionales e internacionales (no lo hacen las editoriales). Acceder a estas empresas como particular y para que distribuyan una sola obra —o muy pocas— es imposible. Por tanto, las editoriales aportan un canal de comercialización nacional e internacional, que un particular no puede abarcar. Situación similar sucede en el entorno digital: la fuerza de una distribuidora digital frente a las librerías online es mucho más potente que la injerencia de un particular.
  • El punto de venta: sucede lo mismo que con el canal. Las librerías compran a las distribuidoras de libros, por tanto si se desea que un libro esté disponible en las librerías u otros puntos de venta, como grandes superficies o supermercados, sólo es posible llegar a ellas a través de la publicación en una editorial que comercializa sus libros a través de una distribuidora. En este sentido, las editoriales aportan garantía de visibilidad de la obra en los puntos de venta y fortaleza comercial. Es cierto que cada vez es más difícil lograr que un libro esté a la vista por un tiempo considerable en las librerías, pero esto no se debe porque la editorial no tenga acceso al punto de venta, sino a la desorbitada cantidad de novedades y títulos que se publican. En el caso de las librerías online sucede lo mismo: se accede a sus escaparates virtuales a través de las plataformas de distribución digital.
  • Marketing: las editoriales tienen fortaleza extra para elaborar una estrategia de difusión y promoción, y establecer las acciones para dar a conocer un libro, porque poseen más recursos materiales y humanos para llevar a cabo estas tareas. Son empresas conocidas por otros libros que han publicado antes y ya constituyen una referencia para el lector, y también porque saben por experiencia previa qué acciones de marketing funcionan mejor para determinado tipo de libro. Las acciones de comunicación se amplían y multiplican si las realiza una editorial. Además, cuentan con una base de datos de lectores y personas interesadas en sus libros a los que saben cómo transmitirle información sobre un libro y contactos “importantes”, que siempre vienen bien.

Para resumir, las editoriales poseen un saber hacer que aporta un valor añadido al contenido, sea éste plasmado de forma impresa o digital. No importa si es una gran casa editora o una mediana o pequeña editorial, en cualquier caso todas contribuyen a sumar valor al libro, de una u otra forma.

 

    31 Comentarios

  1. Buenos días Mariana, es cierto que el estado actual de internet y de la informática en general permite saltarse la editorial, por lo menos en un primer momento.
    Con lo que no estoy tan convencido es que una parte de la labor de las editoriales haya dejado de ser necesaria. Por lo que he podido ver en autores que comenzaron autopublicándose, en cuanto han tenido éxito o les ha fichado una editorial que les permite centrarse únicamente en la escritura o han contratado de su bolsillo los servicios de un editor, corrector, agente, traductor, diseñador, etc.
    Otra cosa totalmente distinta es que un día decida subir a Amazon el libro que todos tenemos en el cajón, lo venda por 0,99€ y espere que el lector, por ese precio no pueda quejarse de que esté plagado de errores o de que ni siquiera hubiera debido salir a la luz en primer lugar.
    ¡Un saludo!

    Manuel Algaba Cortés

    19 febrero, 2013

    • Claro Manuel que la labor de las editoriales no ha dejado de ser necesaria ¡para nada! Si se quiere obtener un libro digno, éste necesita de edición, en el sentido más amplio del término, de las editoriales o los editores. Creo que cualquier lector, por poco o mucho que lea, desea disfrutar de la lectura y para ello el libro no tiene que tener errores, poseer coherencia interna, ser ergonómico en cuanto al diseño, etc., etc. Un a cosa es que quede “bonito” y otra cosa es que quede bien y legible.
      Insisto en que la autoedición es una alternativa, una opción a la que el autor tendrá que dedicarle muchísimo tiempo -y también dinero- para que la obra sea conocida, pero, como bien señalas, cualquier escritor que se autopublique no lo duda ni un segundo si una editorial le ofrece un contrato para publicar su obra.
      Gracias por leerme y comentar.

      Mariana Eguaras

      20 febrero, 2013

    • Hay libros que nunca han debido salir a la luz y muchos de ellos los han publicado las grandes editoriales, que apuestan por personajes famosos, presentadores de televisión, cocineros, etc. Una cosa es la industria editorial y otra, la literatura y el arte. Y eso, lamentablemente, no siempre lo ofrecen los “Goliat” sino los “David”.

      FRANCISCA

      1 julio, 2015

      • La industria editorial es eso, una industria, Francisca. Gracias por leer y comentar.

        Mariana Eguaras

        1 julio, 2015

  2. Estoy más o menos de acuerdo en cuanto al libro impreso se refiere. Pero en el modelo digital…

    “las editoriales poseen un saber hacer que aporta un valor añadido al contenido”

    El saber hacer de las editoriales, con toda su “experiencia” les llevó crear Libranda. ¿Has oído alguna vez un comentario positivo de un usuario sobre Libranda? También les lleva a poner precios escandalosos, siempre hablando del mercado digital. Otra de sus mejores actuaciones, con todo su buen hacer, consiste en retrasar la edición digital de una novela y luego quejarse de la piratería. También acostumbran a luchar por realizar contratos abusivos, mantener un modelo arcaico en lugar de evolucionar y un largo etcétera, larguísimo.

    El “valor” que se percibe que aportan es una inercia cultural de años bajo sus decisiones, porque hasta ahora no había más remedio que pasar por su aro, dado que otro modelo era sencillamente imposible. No hay más que ver cómo se las defiende, tras errores colosales como Libranda, mientras que si un autor independiente comete uno semejante lo lapidan y argumentan que es por no contar con el asesoramiento editorial.

    Los servicios editoriales (corrección, maquetación…) son necesarios, y siempre lo serán, pero las editoriales, como dinosaurios que solo retrasan el progreso, no lo son.

    La mayoría de los escritores las seguirán apoyando por muchas razones, la principal, en mi opinión, que están acostumbrados, que es el modelo con el que han crecido y creen que es mejor solo por eso.

    Pero con suerte, las nuevas generaciones demostrarán que hay modelos mucho mejores. Más baratos, más flexibles, más rápidos, más innovadores…, donde tiene más peso el criterio de los lectores que el de unos cuantos supuestos expertos que hacen cuanto pueden para seguir siendo los únicos que deciden lo que los demás podemos leer.

    De momento, la autopublicación que mencionas ya es una nueva opción que antes no existía. Y tener opciones siempre es bueno.

    Un saludo.

    Nando

    19 febrero, 2013

    • Hola Nando y gracias por comentar nuevamente en mi blog.
      No todas las editoriales son “dinosaurios”, piensa en las pequeñas editoriales que hacen una gran y enorme labor a nivel digital y con el libro en papel también. Es cierto que no hay que generalizar, hay de lo más variado en este sector y eso también lo enriquece, con sus aciertos y sus errores.
      Que el sector editorial necesita una renovación no se pone en duda y ojalá que parte de esta renovación sea tener más presente a los autores y lectores, y concebir una tendencia hacia la edición digital tan valedera como la edición en papel.

      Mariana Eguaras

      20 febrero, 2013

  3. No todos los autores que tienen la ocasión fichan por una editorial. Yo conozco varios casos personalmente. Y también de autores que han fichado y luego han rechazado publicar un segundo libro después de conocer lo que hay.

    El año pasado hubo dos noticias de escritores americanos que habían rechazado adelantos de 500.000 dólares para publicar por su cuenta. Y esto son solo unos ejemplos.

    Lo que sucede es que cuando un autor publica con una editorial lo pregona a los cuatro vientos, mientras que los que las rechazan no suelen hacer publicidad del asunto. Por eso se crea la sensación de que todos fichan a la primera oportunidad, pero no es verdad.

    Nando

    22 febrero, 2013

  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    Logan H. Guiraldes

    22 febrero, 2013

    • Me parece fantástico que experimentes con probar con la autopublicación y me gustaría que dentro de un tiempo nos comentaras también por aquí cuál ha sido tu experiencia. También -pienso- puedes optar por la impresión bajo demanda como alternativa si alguien desea el libro impreso -digo- para no perder oportunidades.

      También es cierto que una editorial tiene que promocionar varios libros y no puede dedicarse al 100% a cada uno de ellos, cosa que sí puede hacer el autor. En el post menciono que para quien tenga tiempo la autoedición es un camino alternativo e, incluso, creo que puede ser bastante más fructífero, pero para ello tienes que dedicarte de lleno, es decir, tener tiempo, además de saber cómo hacerlo.

