Dolores de cabeza frecuentes para un editor de ebooks

Ramiro Santa Ana Anguiano agosto 28, 2018 @ 4:27PM

Por el 28 Ago, 2018 | 0 comments

 

Al momento de desarrollar un libro electrónico hay varios elementos que pueden fallar. Lo primero que sale a flote es la confianza sobre la capacidad de quien hace el libro. Sin embargo, en varias ocasiones el ebook no se muestra como debería y esto se debe a cuestiones ajenas a la calidad técnica del editor.

Quien encarga la creación o conversión de un libro digital debe conocer las siguientes particularidades que presenta la edición digital.

En esta entrada se abordan cuestiones básicas que atañen a la producción de los ebooks:

  • La inexistencia de «página» en los libros digitales.
  • La limitación de los diferentes dispositivos en cuestiones tipográficas.
  • Las capacidades del formato EPUB.
  • Qué hace un renderizador y cómo afecta a un ebook.
  • Los distribuidores y su papel.
  • Los formatos propietarios, el DRM y la minería de datos.

 

1. Una analogía (errónea): la página

En la edición de libros impresos la página es el paradigma para la lectura y disfrute de una obra. Tras bambalinas, la página también es el modelo para la corrección de errores.

¿Cuántas veces hemos leído «te mando los siguientes cambios: en la página 5…»? La página es muy útil para moverse a través de la obra. Más cuando la obra no se lee, sino que se emplea como referencia.

Un tipo útil de referencia es la que indica donde hay erratas, errores de formación y más. Esto bajo el supuesto de que la página tiene una dimensión constante en todos los dispositivos de lectura.

Para desgracia del control editorial, en las publicaciones electrónicas la página nunca tiene el mismo tamaño. La página, como un lienzo o un contenedor, no es una analogía lo suficientemente fuerte para representar el rol que desempeña en la edición.

La página implica una idea de un orden perenne. Mientras que el libro sea libro, la página siempre permanecerá igual, se raye, se moje o se rompa.

En un libro electrónico este carácter fijo ya no existe. La «página» digital es solo una remembranza del papel que desempeñaba durante la lectura. La tradición editorial trasladó la publicación como pergamino a una conformada por varias páginas.

En la edición digital la «página» es solo una convención que da al lector el mismo tipo de dirección al que está acostumbrado: izquierda / derecha → arriba / abajo → anverso / reverso.

Lo más grave que este equívoco no es la dificultad añadida para poder localizar las referencias a errores. ¿Qué hay de las viudas y huérfanas? ¿De una imagen y su pie de foto anclado? ¿De los callejones y los desbordamientos?

 

La «página» del libro digital no ofrece soluciones tipográficas

En la publicación digital, al ser variable el tamaño de la «página», no se puede dar solución definitiva a estos problemas en la formación. Lo que funcione para un tamaño de pantalla o dispositivo no necesariamente servirá para otros tipos de dispositivos. Incluso puede ir en detrimento de la experiencia de lectura, como son indeseables saltos de línea o desbordamientos.

La cuestión reside en que los recursos necesarios para solventarlos no los justifican: el lector promedio es ciego a estos errores de formación. Esto, asimismo, quiere decir que estamos ante dos tensiones en el constante devenir del desarrollo de ereaders.

Por un lado, lo que el programador y el editor consideran relevantes. En no pocas ocasiones quien programa tiene otras prioridades: concibe al libro de modo distinto a quien lo edita.

Por el otro, no puede dejarse de lado que el principal desarrollo de los ereaders se da en el mundo anglosajón. Las prioridades en el cuidado editorial en inglés difieren con las de nuestra lengua. Ejemplo: la levedad con la que se permiten las viudas y las huérfanas.

Cuando nos adentramos al cuidado editorial de publicaciones electrónicas en español no queda sino aceptarlo. La página y todo su cuidado en la formación en nuestra lengua queda muy mermada cuando hablamos de «páginas» en los ereaders.

¿Qué pasaría si en lugar de rendirnos decidimos, conscientemente, comenzar el desarrollo de estándares en ereaders amigables a la tradición editorial en español?

 

2. El culpable directo: el editor-diseñador-desarrollador

Una vez aceptada a regañadientes la limitación que nos da la «página» del ebook, acontecen otros problemas. En principio, estos son achacables a la persona que desarrolla la publicación.

La falta de profesionalización en la creación de publicaciones electrónicas provoca que muchas veces la calidad posible no sea alcanzada. Entre el cuidado del texto como contenido, luego como diseño y hojas CSS, hasta como estructura y etiquetas HTML acontece una constante transposición de dimensiones del mismo texto.

No es sencillo desarrollar el ojo para tener capacidad de percibir al texto en estas tres dimensiones al unísono. Lo que parece una tarea sencilla, se convierte en un infierno para quien tiene un primer acercamiento a la publicación digital.

Como lectores o personas ajenas a los procesos requeridos para hacer un ebook es sencillo juzgar un libro por lo que se ve. Como es común, un libro electrónico tiende a tener una formación más sencilla, así como es estéticamente menos placentero. De ahí se concluye que su creación ha de ser sencilla.

