Acabo de regresar de unas (semi)vacaciones en Argentina. Aprovechando la estancia en el país que me vio nacer, he visitado algunas librerías y me ha sorprendido el precio de los libros en Argentina.

Recorrí varias librerías en la Avenida Corrientes de la ciudad de Buenos Aires y visité una en un centro comercial de Mendoza y otra en Córdoba.

El precio de los libros en Argentina me resultó carísimo, por las nubes, más aún para el poder adquisitivo de un empleado medio argentino.

Cabe destacar que en Argentina, al igual que en España, el precio de los libros es fijo, así que vaya al lugar que vaya a comprar un libro impreso su PVP será el mismo (Ley 25.542, de Defensa de la Actividad Librera).

En la librería Yenny – El Ateneo de Godoy Cruz, Mendoza, compré un ejemplar de Hombres buenos, de Arturo Pérez-Reverte, para regalar (Alfaguara, 2015). El libro está impreso en Argentina, no es importado de España.

Libro y ticket de Hombres buenos, de Pérez reverte comprado en Argentina.

Observarán que el ticket de compra atestigua que el libro costó 449 pesos argentinos, el equivalente a 27,16 euros y 30,36 dólares.(*)

Este mismo libro en España cuesta 22,90 euros (datos de Casa del Libro), un 15,69 % más barato que en Argentina. Y el libro en España es tapa dura, en Argentina es rústica, con camisa.

Si se tiene en cuenta que el sueldo mínimo, vital y móvil de Argentina (la cifra mínima que un empleado argentino debe cobrar como nómina) es de 6060 pesos (366,52 euros) los 449 pesos que cuesta el libro significan 7,4 % de ese sueldo. Un gasto no asumible por muchísimos argentinos, la gran mayoría.

Es cierto que 6060 pesos es el mínimo y algunos empleados cobran más, pero no creas que los demás sueldos son una panacea; ya ni hablemos de aquellos que solo viven de subvenciones estatales…

He consultado con diferentes personas y todas ellas coinciden en que el sueldo medio de un empleado de comercio es de 9500/10 000 pesos (unos 600 euros) y los establecidos por la Unión Obrera Metalúrgica —uno de los sindicatos más fuertes en Argentina y cuyos convenios y salarios se toman como referencia en otros sectores productivos— se aproximan a los 9000/10 000 pesos.

Para que una familia tipo no se considere pobre necesita 6400 pesos al mes y 3500 pesos para no caer en la indigencia. Aunque las cifras oficiales del año pasado —siempre manipuladas por el gobierno— indicaban que la canasta básica de alimentos tenía un valor menor, lo cierto es que no baja de los 8000 pesos.

Y esto a día de hoy, porque el mes próximo será más cara, ya que la inflación real en Argentina supera ampliamente el 20 % anual.

Escaparate de la Librería Fernández, en Av. Corrientes de la ciudad de Buenos Aires.

Haz clic sobre la imagen para agrandarla

Igual caso sucede con Geografía romántica, de Yi-Fun Tuan (Biblioteca Nueva, 2015) : 470 pesos/28,45 euros en Argentina frente 18 euros que cuesta en España, y La muerte de la tragedia, de Peter Hartling (Siruela, 2011) que no es novedad: 473 pesos/28,64 euros en Argentina, 23,95 euros en España.

Tampoco son novedad, pero sí contrastan la diferencia de precios entre los países, Un escritor en guerra, de Antony Beevor (Planeta, 2012): 361 pesos/21,85 euros en Argentina frente a 9,95 euros en España y, para no aburrir más, de este mismo autor, La segunda guerra mundial (Pasado y Presente, 2012) ¡a 1120 pesos o 67,80 euros!, cuando es España costaba 32,95 euros según datos del ISBN.

En resumen, casi todos los productos —culturales o no— en Argentina están igual o más caros que en España. Algo similar, por ejemplo, sucede con el teatro: pagué una entrada para ver Les Luthiers al mismo precio que la pagaría en Barcelona, unos 40 euros.

Es cierto que hay libros más económicos que los mencionados en esta entrada, pero ello no quita el elevado precio de los libros en Argentina, más si son novedad o el escritor posee una reconocida trayectoria.

Hay libros que cuestan igual en Argentina que en España, tal es el caso de El regreso del Catón, de Matilde Asensi (precio España, precio Argentina) y Una sensación extraña, de Orham Pamuk (precio España, precio Argentina), por poner solo dos ejemplos.

Sin embargo, si se considera el poder adquisitivo y la inflación del país latinoamericano, comprar libros en Argentina se torna un lujo. ¿Cómo fomentar el sector y la industria editorial con estos precios?

Por suerte, para quienes disfrutamos leer siempre quedan las librerías de segunda mano de la Avenida Corrientes, donde se pueden encontrar títulos clásicos, viejas ediciones y todo tipo de libros.

Librerías de segunda mano en Avenida Corrientes, Argentina

(*) Cambio consultado al mediodía del 16/02/2016; cuando se compró el libro el euro estaba más caro y el precio del libro superaba levemente los 28 euros.