      Y tienes mucha razón al decir que la editorial sigue teniendo basado su negocio en el libro en papel, y es una pena que no se intente -por lo menos al algunas editoriales- a remediar esto y diversificar el producto que venden.

      Muchas gracias Logan por visitar mi blog y comentar en él. ¡Buen fin de semana!

      Mariana Eguaras

      22 febrero, 2013

    • No puedo estar más de acuerdo con Nando y con Logan. La autopublicación no implica tener un libro en la calle en peores condiciones de edición, ni tan siquiera de distribución o de marketing. Para ello hay empresas que ayudan al autor de manera igual de profesional que una editorial y mueven su libro, y se ocupan de sus derechos y asesoran… De hecho conozco más de una, además de la mía. Son las mismas empresas que editan de manera externa para los editores, así que saben cómo se hace. Pero no hay duda que el modelo actual de visibilidad en librerías lo acapara el gran editor, y fíjate que no digo el pequeño, que tiene una presencia escasa en los canales.
      Y si, que te publiquen tiene su punto de “ensoñación”, sobre todo por pertenecer a los “elegidos”, no tanto porque vayas a ganar más o menos o vaya a estar mejor o peor el libro. Y vaya por delante que soy de las que opino que la labor de las editoriales es magnífica y necesaria para los que compramos por que nos fiamos del criterio editorial.

      Agencia Enlaceditor

      25 febrero, 2013

    • Efectivamente, las empresas de servicios editoriales, packagers, etc. tienen una experiencia adquirida muy grande y ya no se limitan a la producción exclusivamente, sino que han ampliado sus servicios basándose en la demanda. En este caso el “saber hacer” está más que cubierto. El escollo lo veo en la visibilidad, en el marketing: con los grandes en primer plano es muy difícil hacerse visible porque los recursos con los que cuentan son superiores.

      Mariana Eguaras

      26 febrero, 2013

  5. El problema viene porque, hoy en día, la mayoría de las editoriales no publican a autores noveles o desconocidos. Y aquellas que lo hacen pueden ser editoriales pequeñas o, peor aún, editoriales que trabajen con la coedición (con lo que el autor tiene que correr con parte de los costes -a veces, con gran parte-). Y muchas de estas editoriales pequeñas no cuentan con los medios para dar la suficiente promoción a los libros, incluso para moverlos más allá del ámbito local. Personalmente opinamos que cuando un autor es rechazado por una editorial grande o que le dé la máxima confianza posible, es mejor tirar por la autopublicación digital.

    Al rico libro

    25 febrero, 2013

    • Tienes mucha razón en que las editoriales apuestan poco por autores noveles y quien desee publicar su obra al final no tiene mucha más alternativa que autopublicarse. Lo bueno de esto es que si la obra y/o el escritor son realmente buenos, luego las editoriales pueden ficharlo. Hay que experimentar y probar todas las opciones posibles.

      Muchas gracias por visitar mi blog y comentar.

      Mariana Eguaras

      25 febrero, 2013

  6. Te agradezco, Mariana el inicio de este debate. Soy “novata” en lo que a escribir novela se refiere y mi reto es poderla publicar vía editorial. Me gusta y necesito el formato papel, el ver el libro físicamente en una librería, el poder ponerlo en la maleta o en el bolso y llevármelo conmigo sin perder la vista leyendo en las pantallas de visualización de datos de una PDA, un móvil o similar. Me gusta oler el papel, la tinta y poder insertar estos puntos de libro tan encantadores que tan solo verlos ya te aportan un recuerdo querido. El libro físico es la encarnación de una obra íntima, personal y querida, que se ha desarrollado y amasado como antaño las abuelas hacían con la repostería que ahora se vende enfundada en plàsticos. No le doy la espalda a la era digital pero me atrae lo que tiene solera y con la tradición que en Cataluña tenemos del día del libro en San Jordi en el que se regala un libro y una rosa, ¿cómo se puede sustituir el olor y el intenso color de esta preciosa y única flor en digital? Seguro que también se inventará una fórmula, pero difícilmente el “reenviar” tal como se hace ya con las felicitaciones navideñas tienen ya nada de persponal y auténtico. Abrazo

    • Lo mejor de todo Mamen es que ambos formatos puede convivir, hay público para ambos: para el libro impreso y para el libro digital. ¡Ánimos con tus proyectos” y muchas gracias por visitar y comentar tu parecer aquí.

