Tipografías sans serif para títulos y elementos gráficos

Mariana Eguaras agosto 9, 2017 @ 1:55PM

Por el 2 Mar, 2016 | 9 comentarios

 

¿Cuáles son las mejores tipografías sans serif para emplear en los libros? ¿Qué factor hace que nos decantemos por una fuente y no otra para nuestras publicaciones y piezas gráficas?

En esta entrada pretendo que conozcas un poco más sobre las tipografías sans serif en relación con el diseño editorial y la edición y publicación de libros.(*)

Tipografías serif versus sans serifLa Tipografía es una ciencia y, como tal, abarca el estudio de las fuentes y las familias tipográficas. La tipografía es el reflejo de una época y su diseño evoluciona según el paso del tiempo.

Por ello, encontramos una gran variedad de fuentes agrupadas en grandes conjuntos: serif, sans serif, script, graphic y monospace.

Aunque tipografía y fuente no son sinónimos, todos comprendemos perfectamente, sin equivocación, a qué nos referimos cuando hablamos de “una tipografía para un libro” o “elegir la tipografía principal de un documento”.

Por tanto, y porque la mayoría de las personas así lo buscan en Internet, utilizaré uno u otro término para referirme a un tipo de letra, de forma indistinta.

En esta entrada haré mención a las tipografías sans serif, sin serifa, lineales, paloseco o de palo seco. Puedes encontrar información sobre ellas en bibliografía del diseño gráfico y editorial con cualquiera de estas denominaciones.

 

Breve introducción

Las tipografías sans serif empiezan a aparecer a principios del siglo xix en Inglaterra, aunque es el siglo xx cuando ganan un espacio definitivo en el diseño gráfico.

Como toda fuente, las tipografías sans serif responden a las necesidades de una época.

La revolución industrial y la necesidad de nuevas formas de comunicar este cambio fueron el caldo de cultivo de esta clase de tipografía.

El desarrollo de las tipografías sans serif ha avanzado y encontró un espacio idóneo para su utilización en las pantalla iluminadas (televisión, ordenador, móvil, tabletas) y en textos impresos cortos o pequeños.

También van ganando terreno en la composición de libros impresos, sobre todo en los libros de no ficción, aunque obliguen a esforzar un poco más la vista.

El estilo limpio y funcional de las tipografías sans serif favorece la lectura en pantalla y evita la sobrecarga o cansancio de la vista.

Por lo general, el contenido que encontramos en blogs, páginas web y prensa online son textos cortos: bloques de párrafos separados entre sí por espacios en blanco, palabras destacadas en negritas, estilo de escritura ágil e informal, uso de palabras claves, etc. que se ven beneficiados con tipografías sans serif.

No es antojadizo el uso de las tipografías serif para los libros impresos, ya que distintos estudios desarrollados a lo largo de los años han identificado que esta clase de fuente facilita la legibilidad y fluidez del texto impreso.

Prueba hojear cualquier libro de ficción de tu biblioteca y observarás que la gran mayoría poseen textos con tipografías serif o con remates.

 

Aplicación de las tipografías sans serif

Por lo dicho anteriormente, las tipografías sans serif son ideales para títulos, epígrafes, tablas y gráficos y, por supuesto, para ser utilizadas en las cubiertas de los libros.

También en el texto de contracubierta, ya que es un texto compuesto por dos o tres párrafos, y en piezas gráficas.

En un libro, las tipografías sans serif pueden combinarse perfectamente con las serif. Estas últimas pueden estar destinadas a los bloques de texto grandes, como ser los párrafos, y las primeras a elementos que acompañan a esos párrafos, tales como tablas, gráficas, cuadros, figuras, ilustraciones, etc.

Hay publicaciones que por su naturaleza contienen muchos elementos gráficos y en este caso las fuentes paloseco nos echan una mano en el proceso de maquetación.

