En un comentario en la entrada Qué tipografía usar para libros impresos y digitales invité a Javier Álvarez Franco; profesor de tipografía en la Escola Superior de Artes e Deseño Pablo Picasso de A Coruña.

En esta entrada, Javier explica la diferencia entre familia tipográfica, subfamilia tipográfica y fuente tipográfica. Él ha tenido la gran amabilidad de escribir el siguiente texto donde explica esas diferencias relacionadas con el mundo de la tipografía:

“Cada vez que, en cualquier trabajo de tipografía, decidimos emplear un conjunto de letras y signos (números, símbolos, ornamentos…), solemos emplear una fuente tipográfica: una Times New Roman regular, pongamos por ejemplo. Este nombre, el de fuente, es una traducción de la palabra inglesa font (término que sustituyó en el tiempo a la originaria fount, de fundición, ya que este conjunto se fundía conjuntamente). En nuestro contexto, el del español, sería más correcto emplear la palabra póliza, como hacen los franceses que usan police.

Cuando un impresor, del siglo XIX por ejemplo, necesitaba material para componer un libro, debía adquirir uno o varios conjuntos de tipos de metal denominados pólizas. Cada una de estas pólizas consistía en un número determinado de tipos de metal de letras, mayúsculas y minúsculas, y signos en un cuerpo determinado. Pero por la influencia del inglés en nuestra disciplina, especialmente por las tecnologías empleadas, se entiende el uso de fuente tipográfica.

Aunque la idea de elaborar una serie de fuentes tipográficas con unas características de diseño comunes surgió en el siglo XVII, la denominación de familia tipográfica no se empleó hasta las primeras décadas del XX. Con familia tipográfica (Typeface en inglés y famille en francés) nos referimos al conjunto de variaciones (fuentes tipográficas) que comparten unas características formales determinadas. Así, volviendo al ejemplo anterior, la Times New Roman sería una familia tipográfica, que ofrece diversas fuentes: regular (normal en español), italic (itálica), bold (negra o gruesa), y bold italic (itálica negra).

En los últimos años del siglo XX, aparece un término nuevo, intermedio entre fuente y familia tipográfica. Se trata de subfamilia, que se emplea en los casos en los que, manteniendo unas características, una familia tipográfica presenta variaciones de mayor relevancia que las que implicarían las habituales de las fuentes.

Un ejemplo es la familia Rotis, diseñada por Otl Aicher en 1988, que presenta cuatro subfamilias: Serif, con remates plenos, Semi Serif, con remates insinuados, Semi Sans, sin remates pero con contraste moderado, y Sans, sin remates y con un contraste mínimo. Evidentemente, cada una de estas subfamilias presenta las habituales fuentes roman, italic, bold y bold italic (En 2011, Robin Nicholas y Alice Savoie, aumentaron las fuentes disponibles para cada una de las subfamilias, al diseñar las variaciones de peso light [fina], semibold [seminegra] y black [extranegra]).

Actualmente disponemos en nuestros equipos de familias, subfamilias y/o fuentes tipográficas (depende algo del formato del archivo instalado), pero los caracteres y signos que empleemos pertenecerán a una fuente tipográfica.

No nos debería sorprender el hecho de emplear, hoy en día, términos que corresponden a una etapa tecnológica de la tipografía ya superada u obsoleta. ¿No seguimos llamando fundición digital (lo que los ingleses denominan foundry, y los franceses fonderie) a una distribuidora de archivos con caracteres y signos tipográficos para instalar en nuestros equipos informáticos?”.

Familia tipográfica  |  (Subfamilia tipográfica)  |  Fuente tipográfica

 Fuentes y familias tipográficas (c) Ricardo Lázaro Soriano

© Ricardo Lázaro Soriano, en Frickr

¡Gracias Xavier!