      Mariana Eguaras

      26 febrero, 2013

  7. Internet es un arma de doble filo. Libertad, sí, pero descubro cuánto está empobreciendo un arte como la escritura. Las editoriales deben regular una calidad necesaria para el lector. Aunque muchos, como yo, aprovechamos la red para darnos a conocer, creo que debemos ser respetuosos con el lector. Me he autopublicado y no he tenido la oportunidad de saltar al mercado de editorial. He decidido no volverlo a hacer por el esfuerzo que requiere, la poca recompensa, y sí, porque tú sólo no puedes darle al libro la calidad que merece y daría una editorial. Mariana, de acuerdo contigo. Necesarias.

    elpaisdelagominola

    4 marzo, 2013

    • Gracias por comentar en mi blog Daniel y contar tu experiencia. El trabajo del editor continúa siendo fundamental para poder publicar un libro en condiciones. Un autor puede realizar algunas de las tareas de edición pero no todas, y siempre el asesoramiento de un profesional es un gran punto a favor.

      Mariana Eguaras

      4 marzo, 2013

  8. Comparto lo que dice Al rico libro. Se hace difícil y cuesta arriba que una editorial de prestigio por lo menos revise el borrador de un autor desconocido. Difícil en su propio país o en otro. Y ni siquiera se interesan por leerlo de manera digital; es decir que uno envíe el borrador por email. Pero en todo, hará falta un golpe de suerte. Por ejemplo, publicar en amazon es superdivertido para el ego: tienes distribución mundial, pero tienes que costearte la promoción para dar a conocer el producto. Los libros ondemand de amazon están bien impresos. Y cuando uno escribe y lleva su obra ya corregida por un buen corrector de estilo, diseña su propia portada,maquetea las página a a través del propio formato que amazon dispone, todo es soplar y hacer botellas, pero, insisto, lo importante es el marketing, la promoción. Ver los míos ( también en amzon.es):http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss?url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=EDDY+LEON+BARRETO

    Eddy León Barreto

    4 marzo, 2013

    • ¡Me encanta lo de “superdivertido para el ego” que es Amazon! 🙂
      Como dices Eddy, que una editorial lea un manuscrito es prácticamente imposible hoy día, máxime considerando que reciben una cantidad exagerada de propuestas a la semana.
      ¡Gracias por visitar mi blog y comentar!

      Mariana Eguaras

      4 marzo, 2013

  9. Recuerdo aquí que ediciones B no corrigió ni editó a los autores que sacó de amazon. Los publicó tal cual.

    Editor

    4 marzo, 2013

  10. Lo que aporta la editorial está claro, pero ¿eso vale el 90% del precio de venta del libro? Porque lo que olvidas comentar en tu entrada es que el autor se lleva, como mucho, el 10%. Creo que la clave del debate está en intentar imaginar cómo los cambios en el mundo (no sólo en el mundo de la publicación) van a alterar lo que los que estudian en escuelas de negocios llaman pomposamente “cadena de valor”, es decir, qué parte del pastel se lleva cada uno de los que intervienen en un producto (en nuestro caso: autor, editor y distribuidor). Por desgracia, en esa cadena el más prescindible (intercambiable) siempre es el que aporta menos valor que es… ¡sí, señores: el autor!

    ucronic

    8 noviembre, 2013

    • Hola Ucronic:
      En entradas anteriores de este blog explico cómo se distribuyen los porcentajes de un libro impreso y también el reparto de los porcentajes en la edición digital.

      Para mí el autor no es quien aporta menos valor porque sin el contenido, sin la creación, una editorial no tiene razón de ser: ni el editor ni la librería. La distribución es el proceso más cuestionado dentro de esta cadena de valor del libro, ya que la labor de promoción y comercialización que hacía antaño ya no la hace y puede percibirse cómo un mero “transportador de libros”. La distribución, de hecho, es el proceso que siempre gana, se venda o no el libro…

      Muchas gracias por visitar mi blog y comentar.