Ejemplos son los informes anuales de una empresa, los manuales de procedimientos, los informes sectoriales y las tesis o tesinas. Son documentos donde podemos encontrar tablas anchas y largas que se resisten a entrar en una sola página o figuras con múltiples señalizaciones y aclaraciones.

En este caso, el empleo de una tipografía sans serif nos facilitará el trabajo, ya que podremos ponerla en un cuerpo menor y su legibilidad no se verá afectada.

Si bien el tipo ideal de fuente para textos largos es una serif, anteriormente he afirmado que cada vez encontramos más libros impresos con una tipografía paloseco como fuente principal, aplicada en los párrafos de todo el libro.

Estos libros encajan en el género de no ficción y, por lo general, son libros prácticos que explican un tema paso a paso o que pretenden desembrollar y solucionar alguna inquietud o problema del lector.

Así, podemos toparnos con títulos sobre gestión de empresas, negocios y finanzas; de salud, bienestar y autoayuda, como también de marketing y formación, diseñados al completo con tipografías sans serif. Incluso en algunos de ellos se mantienen características propias de la escritura digital, como ser la línea en blanco entre los párrafos y el destaque de palabras o expresiones en negritas.

Desde mi punto de vista, esta tendencia de maquetar todo el libro con tipografías sans serif se debe a que nos vamos acostumbrando cada vez más a leer en clave digital, y hay editoriales que apuestan por plasmar esta tendencia en los libros impresos.

Además, porque el contenido nació digital y transformarse en un libro impreso no es más que una consecuencia. Tal es el caso de textos publicados en blogs o en redes sociales que luego son compendiados y transformados en contenido para formato libro. O bien porque el contenido no requiere de tanto texto, como en el caso de los cómics, libros infantiles y libros ilustrados.

Porque el mismo contenido se utiliza tanto para un formato impreso como uno digital (ebook, aplicación, etc.) aunque para libros digitales, sobre todo de ficción, se continúe eligiendo tipografías serif. En casos donde el contenido es reducido también ayuda a ganar páginas y hacer el libro más extenso.

 

Particularidades de las tipografías sans serif

Todas las tipografías sans serif guardan particularidades intrínsecas, aunque entre ellas posean el denominador común de carecer de remates o serifas. Estas características están dadas por la inclinación, el peso, el ancho o proporción y el alto, entre otras propiedades más allá de la ausencia de terminales.

Tipografias-sans-serif-para-titulos-y-elementos-graficos_marianaeguaras

Como puedes observar en la imagen, todas son tipografías sans serif, pero unas línea tienen mayor longitud y en otras los caracteres son más pequeños y/o delgados. Estas diferencias entre tipografías se podrán apreciar mejor si las pruebas en varios párrafos seguidos y analizas el espacio que ocupan en una página.

Cada una de las partes del tipo confiere a una fuente una singularidad propia que la diferencia de otra, incluso perteneciendo a un mismo grupo o familia.

Estos atributos de las tipografías sans serif pueden llegar a ser determinantes para tu libro, ya que la elección de una u otra fuente influye, por ejemplo, en la composición de la página, en la extensión de los títulos y de los elementos gráficos que incluyas en el libro.

Si además has elegido una tipografías paloseco para los textos principales, también será determinante en la extensión del libro.

Tipografía sans serif - RobotoAl igual que las tipografías serif, existen tipos sans serif que ocupan más o menos espacio en una misma línea, otras son más altas y otras más estrechas, etc. Incluso algunas tipografías sans serif ofrecen variantes de los tipos.

Elegir tipografías con muchas variantes (Thin, Light, Medium, SemiBold, Caption, Condensed, Extended, Display, SubHead) aumenta las posibilidades de juego gráfico que puede hacerse con ellas, tanto en la cubierta de los libros como en el interior.

