La idea de crear una Biblioteca Digital Mundial surgió a mediados de 2005 de la mano del bibliotecario del Congreso de Estados Unidos, James H. Billington.

Este profesional propuso su creación en un discurso dirigido a la Comisión Nacional de Estados Unidos para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, las Ciencias y la Cultura (UNESCO).

El ideario del surgimiento de la Biblioteca Digital Mundial se basó de la necesidad de digitalizar el contenido cultural de las naciones y, en especial, el contenido de los países en vías de desarrollo, que son quienes carecen de mayor infraestructura y recursos tecnológicos.

Desde abril de 2009, cuando se lanza el proyecto al público internacional y se presenta la interfaz actual, la Biblioteca Digital Mundial ha estado en constante cambio y crecimiento.

Día a día se suman diversos contenidos como manuscritos, mapas, libros poco usuales, partituras musicales, grabaciones de audio y vídeo, grabados, fotografías y dibujos arquitectónicos, con excelente definición.

Los socios que aportan el material son principalmente las bibliotecas, los archivos y otras instituciones de todas las naciones del mundo que poseen colecciones con contenido cultural y patrimonial.

La Biblioteca también recibe la colaboración de instituciones, fundaciones y empresas privadas. Todas ellas aportan tecnología, convocan y copatrocinan reuniones de grupos de trabajo o colaboran con aportes económicos.

La interfaz de las herramientas de búsqueda y navegación y las descripciones de los contenidos están disponibles en siete idiomas: árabe, chino, inglés, francés, portugués, ruso y español.

Sin embargo, la variedad lingüística del material supera los cincuenta idiomas. Los manuscritos y libros, los mapas, las fotografías y otros materiales se encuentran en sus lenguas originales.

El corpus de la Biblioteca Digital Mundial

El corpus que ofrece esta biblioteca está compuesto por archivos digitales de alta calidad, con un valor patrimonial añadido; todo con el objeto de permitir el acercamiento entre las diferentes culturas del mundo.

El ingreso a la página web es gratuito y no requiere de registro para hacer búsquedas por épocas, zonas geográficas, o tipo de documento e institución.

Forman parte del acervo documento como el japonés Hyakumanto darani publicado en el año 764 y considerado el primer texto impreso; la Declaración de Independencia de Estados Unidos; códices precolombinos y los primeros mapas de América dibujados por Diego Gutiérrez para el rey de España que datan de 1562

Estos son solo algunos de los documentos digitalizados y que cualquier navegante de la Red puede consultar a través del portal .

Biblioteca Digital Mundial

En el apartado de Acerca de la Biblioteca Digital Mundial se especifican todos los temas relacionados con la Biblioteca Digital Mundial; entre ellos:

  • cómo se selecciona y se traduce el contenido;
  • quién clasifica el contenido por lugar, época, tema y clase de artículo;
  • cómo se establecen las clasificaciones del material;
  • cuáles son las normas de utilización de su contenido;
  • cómo utilizar el contenido de la biblioteca.

Para su puesta en marcha, la Biblioteca ha recibido aportes financieros de colosos como Google, la Fundación Qatar y Microsoft, entre otros colaboradores.

[Adenda, 27-09-2011] En Europa existe Europeana, una biblioteca digital de acceso libre con cuadros, música, películas y libros procedentes de las galerías, bibliotecas, archivos y museos de Europa.