¿Sabías que Casa del Libro ofrece el servicio de impresión bajo demanda o Print on Demand (PoD)? La semana pasada oí que Casa del Libro estaba ofreciendo a las editoriales celebrar contratos para poder imprimir sus libros bajo esta modalidad y me puse a investigar al respecto.

Preguntando por aquí e indagando por allá, así es: Casa del Libro ofrece la impresión de libros bajo demanda a las editoriales que poseen los derechos de una obra que, por una u otra razón, no se encuentran ejemplares impresos disponibles en el mercado.

En principio, he entendido que cualquier obra proporcionada por el editor a Casa del Libro puede ser impresa bajo demanda. Aquí los editores tendrán que evaluar qué obras les conviene realizar en una “tirada tradicional” (imprimir de una sola vez en offset mil o más ejemplares y vehicularlos por el circuito tradicional de distribución de libros) y qué obras destinar exclusivamente a la impresión bajo demanda. Y más importante aún, las editoriales deberán revisar los contratos que en su momento celebraron con los autores para saber si tienen cedidos los derechos de una determinada obra para comercializarla y distribuirla bajo demanda (sí, en los contratos de edición debería especificarse también esta modalidad para poder utilizarla).

Veo esta novedad como un acierto por parte de Casa del Libro porque los usuarios y los lectores podrán beneficiarse si quieren conseguir libros cuyos ejemplares se han agotado y la editorial no tiene pensado realizar una nueva reimpresión o edición de la obra.

Por el contrario, “la pega” puede venir por el lado contractual: si la editorial no tiene convenio firmado con Casa del Libro ésta no podrá surtir de ejemplares impresos bajo demanda a los lectores que requieran un determinado título.

Supongo que aquellas obras que hasta el momento sólo se han publicado en digital también podrían acceder a ser impresas bajo demanda. Claramente, podrían tener más de una “vida” optando por este tipo de impresión, aunque en un principio sólo se hayan pensado para comercializarlas en digital.

Hice una búsqueda en la página web de Casa del Libro (escribiendo “impresión bajo demanda” en su buscador) y aparecen 35 libros que están ofreciéndose bajo demanda, todos ellos de IC Editorial.

Ojalá más editoriales se sumen a esta iniciativa para que los lectores puedan acceder a libros que ya no están disponibles en el mercado y de los cuales no se consiguen ejemplares.

Además, muchas editoriales podrían aprovechar la oportunidad para reducir costes de impresión y, consecuentemente, costes de distribución y logística de títulos que no tienen una venta rápida.

Los editores también deberán hacer números y proyectar si les conviene ceder el porcentaje del PVP del libro que Casa de Libro les pide por realizar la impresión bajo demanda o continuar con el modelo tradicional de impresión.

A ver cuántas casas editoras se animan a publicar bajo esta modalidad de impresión y cómo evoluciona —o no— este tema entre Casa del Libro y editoriales.

Captura de pantalla de la página web de la Casa del Libros