 

La mejor tipografía sans serif para tu libro será aquella que mejor exprese el espíritu del mismo, la que se acople mejor con la extensión del título, del subtítulo y del nombre de autor. Haz varias pruebas —o solicítalas al diseñador que has contratado para la el diseño de la cubierta— y nunca te quedes solo con el primer boceto.

Una vez que selecciones las fuentes que utilizarás en tu libro será de mucha utilidad que elabores un plan tipográfico para toda la publicación y los materiales de promoción relacionados a ella. En esta entrada encuentras menciones a tipografías sans serif que me agradan.

¿Qué tipografías sans serif  has utilizado en tu último libro? ¿Tienes alguna preferida para las cubierta o el interior de tus publicaciones? Todos los comentarios son bienvenidos. 🙂

 


(*) Este artículo procura acercar información a aquellos internautas que deseen conocer más sobre fuentes para componer sus libros. No encontrarás un tratado sobre tipografía ni tecnicismos sobre ella; existen miles de blogs especializados donde hallar esa información.

    9 Comentarios

  1. Muy buena la infografia! sobretodo para el tema digital, ya entre tanta amalgama de tipografias y estilos es facil olvidar como ir a lo sencillo. En tu escritorio estas escribiendo en un procesador de textos con una tipografia, luego se maquetará ese libro en otra, y luego ira a una edición digital/internet con otra. La idea inicial de la tipografia de tener una identidad propia, asi se pierde (aunque hablemos en este caso de la clase: serifs). Comprendo que para un libro lo que prime sea la buena lectura; pero si te haces unas tarjetas de visita interesa que la fuente usada se reconozca en tu web, y aunque parezca un exceso de sutileza lo que digo, es por lo que estudié diseño tipográfico un poco. ¡saludos!

    dAni

    2 marzo, 2016

    • La entrada está enfocada a libros más que a piezas gráficas; tratándose de ellas, el juego que dan las tipografías es enorme. Por supuesto que mantener un criterio uniforme ayuda a identificar una marca.

      Gracias por comentar, Dani. Un abrazo.

      Mariana Eguaras

      2 marzo, 2016

  2. Buenísimo el aporte, Mariana. Actualmente, estoy leyendo mucho sobre tipografía, diseño y color porque quiero montar mi página web. Así que la información que brindas en tu blog es valiosísima. ¡Muchas gracias por compartirla!

    Nesly

    3 marzo, 2016

  3. Hola Mariana, muy interesante tu blog! el ultimo libro que hice fue un gusto personal, reedité un libro del 1800, conseguí la traducción, lo maqueté, mandé a imprimir los pliegos y yo mismo lo encuaderné artesanalmente (tapa 275 grs. ilustración con laminado mate, pliegos obra 70 gr. blanco y negro, 4 pliegos color, cuadernillos cosidos, económico digamos (querés foto?). Usé las tipogafías Archivo (sans) y Unna (serif) de Omnibus-Type, ambas con licencia de uso libre. Justo en estos días estoy definiendo las tipografías para una revista, viendo familias, rendimiento, estilos, etc! son muchas cosas. Soy diseñador gráfico y fotógrafo y encuadernador aficionado junto a con mi hijo. A partir de ahora sigo tus publicaciones. Saludos desde Resistencia, Chaco.

    Gustavo Flores

    8 marzo, 2016

    • Hola, Gustavo. Vaya trabajo el que has hecho, ¡más artesanal, imposible! (claro, envíame foto, al correo que figura en la página) ¿Has visto esta entrada sobre un diccionario, que se encuadernó también de manera artesanal? Seguro te gustará 🙂

      Mariana Eguaras

      8 marzo, 2016

  4. Excelente artículo, estoy enamora de la type que han usado en este articulo, ¿como se llama?

    Erika

    12 marzo, 2017

  5. Me gustaria que me ayudarais a elegir un tipo de letra para graba el titulo y el autor en chapa, para ponersela a mis esculturas.Gracias

    Alfonso

    28 abril, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *