¿Qué es y cómo hacer appbooks lúdicos?

Ramiro Santa Ana Anguiano diciembre 12, 2018 @ 9:18AM

Por el 11 Dic, 2018 | 2 comments

 

Muchos de nosotros cuando hablamos de appbooks se nos viene a la mente un tipo de aplicación muy particular. Se trata de una app que desde una tableta nos ofrece un libro muy interactivo; por lo general, con gráficos 2D y para un público infantil. Ejemplos concretos son Alice in America o la antología de Allan Poe.

Como lo mencionaba en otra entrada, los estudios de videojuegos tienen mayor ventaja para el desarrollo de este tipo de publicaciones. Pero eso no ha de intimidarnos porque, por fortuna, el sector editorial aún está en proceso de experimentar con esta clase de libros electrónicos sin el temor de no satisfacer expectativas editoriales.

En realidad, el sector aún desconoce bastante de la edición y la publicación digitales. No se diga sobre ebooks, cuyo modo de producción dista mucho de los procesos editoriales tradicionales. Estos appbooks están más cercanos al desarrollo de software que de la edición de libros.

Esta clase de appbooks se desarrolla de manera más eficiente si utilizamos un motor de videojuego. Sea que quieras aprender a hacerlo o buscar un equipo que te apoye, un primer paso es saber qué herramientas se pueden utilizar.

Capturas de pantalla del iPhone de iPoe Vol. 1 - Edgar Allan Poe

Capturas de pantalla del iPhone de iPoe Vol. 1 – Edgar Allan Poe.

 

Del centro a la periferia editorial

En la tradición editorial y cíclica estamos acostumbrados a trabajar con maquetadores de texto. El estándar de la industria es la suite de Adobe, que ofrece al editor un entorno y flujo de trabajo único.

En la edición ramificada se hace uso extensivo de lenguajes de marcado, notaciones de objetos y scripts. Aquí ya no existe un entorno único y en varios casos tampoco hay interfaces gráficas, lo que provoca que sea un modo de trabajo minoritario.

Si bien tienen sus diferencias, ambos tipos de edición buscan salidas estandarizadas para la industria. Para impreso, PDF; para digital, EPUB —y de ahí formatos propietarios de Apple o Amazon—, XML o JSON.

El desarrollo de appbooks se distancia del modo tradicional de hacer libros y de los formatos esperados en el quehacer editorial. La planeación y ejecución siguen metodologías del desarrollo de software.

En este contexto, para crear apps como las de Alice o Poe se requiere de una organización para el desarrollo de videojuegos. ¿Videojuegos y libros?, para muchos editores se trata de una extraña alianza, aunque existen varios antecedentes previos a la entrada del código en la edición donde se busca que el lector juegue con el libro.

El libro como objeto artístico o como receptáculo de información pasa a ser un objeto lúdico. El grueso editorial no ha prestado mucho interés en publicaciones para jugar.

Si te dedicas a la publicación de crucigramas o de sopas de letras con seguridad conoces de primera mano el desdeño de los editores que se dedican a libros serios. Al parecer el juego se hace sublime cuando se usa para géneros literarios tradicionales, como la novela Rayuela.

En la periferia del libro serio es donde nacen otra clase de publicaciones con diferentes intenciones hacia el lector. Este es el caso no solo de los libros de autoayuda, sino también de las publicaciones cuya pretensión es entretener.

El centro sigue la ley del papel y en su periferia el bit es la norma de facto. Ahí es donde los appbooks lúdicos pueden desarrollarse. Lejos del editor, más cercanos al desarrollador de videojuego y entusiastas.

 

Surgimiento de un híbrido

Hace ya un tiempo que existen paqueterías de software pensadas exclusivamente para el desarrollo de videojuegos: los motores de videojuego. Y los appbooks lúdicos son un híbrido.

Por un lado, los appbooks buscan que el lector juegue mientras lee. Los editores conscientes de localizar su génesis de los appbooks en la edición, quieren dar primacía al contenido textual. Por el otro, en el deseo de ofrecer un mayor entretenimiento se valen de herramientas ajenas a los modos de producción hegemónicos en la industria del libro. Su aliado —debido a que no lo reconoce como parte de su familia— es el videojuego.

De la cultura del libro el appbook toma su concepción como un producto editorial. De la cultura del videojuego usa sus métodos de producción para concebirse. Hay claras ventajas al respecto:

  • Permite experimentar con otro tipo de interacciones para los lectores, provocando incluso nuevas experiencias de lectura.
  • Es atractivo para un público joven que ha crecido con dispositivos digitales porque puede funcionar como un soporte introductorio a la cultura del libro.
  • Se trata de un nicho de mercado relativamente virgen para el sector editorial, por lo que es una fiebre del oro y un nuevo Viejo Oeste.