Nada más descontextualizado que esta suposición. Si el ebook tiende a ser «feo» o «simplón» no es porque el formato no permita más, sino debido a que su dominio exige un largo camino para quien aprendió a editar a través del sendero visual del diseño editorial.

El formato estándar del libro electrónico permite muchas posibilidades interesantes. Sin embargo, el desarrollador de ebooks no solo tiene que aprender esto, sino también tiene que repensar el diseño a través de hojas de estilo y mantener la calidad editorial en un contexto de «páginas fluidas».

A esto se suma que el trabajo hecho en una publicación electrónica, por lo general, es menospreciado por quienes se dedican a la publicación de impresos. Como resultado tenemos que muchas veces, aunque ya se cuente con la capacidad de mejorar el ebook, no se lleva a cabo debido a que el tiempo requerido y el poco reconocimiento no lo justifica.

¿Qué tal si ya, por fin, nos libramos del menosprecio hacia el ebook y, en su lugar, vemos el carácter tripartito de su gestación y la necesidad de hacerle frente?

 

3. El diligente (y menospreciado): el EPUB

EPUBEntre los formatos digitales, el EPUB es un estándar en la industria con mucha potencia. Su aspecto más conocido es la posibilidad de embeber objetos multimedia.

Otra característica relevante es la capacidad de poder incluir JavaScript. Con este lenguaje de programación se pueden añadir diversas funcionalidades a un libro. Por ejemplo: animaciones, formularios, modificación de estructuras y hasta videojuegos.

A esto sumamos el soporte para personas con deficiencia visual, a la creación de fórmulas matemáticas e incluso la experimentación para la adición amena de partituras.

Con las hojas aurales (hojas de estilo auditivas) es posible escuchar la obra de manera más natural. Las fórmulas matemáticas ya no tienen que ser imágenes, sino texto. Del mismo modo, las partituras pueden seleccionarse nota a nota y hasta escucharlas con reproductores MIDI.

Y no lo es todo, la estandarización del EPUB da pauta para que todas estas posibilidades puedan verse igual y del mismo modo en cualquier ereader. Y aquí es donde nos aproximamos a terreno escabroso…

¿Qué pasa si antes de seguir nos detenemos un poco y nos preocupamos por tratar de contemplar todo lo que el EPUB tiene por ofrecer, en lugar de desaprobarlo y aclamar necesidad de nuevos formatos (propietarios)?

 

4. Primeros cómplices: los renderizadores

El EPUB tiene mucho por ofrecer, pero sus posibilidades por lo general se han mermado por los renderizadores. Todo dispositivo o programa que se utilice para leer un ebook es un renderizador.

De las instrucciones y funciones incluidas en un EPUB, el ereader o el software procede a pasar de ese código a un resultado legible. Esto es el proceso de renderización: la generación de una imagen a partir de un conjunto de comandos.

Por desgracia, aunque existen estándares sobre cómo debería renderizarse el ebook, por limitaciones de hardware o decisión del desarrollador, esto queda como sugerencia.

Su efecto ya es muy conocido para muchos de nosotros: el libro nunca se ve de la misma manera. Por ejemplo, hay ausencia de versalitas, falta de corte silábico o diferencia en el interlineado o en los márgenes.

Un dispositivo antiguo no podrá dar el mismo desempeño cuando muestra las características más complejas e incluso, simplemente, no las ejecutará.

También existen otros casos en que desarrolladores como Apple o Amazon restringen algunas posibilidades. Ejemplos: Amazon no permite la adición de ninguna funcionalidad de JavaScript y el soporte de CSS tiene sus limitantes; Apple bloquea el uso de formularios que ni con JavaScript pueden eludirse.

La aplicación de Google, entre las más populares, es la menos limitada. No obstante, de vez en cuando aparece un glitch en el que se crean saltos de línea forzados. El párrafo a la vista se ve mal formado aunque su estructura esté limpia.

Esta disparidad en el soporte en no pocas situaciones provoca una tensión entre quien desarrolla el ebook y su cliente. En más de una ocasión, tanto el cliente como yo, hemos tenido que ser lo suficiente pacientes para demostrar que la ausencia de una característica o la aparición de un error en la formación no es por la mala calidad del código sino una cuestión del renderizador.

Por estos motivos, el renderizador menos problemático que he encontrado es Calibre. En particular, es el que siempre recomiendo porque además es software libre. La interfaz puede parecer burda, pero su respeto a los estándares es muy elevado.

¿Que tal si, de una buena vez, caemos en cuenta que las posibilidades del ebook están constreñidas a las características de cada uno de los dispositivos?

eBooks · Mariana Eguaras - Consultoría editorial

 

5. Segundos cómplices: los distribuidores

El ebook puede estar ya desarrollado para sacarle su mejor partida en una amplia gama de dispositivos. Sin embargo, aun así nos topamos con dos grandes inconvenientes de los distribuidores.

