La proliferación de plataformas de lectura es cada vez mayor y ello me genera la preguntas: ¿existe suficiente masa lectora para la oferta de plataformas de lectura actual? ¿Habrá más lectores en los próximos años cuando aparezcan nuevas plataformas?

Con el cambio de hábitos en la utilización del tiempo libre y el ocio, sumado a la proliferación de nuevas formas de entretenimiento, contamos con menos tiempo para realizar diversas tareas.

La televisión y las series, los videojuegos en teléfonos inteligentes y en las redes sociales, las facilidades de acceso y uso de los soportes digitales, entre otros factores, hacen que el tiempo disponible para la recreación se vea fragmentado.

Un tercio de nuestra vida dormimos, más de otro tercio trabajamos y lo que queda del tercio restante lo utilizamos para hacer todo lo demás: deporte; ver programas, series y películas; asistir a eventos; leer en papel o en digital; navegar en Internet y participar en las redes sociales; jugar a videojuegos o a las cartas; encontrarnos con amigos y/o familiares; dedicarnos a tareas de la casa; cocinar; viajar, y la lista aquí puede extenderse tanto como uno desee.

En definitiva, la constelación de ofertas de consumo es gigante y todas tienen el propósito de colonizar nuestro tiempo libre.

Si a esto le sumamos que el 35 % de la población española declara no leer nunca o casi nunca un libro —según el avance del Estudio nº3047 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)—, y que la media de libros leídos en España es de 8,6 libros al año, la masa lectora se reduce aún más.

Redes sociales de recomendación literaria

Más de cuarenta redes sociales de lectura, llamadas también redes sociales de recomendación literaria o redes sociales de literatura, funcionan en la actualidad, con diverso éxito según la cantidad de usuarios y la interacción entre ellos.

En estas plataformas de lectura los usuarios intercambian opiniones sobre los libros que leen, en algunos casos interactúan con el autor de la obra y también crean sinergias con otros usuarios.

Estas redes son una especie de club de lectura virtual donde se generan críticas, comentarios y recomendaciones de diversas obras.

Leer en la nube

Con Internet es posible leer en la nube sin necesidad de descargar los archivos de los libros. Así encontramos a 24symbols con dos modalidades: una de lectura gratuita, a cambio de publicidad, y otra bajo suscripción mensual.

Nubico, por su parte, solo permite la lectura en streaming a cambio de una suscripción mensual (no cuenta con alternativa gratuita).

Amazon también facilita la lectura en la nube, incluso sin conexión a Internet, a través de la aplicación Kindle Cloud Reader. Esta aplicación permite leer en cualquier navegador los libros adquiridos en la tienda online Amazon igual que si lo hiciéramos en un dispositivo móvil o la tableta.

Pantalla de inicio de 24symbols

Blogs literarios

Muchos amantes de la lectura crean un blog con el fin de compartir sus lecturas en estos espacios. Prefieren comentar y reseñar los libros que leen en su propio blog o bien en uno colaborativo, donde participan varios lectores/blogueros, por ejemplo Un libro al día.

La variedad de blogs literarios van desde aquellos que comparten la opinión de sus lecturas hasta aquellos sitios en donde los autores escriben y comparten sus novelas.

En El rincón de la novela romántica encontrarás ejemplos de varias escritoras de novela romántica que publican sus novelas en Internet, algunas por entrega (capítulo a capítulo) y otras al completo.

Lectura colectiva

Hace muy poco, nos enterábamos del nacimiento de Crowdreading [el enlace ha dejado de existir] un sitio web destinado a la lectura colectiva.

Esta plataforma de lectura, a través de “mapas de calor” que se obtienen de las marcas o los subrayados que hacen los lectores en el libro, generan unas teselas que destacan los puntos más valorados por los lectores en una determinada obra.

El proyecto surge de la mano de Javier del Puerto que con esta plataforma desea aprovechar las posibilidades que el formato digital ofrece a la lectura.

La propuesta más interesante, desde mi punto de vista, es la de “revelar la lectura real frente a la propuesta/presupuesta”.

Videoreseñas de lecturas

En menos de una semana se produce el lanzamiento de Vivlios, una “comunidad de lectores con ganas de compartir experiencias: un espacio para descubrir, leer y recomendar libros”, tal como se define en su cuenta de Twitter.

Se presenta como un “portal de promoción de libros en formato vídeo donde los lectores son los protagonistas. Si eres lector, en Vivlios puedes descubrir qué leen tus amigos, hacer listas de tus libros favoritos, seguir a tus autores predilectos, recomendar con texto o vídeo los libros que estás leyendo y mucho más.” (Facebook), y “un servicio de promoción de libros dirigido a editoriales, agentes literarios y escritores que quieran dar a conocer sus obras editoriales en el entorno online” (LinkedIN).

Recomendación de libros para editores

Manuscritics es una plataforma de lectura “no profesional” donde los lectores recomiendan a los editores la publicación de determinados libros que les han interesado.

Con el ánimo de valorar el gusto del lector más que los vaivenes del mercado editorial, los lectores que colaboran en Manuscritics obtienen, a cambio de su participación, libros firmados y dedicados por los autores a quienes han ayudado a ser publicados; libros en papel y ebooks de regalo; invitaciones a festivales y ferias del libro dirigidas exclusivamente a profesionales; y en algunos casos hasta contacto directo con los editores.

Manuscritics

Tras este escueto e incompleto repaso de algunas plataformas de lectura (donde he dado preferencias a las más nuevas), con sus diferencias y semejanzas entre ellas, vuelvo a plantear la pregunta ¿hay tantos lectores para tantas plataformas? Los lectores ¿están dispuestos a invertir su tiempo libre en este tipo de plataformas? ¿Qué opinas tú al respecto?