Pero también hay desventajas:

  • Por dar prioridad al contenido textual se suelen limitar los tipos de jugabilidad, por lo que el usuario puede aburrirse con más facilidad.
  • Al ser productos principalmente experimentales no tienden a tener buena calidad, lo que puede provocar una pérdida de la inversión.
  • Por tratarse de propuestas que compiten con otro tipo de contenidos digitales el lector juzgará su calidad en comparación con otros media, como películas o videojuegos, ignorando que el primer juicio debería darse en relación con otros libros.
Capturas de pantalla del iPad de Allice in America.

Capturas de pantalla del iPad de Allice in America.

 

Motores de videojuego

Un motor de videojuego facilita al desarrollador la gestación de una serie de productos interactivos, no únicamente videojuegos. Por lo general, los motores son un entorno de desarrollo integrado que da casi todas las herramientas necesarias para crear esta clase de productos.

Los motores pueden ser para crear experiencias 3D o 2D. Pueden soportar varios lenguajes de programación. Así como pueden usarse en diferentes sistemas operativos y tener distintas salidas, no solo para tabletas.

Lo anterior da flexibilidad, ahorra tiempo y permite concentrarse en elementos más emocionantes: el diseño, los gráficos, las animaciones, las experiencias de usuario, las mecánicas de juego o la trama.

Existen varios motores de videojuegos. Algunos de ellos propietarios, por lo que no se tiene acceso al código o quizá sea necesario un pago. Otros son abiertos o libres, por lo que pueden usarse y modificarse sin problemas.

A continuación veremos algunos de ellos.

 

⇒ Unity

  • Licencia: propietaria
  • Costo: gratuito – 125 dólares al mes
  • Sistemas operativos: Windows, macOS y Linux
  • Salidas: +25, incluyendo web, móviles, PC y videoconsolas
  • Lenguajes de programación: C#
  • Soporte VR: sí
  • Soporte AR: sí

Sin duda, el motor más popular es Unity. Los sistemas operativos soportados para su uso son prácticamente todos los disponibles. Entre los motores disponibles es el que más salidas contempla, por lo que no es una preocupación si el appbook es para tabletas, teléfonos, computadoras personales, exploradores web o consolas. También cuenta con soporte para realidad virtual (VR) y realidad aumentada (AR).

Fue muy cómodo cuando lo utilicé para proyectos editoriales con AR o para appbooks lúdicos 2D. Su uso multiplataforma ayudó a que no tuviera problemas para migrar de macOS a de nuevo Linux.

En ese momento tenía soporte para UnityScript, un lenguaje de programación basado en JavaScript. De manera extensiva, me facilitó su uso ya que mis conocimientos en lenguajes de la familia C son escasos.

En la actualidad, solo soporta un lenguaje de programación: C#. C# y C++ son lenguajes muy populares dentro del desarrollo de videojuegos. Si estás interesado a entrar de lleno en la creación de appbooks lúdicos es recomendable aprender al menos las bases de estos lenguajes.

Unity puede usarse de manera gratuita si no se exceden ingresos de 100.000 dólares anuales. Cuando se alcanza esa suma es necesario pagar una licencia mensual de 125 dólares. Además, existe la posibilidad de pagar de 25 a 35 dólares mensuales como individuo con acceso a diversos materiales didácticos.

Mi experiencia con Unity es buena. No podría dar una evaluación de su estado actual. Como sea, si te son indiferentes los usos de licencia, Unity, sin duda, es una buena opción.

 

⇒ Unreal Engine

  • Licencia: propietario con acceso al código fuente
  • Costo: gratuito – 5% de regalías
  • Sistemas operativos: Windows, macOS y Linux
  • Salidas: +15, incluyendo web, móviles, PC y videoconsolas
  • Lenguajes de programación: C++ y Blueprint
  • Soporte VR: sí
  • Soporte AR: sí

Unreal Engine es un motor que, cuando estaba investigando qué software usar para ciertos proyectos, me pareció un entorno más completo que Unity. Por lo mismo me hizo pensar que era más complejo. Si a esto sumamos que mi dominio de C es mínimo, me incliné a usar Unity por el desaparecido UnityScript.

No puedo tener una opinión por este motivo. Sin embargo, su uso y oferta de salidas es muy similar a la de Unity. Si tienes conocimientos de C o quieres entrarle de lleno al desarrollo de contenidos interactivos, quizá es muy buena idea probar antes con Unreal Engine.

Además ofrece un interesante lenguaje de programación visual —aunque parece que para el siguiente año Unity ya soportará algo similar—. Con esto se disminuye la curva de aprendizaje para personas que no venimos del campo del desarrollo de software, ya que de manera visual es posible dar vida a nuestros proyectos.

Unreal Engine también es software propietario, con la particularidad que sí permite acceso al código fuente. Su uso es gratuito hasta que en cada trimestre registres ganancias de al menos 3000 dólares. A partir de ahí es necesario ceder el 5% de las regalías.

Pese a que ofrece el código, o su uso en principio es gratuito como el de Unity, no hay que olvidar que existe una diferencia entre lo gratuito, lo abierto y lo libre. De nueva cuenta, si los usos de licencias te son irrelevantes, Unity o Unreal Engine son muy buenas opciones.