 

A. La conversión a formatos propietarios

El primero es que algunos de ellos —guiño de nuevo a Amazon y Apple— no ponen a la venta el formato estándar que hemos trabajado. En su lugar, los convierten en sus formatos propietarios.

La argumentación es que sus propios formatos están optimizados para sus renderizadores. Por ello, lo aconsejable es utilizar sus herramientas de creación de ebook para producir sus formatos de manera directa.

Además de que sus formatos propietarios son herederos directos de estándares abiertos, estos incluyen características adicionales que habilitan el DRM y la minería de datos.

A esto se suma el aumento de horas de trabajo para poder crear una publicación en distintos formatos si se opta por la vía de la bifurcación del proyecto en lugar de la conversión.

 

La inutilidad del DRM

Tipos de DRM: DRM social o blando versus DRM duroEl candado digital que evita la reproducción no autorizada de una obra (el DRM) es, en mi opinión, una de las cuestiones en las que la edición digital ha despilfarrado una gran cantidad de recursos. Este candado nunca se ha mostrado lo suficientemente seguro para las personas que saben cómo eliminarlo.

El aprendizaje sobre cómo hacerlo no es complejo. Con un uso sencillo de la terminal y un par de plugins de Calibre es posible «liberar» las obras.

En lo personal, es un procedimiento común cuando adquiero algún libro en Amazon o en sitios que cuentan con DRM de Adobe. No por la supuesta «piratería» que el DRM pretende evitar, sino porque me desagrada la idea de que su uso es limitado a pesar de haber comprado el ebook. Este desagrado muta en necesidad cuando estas tecnologías propietarias no dan soporte a sistemas operativos abiertos.

 

Minería de datos o la recolección de información

La minería de datos es una cuestión muy delicada y que casi no se ha comentado en discusiones relativas a la edición y la publicación digitales.

Bajo el eufemismo «análisis de hábitos de lectura» lo que varios renderizadores llevan a cabo es una recolección de información que posteriormente será procesada por sus compañías desarrolladoras.

Con todas las relaciones encontradas es posible monetizar la manera en cómo leemos libros. ¿Maravillado porque Google, Amazon o Apple siempre te sugiere buenos libros? ¿Asombrado de las coincidencias entre lo que lees y la publicidad que te muestra? No es fortuito, ellos buscan el medio para venderte algo, incluso a través de lo que lees.

 

B. La aprobación de la publicación de ebooks

El segundo inconveniente no está en el lado del usuario hecho lector, sino en el del editor. Para quienes suben libros a distintas plataformas, en más de una ocasión, es un martirio que la publicación sea aprobada.

Dos ejemplos. Uno, Apple solo permite la subida de libros a través de iTunes Producer que, como pueden adivinar, solo está disponible para macOS. Y Amazon ofrece mucho menos regalías cuando el ebook no es exclusivo de su plataforma.

Las soluciones me parecen limitadas. Una consiste en pedir prestada una Mac para subir el libro. La otra es que, como Amazon es dueño de su plataforma, uno elige si acepta o no sus condiciones.

Como usuario y como editor no deberíamos estar limitados al uso de software específico para el desarrollo y comercialización de nuestros libros. Tampoco tendríamos que ver mermadas nuestras posibilidades de venta o de regalías según las condiciones de cada distribuidor.

A esto se suma la ausencia de estándares en la distribución de los ebooks. No es fortuito ni inevitable que se tengan que hacer procedimientos semejantes una y otra vez según la plataforma.

En realidad, todas las plataformas necesitan la misma información para poder colocar a la venta el libro. Si estas optaran directamente por una publicación estándar, como el EPUB, también se haría posible estandarizar su distribución.

 

Una idea para automatizar la distribución de ebooks

La idea es sencilla. Cada distribuidor requiere acceso al ebook, a la información para su venta y hasta algunas impresiones de pantalla. La clase de archivo que utiliza iTunes Producer para procesar toda esta información es una carpeta. Esta contiene, entre las capturas de pantalla y el ebook, un XML con toda la información necesaria para la venta.

Podría encontrarse un esquema XML estandarizado para esta información. Y, a partir de ahí, juntarlo con el libro y sus capturas de pantalla en una carpeta comprimida como ZIP. Con los accesos necesarios incluso se podría automatizar su subida mediante FTP o scp.

Con esto se abriría la posibilidad de poder automatizar la distribución y así tener pleno control de todos los procesos requeridos para la creación y subida de los ebooks.

Otra consecuencia sería la evasión de los nuevos intermediarios que funcionan como único distribuidor; cuyo trabajo consiste en mandar el libro a diversas plataformas.

¿Qué pasaría si no aceptamos los términos de los distribuidores y, en su lugar, hacemos presión para que se estandaricen y transparenten sus prácticas?

Dolores de cabeza frecuentes para un editor de ebooks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

Te presentamos la primera tienda de plantillas y cubiertas prediseñadas de libros en castellano

Maquetatulibro.com

Clic aquí y VISITA NUESTRA TIENDA

You have Successfully Subscribed!