Y sigo metiéndome en el ajo con esto de maquetar en Word, pero es que ya no sé si soy insistente con los temas o los temas me (per)siguen a mí. 🙂

En realidad, lo que pretendo con este post es resumir algunas cuestiones generales a la hora de maquetar un libro, tesis, trabajo final o cualquier documento en Office Word.

Esta entrada la escribo porque me han consultado sobre ello y porque varias personas llegan a mi blog por consultas relacionadas a esta temática.

También por alguna que otra desavenencia con un autor que desea autopublicarse y utiliza Word para formatear su obra.

Las razones por las que necesitas usar Word para formatear tus libro puedes ser varias:

  • no tienes acceso a un programa profesional de maquetación;
  • no te sientes con suficiente capacidad de maquetar con él (la curva de aprendizaje de InDesign es alta);
  • debes presentar el trabajo te lo piden en este procesador de textos;
  • necesitas de actualización constante de contenidos;
  • intervienen varias personas en la actualización de la información del libro, etc.

Por tanto, si has decidido maquetar o formatear un documento en Word considera los siguientes tips antes de lanzarte a la tarea.

Ocho sugerencias para maquetar en Word

1. Usa una versión de Office Word —u OpenOffice— que domines

No hay nada más tedioso y que haga perder tiempo que trabajar con una versión de un programa que no conoces bien.

El hecho de saber dónde están las herramientas, los botones, los comandos y las opciones hará que manejes el programa con facilidad y sin rompederos de cabeza.

No importa si no es la última versión del software que está en el mercado, lo importante es que controles bien la versión del programa que utilizarás para dar forma al documento o libro.

2. Busca, lee, consulta y aprende el tutorial del programa

Será de gran beneficio una vez que te sientes a maquetar el documento. Además, si necesitas hacer una consulta sobre un problema específico de la maquetación a otra persona podrás resolver el problema con facilidad y no dilatar la cuestión.

Aquí tienes un tutorial de Word gratuito.

Un ejemplo práctico sobre consultas específicas y concienzudas puedes ver en los comentarios de Maquetar publicaciones y libros en Word que me hizo Beatriz.

3. Consulta blogs y vídeos disponibles en Internet sobre maquetar en Word

Te ayudará a conocer de qué va el tema antes de iniciar la labor. También puedes encontrar trucos y ayudas en las que tal vez no habías pensado.

Hay muchos vídeos en la Red y miles de entradas en blogs sobre este tema que pueden echarte una mano.

© Digitalpress - Dreamstime

© Digitalpress – Dreamstime

4. Consulta obras similares a las que vas a maquetar

Si vas a formatear un documento —sea una novela, una antología de cuentos, una tesis, un libro— en Word, revisa publicaciones similares: el formato que tienen y los diferentes apartados o secciones que incluyen (índices, capítulos, prefacio, prólogo, agradecimientos, bibliografía, etc.).

Fíjate en las tipografías que utilizan estas obras; el cuerpo se los títulos, las notas al pies y los párrafos; si utilizan glifos y/o imágenes.

Repara en el ancho de cada uno de los márgenes y dónde está ubicada la paginación.

Si utilizarás colores en el documento (para textos y elementos gráficos), elige cuáles son más convenientes según la naturaleza de la publicación y no abuses de ellos; es preferible utilizar un color en diferentes tonos que una gran variedad de colores.

Unifica criterios para todo el documento y para cada uno de los elementos gráficos y textuales.

5. Organiza el trabajo y la información de la que dispones

Una vez hayas pasado por los puntos anteriores organiza la información de la que dispones y los elementos que serán parte del trabajo.

Estipula las medidas de la página, de los márgenes, a qué altura irán las aperturas de capítulos, y el lugar de la paginación.

Define la tipografía y el cuerpo que usarás a lo largo del libro para los textos; el orden de los capítulos y de los demás apartados del documento, y, muy importante, crea estilos de párrafos.

Esto, además de facilitarte la tarea de la maquetación, será muy útil para elaborar tablas de contenidos e índices automáticos.

Crea una plantilla estándar para tu libro. Organiza las imágenes, tablas y gráficos y decide en qué capítulo irán y debajo de qué párrafo, como también si las alinearás a la derecha a la izquierda o las centrarás.

Cuanto más clasificado y ordenado de antemano tengas todo el material con el que trabajarás, más fácil será maquetar en Word. Y si haces un manual de estilo para editar el documento, mejor aún.

División de una publicación en varios archivos para maquetar en Word

División de una publicación en varios archivos para maquetar en Word

6. Divide la obra en varios archivos

Si el trabajo que tienes que maquetar estimas que será muy extenso o incluirá muchas imágenes, tablas y gráficos, lo mejor es dividir el libro en varios documentos.

De esta forma cada uno de los archivos pesará menos y te resultará mucho más cómodo manipularlos de forma individual.

Eso sí, tendrás que organizarlos de forma adecuada y realizar una correcta combinación de todos los archivos para obtener un trabajo final satisfactorio.

7. Infórmate sobre procesos y temas relacionados a la maquetación

Como ser, la generación de PDFs para imprenta, o cómo debes presentar el archivo en la plataforma a la que subirás el documento de tu libro.

Recuerda que maquetar una cubierta y contracubierta, tapa y contratapa, al igual que las solapas, conlleva diferencias a la maquetación del interior de la publicación.

Si vas a convertir el archivo en un libro electrónico (ebook), con más razón debes informarte de los diferentes formatos y requerimientos para generar un archivo digital; y que los diferentes lectores de libros digitales (e-reader) lo soporten correctamente.

8. Ten buen gusto y sentido común

Aunque este punto es muy subjetivo, si has observado otros libros antes de maquetar el tuyo —libros bien diseñados y maquetados, claro está—, habrás reparado qué cosas se hacen y cuáles no en la maquetación de documentos.

Por ejemplo, párrafos que miden kilómetros, sin puntos y aparte, todo apiñado, atiborrados de mayúsculas, cursivas y negritas son insufribles para ser leídos.

Lo mismo pasa con la mezcolanza de colores, la sobreabundancia de fotografías, glifos y adornos que no aportan nada valioso al contenido de la obra.

Piensa que una novela o una antología de poesías o cuentos destacan por su sencillez y escasez de ornamento.

Si el libro es un trabajo académico o una tesis, cita correctamente la bibliografía y las referencias. Si el documento final tendrá muchos gráficos y tablas unifica criterios en el cuerpo de la tipografía; también el grosor de las líneas, en los colores y en los sombreados.

Plantillas prediseñadas en Word, muy sencillas, para componer novelas

Deseo que estas líneas te ayuden a maquetar en Word tu obra de forma satisfactoria. Y si tienes alguna pregunta no dejes de hacerla. ¡Éxitos con la publicación!

Pin It on Pinterest