      Mariana Eguaras

      8 noviembre, 2013

  11. Hola, yo estoy de acuerdo con Mamen, soy lector de los dos formatos, pero me quedo con el papel.

    Una pregunta 🙂 La editorial tiene de pagar a la imprenta las copias del libro, ¿cuantas copias pide la distribuidora a la editorial? dicen que hay algunas distribuidoras que trabajan con pequeñas editoriales que no pueden permitirse hacer muchas copias, distribuidoras como nusdellibres. Pero no tengo ni idea de la cantidad que piden, cuanto dinero suelen gastarse, o la diferencia de unas distribuidoras a otras.

    Marc

    6 agosto, 2014

    • Hola, Marc. La distribuidora no pide libros a la editorial, sino que esta es quien decide cuántos ejemplares imprime y cuántos pone a disposición de la distribuidora. Cuanta más cantidad tenga para hacer circular entre las librerías, mayor es la posibilidad de venta.
      Según el Observatorio de la lectura y el libro, se deben producir 165 libros para vender 100. En general, no hay información disponible sobre el trabajo de las distribuidoras, ni estudio o similar. En la página web de FANDE no hay información relevante en cuanto a cifras. Puedes escribir a las distribuidoras y preguntar. 😉

      Mariana Eguaras

      6 agosto, 2014

  12. Gracias por responder tan rápido, era una duda que tenia por si se me ocurría montar una editorial. Hace un par de años tenia algo en mente en mezclar el crowdfunding con los libros, una idea emprendedora que quedó entre los 15 finalistas en el IEBS de mas de 700 ideas. Puede que algún día lo ponga en marcha.

    Marc

    6 agosto, 2014

  13. Excelente articulo y excelente tu blog, recién hoy lo he descubierto.

    Con relación al articulo, comparto contigo, que la autopublicación es para aquellos autores que tienen suficiente tiempo para dejar de escribir, mientras realizan las labores conexas al complejo proceso que implica llevar el contenido que generan a las manos del lector. Ademas de contar con las competencias y habilidades de mercadeo, creación y mantenimiento de la red de distribución, gestión administrativa, etc.

    Puedo compartir tu articulo en mi blog?

    Lynette Gómez

    14 agosto, 2014

    • Me alegro que te haya gustado la entrada, Lynette. Puedes compartirla en tu blog. Te agradeceré que cites este blog como fuente, por favor. Un saludo desde España.

      Mariana Eguaras

      15 agosto, 2014

  14. Espero que el mundo editorial cambie, y para bien. Como autor, mi experiencia autopublicando en Amazon puede calificarse como escalofriante. Las condiciones para mercados pequeños (como Ecuador) son abiertamente abusivas. A lo que se suma una serie de barreras al comercio electrónico por parte del gobierno.

    Las editoriales que he visitado cobran por servicios de intermediación, con los medios, con la imprenta, con los diseñadores. Mi conclusión es que el esfuerzo para autopublicar una sola obra, es el mismo que se requiere para editar muchas más obras. Las redes de relaciones, los contactos, la inversión de tiempo es enorme.

    La apuesta, me parece, es la de crear mecanismos alternativos para toda la cadena de valor de la industria. Que una librería (acá) te cobre el 45% del PVP, la imprenta el 30%, las comercializadora otro 30%… es que no salen las cuentas. Leí muy por encima un artículo de Le Monde, 3 autores franceses vive de sus regalías, y solo 18, en total (no en porcentaje=, reciben regalías suficientes como para que tengan un impacto en su economía.

    Conozco autores y autoras pobrísimos, que no saben hacer otra cosa en la vida que escribir. Me viene a la mente una poeta estupenda, que tiene artritis, que teme un día no ser capaz de empuñar un lápiz. Va a una editorial y le dicen, claro: son USD 2000 o 2.500 por publicar tu libro… como referencia, el sueldo mínimo acá es de USD 350. En fin, nuestra herramienta es la imaginación. Seguramente las editoriales pequeñas logren un día poner la industria editorial de cabeza.

    Saludos Mariana, siempre es un placer leer tu blog.

    Pablo Santillán

    19 febrero, 2015

    • Hola, Pablo. Gracias por comentar y dejar tu opinión en esta entrada.
      Cuando mencionas que algunas editoriales cobran por la intermediación entiendo que te refieres a editoriales de coedición. Por si te interesa, en este mismo blog hay dos entradas sobre reparto de porcentajes en la edición, tanto de libro impreso como de libro digital.
      Vivir exclusivamente de escribir y vender libros es una quimera. Un agente literario muy reconocido lo explica muy bien en estas entradas: De qué vive un escritor 1, 2 y 3.
      ¡Ánimos y saludos!