 

⇒ Godot Engine

  • Licencia: abierta – MIT License
  • Costo: gratuito
  • Sistemas operativos: Windows, macOS y Linux
  • Salidas: Windows, macOS, Linux, web, iOS y Android
  • Lenguajes de programación: GDScript, VisualScript y C#
  • Soporte VR: sí
  • Soporte AR: sí

Godot Engine ofrece muchas opciones similares a las de Unity o Unreal Engine. La primera diferencia es que se trata de un motor desarrollado por una comunidad. No solo es gratuito, también es abierto. Esto nos da más flexibilidad para los que nos azotamos con las licencias de uso.

Sus salidas son mucho más reducidas, pero abarca lo más común para el usuario, a excepción de las videoconsolas. Soporta computadoras personales, juegos web y dispositivos iOS o Android.

Originalmente, su desarrollo se inclinó a los juegos 2D, aunque ya existe soporte 3D. En lo personal, ahora me encuentro jugando, aprendiendo y experimentando con este motor no solo por ser abierto, sino también por los lenguajes de programación que pueden usarse.

¿Tengo que volver a repetir que mis conocimientos de C son pocos? Si a eso sumamos que en la edición ramificada usamos muchos scripts, algunos de ellos escritos con Python, GDScript me pareció interesante. Este lenguaje de programación ha sido desarrollado por la misma comunidad de Godot y está basado en Python.

Para mi interés personal, pienso que es una ganancia. Mientras aprendo a usar Godot también, al fin, empiezo a familiarizarme con Python. Además, su documentación me parece muy completa y amigable.

Si tu interés es desarrollar appbooks lúdicos en ecosistemas abiertos o libres; si vienes de otro campo distinto al desarrollo de software o si careces de conocimientos de C, entonces Godot Engine es tu mejor opción.

Ejemplo de edición en Godot

 

⇒ Cocos2d

  • Licencia: abierta – MIT License
  • Costo: gratuito
  • Sistemas operativos: Windows, macOS y Linux
  • Salidas: Windows, macOS, Linux, web, iOS, Android y Windows Phone
  • Lenguajes de programación: C++, C#, Python, JavaScript, Lua, Objective-C, Swift
  • Soporte VR: ?
  • Soporte AR: no

Cocos2d no es un motor, sino una familia de software que permite desarrollar videojuegos para diversas plataformas. Sus salidas también son escasas comparadas a las de Unity o Unreal Engine. Pero, como Godot, las salidas que ofrece son las más comunes para los usuarios que no juegan con videoconsolas.

Al tratarse de una familia, pueden usarse un gran número de lenguajes de programación. Esto es una gran ventaja, pero también un potencial problema. Cocos2d fue lo primero que utilicé para proyectos editoriales. Su pluralidad no hace sencillo decidir cuál usar, cómo instalarlo o cómo configurar y gestionar el proyecto.

Fue mi primera prueba no tanto por su tipo de licencia, sino porque en aquel tiempo me pareció que fue el software que se usó para Alice o Poe. Recuerdo haber extraído los archivos de las apps y en alguna de ellas ver la mención de Cocos2d. (No lo recuerdo con exactitud y puede ser que esta información no sea exacta).

Desarrollar con Cocos2d fue toda una aventura. Aprendí muchas cosas, pero también sentí que el ritmo de desarrollo fue torpe por cuestiones ajenas al proyecto. Colapsos, error de dependencias, cosas raras en la compilación, etcétera.

No puedo opinar del estado actual de Cocos2d, pero sí puedo indicar que la experiencia con Godot ha sido menos dolorosa.

Cocos2d no soporta AR porque, en general, no soporta proyectos 3D. Al parecer, la implementación de VR es posible, aunque ha sido más bien como experimentos de usuarios de su comunidad y no como un elemento por defecto.

 

¡A probar!

Sin duda existen muchísimos más motores de videojuego. Algunos son muy especializados, otros más de uso general. Unos más son muy robustos y por ahí también hay los que son más experimentales.

Sea como sea, si quieres desarrollar appbooks lúdicos o buscar a un equipo de personas que te ayuden en tu proyecto, al menos ya sabes por dónde empezar.

    2 comentarios

  1. Yo estoy viendo que es interesante ver como funciona Adobe Character animator, por ejemplo, ya que puedes tener tus personajes hechos en Illustrator e integrarlos; usar adobe animate… y dar un enfoque más editorial. Abro las webs de esas apps y veo mucho 3D, animación, videojuego y tema que se come al mundo de la lectura. Está bien conocerlo para saber que tantean las empresas, pero que luego no se dedique tiempo de aprendizaje a cosas que resulten no tener mucha salida, porque como bien dice este artículo compitan con ámbitos que le coman terreno o porque no acabe de despegar como le pasa a la realidad virtual (que se ha hablado mucho de ella, pero no aparece su potencial)

    Dani

    12 diciembre, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te presentamos la primera tienda de plantillas y cubiertas prediseñadas de libros en castellano

Maquetatulibro.com

Clic aquí y VISITA NUESTRA TIENDA

You have Successfully Subscribed!