      Mariana Eguaras

      20 febrero, 2015

  15. Hola Mariana, primero que todo te felicito por tu blog, es increíblemente informativo y muy completo, me ha gustado mucho. Me gustaría ver si puedes darme un consejo con un dilema que tengo.

    Con un grupo de personas estamos proyectando autoeditar un libro que se comercializará en mi país, para lo cual hemos decidido prescindir de una editorial. De momento creo que tenemos casi todo cubierto (corrección, maquetación, plan comercial y de MKT, etc.), y estamos muy bien encaminados para asegurar el financiamiento. Es un proyecto un tanto ambicioso para una autoedición, pues considera 3.000 ejemplares. Contamos con el apoyo de plataformas web y redes sociales con miles de seguidores para promocionar el producto, además de acceso libre e ilimtado en radios y programas de tv temáticos (relacionados con el tema del libro) que llegan directo al público objetivo (algo que ninguna editorial nos podría conseguir). Con esto quiero decir que la parte promoción no significa un problema y estamos seguros que venderemos los 3000 con facilidad.

    El problema, en este momento, más que económico, es de tipo logístico. ¿de qué manera podría gestionar la distribución de forma independiente? El poder abastecer la potencial demanda se vuelve crítico ante el riesgo de no poder vender el producto si éste no es de fácil alcance. No necesito mostrarme en librerías para vender mi producto, pero sí necesito del punto de venta.
    Por otro lado está el almacenaje (serán grandes y pesados), ya que tendría que costear una bodega debido al volumen del total de cajas, algo que no parece ser muy eficiente, más por tiempo que por costo.
    En definitiva, me parece que si bien no necesito de una editorial para publicar, financiar y promocionar, sí me hará falta el factor logístico y su canal de distribución.

    ¿crees posible negociar con una editorial únicamente la distribución, almacenaje y reposición, desechando hacer un contrato “normal”? La idea de evitar la editorial es justamente evitar que ellos se lleven todo el dinero cuando únicamente necesito cubrir la logística.
    Por otro lado, tengo certeza de que el producto se venderá bien, pero las grandes librerías no estarán dispuestas a hacer un trato con alguien que no les garantice el tema logístico y de stock. ¿se te ocurre alguna fórmula para solucionar esto sin tener que recurrir a un contrato convencional con una editorial?

    Muchas gracias

    Carlos

    4 enero, 2016

    • Hola, Carlos:

      La distribución es el gran problema del autor independiente y de las pequeñas editoriales. Para distribuir no necesitas una editorial sino una distribuidora; es con una distribuidora mayorista de libros con quien debes hablar para que almacene y distribuya vuestro libro. Eso sí, el porcentaje del PVP del libro que te pedirá la distribuidora rondará el 50%.

      Si no quieres ceder la mitad del precio del libro a una distribuidora y realizar una distribución independiente, una alternativa es vender el libro a través de una página web y realizar vosotros mismos los envíos, tal vez considerando previamente imprimir menos ejemplares. Claro que en este caso deberían solventar el stock, almacenaje y distribución por vuestra cuenta.

      Saludos y muchas gracias por visitar mi blog.

      Mariana Eguaras

      5 enero, 2016

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lletres i TICs - Les fases de correcció en el procés editorial Per més discutibles que siguen algunes pràctiques de la indústria, seria…
  2. ¿Qué aportan las editoriales? - […] Fuente […]
  3. ¿Qué aportan las editoriales? | L... - […] ¿Por qué los escritores quieren publicar bajo un sello editorial y no autopublicarse? Por el valor que aportan las…
  4. Definición De Agente | Que Es Conceptos Y Significados - […] pero en cuyo caso estos agentes literarios buscan el apoyo artístico y de contactos de alguna editorial de renombre,…
  5. ¿Qué es Información indirecta? - Su Definición, Concepto y Significado - […] específicamente para ello, destacando el año de lanzamiento del escrito, nombre del autor, casa editorial, el país y la…
  6. ¿Qué es Editorial? - Su Definición, Concepto y Significado - […] como recetarios, códigos, leyes, mediante la impresión. Además con el avance tecnológico, la casa editora o la Editorial, utiliza…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *