Por fin, tras casi seis meses siete libros de la editorial digital Sinerrata están disponibles en impresión bajo demanda en Casa del Libro. Sí, has leído bien: casi medio año y debido a la inoperancia, nula eficacia y menor eficiencia de Casa del Libro.

¿Quieres publicar con impresión bajo demanda en Casa del Libro? Antes de embarcarte en esta aventura, sugiero que leas esta entrada y analices si realmente vale la pena hacerlo porque necesitarás paciencia, mucha, pero que mucha, paciencia.

Hace año y medio largo, en una entrada de este blog comentaba que Casa del Libro comenzaba a producir libros bajo el sistema de impresión bajo demanda y planteaba la inquietud de cuántas casas editoras se animarían a publicar con este sistema y cómo evolucionaría la relación entre Casa del Libro y las editoriales. A marzo de 2013 solo una editorial estaba publicando con impresión bajo demanda en Casa del Libro: IC Editorial.

Hoy, y después de casi dos años, solo dos editoriales se han sumado a publicar con Impresión bajo demanda en Casa del Libro, el Grupo Francis Lefebvre y Sinerrata. Me consta que otros sellos están embarcados en la misma odisea y como tengan más títulos que siete —que los tienen— la demora se multiplicará, al igual que el nivel de turbación.

Publicar con el sistema de Impresión bajo demanda en Casa del Libro es un desquicio, a tal punto que pensamos más de una vez abandonar este proceso y publicar los libros en otras plataformas para que, por fin, estén disponibles también como libros impresos para aquellos lectores que prefieren este formato.

De hecho, los libros de Sinerrata también están disponibles en papel en Amazon, y gracias a Casa del Libro, que con su nefasto servicio nos animó a publicar allí. En CreateSpace de Amazon no tardamos ni una semana en tener los libros en papel disponibles para su venta.

No comentaré con lujo de detalles todo el proceso por el que hemos pasado Amalia López, editora de Sinerrata, y yo, porque sería extenuante, además de aburrido. Con las siguientes pinceladas, podrás apreciar parte del camino recorrido:

  • Solicitamos el contrato para firmarlo y así comenzar a cargar los archivos de los libros y no lo enviaban; fue necesario reclamarlo un par de veces y luego reclamar los datos de acceso al FTP de Casa del Libro.
  • Tras varios intercambios de correos electrónicos, cuando logramos que nos faciliten los datos de acceso al FTP para cargar los archivos y metadatos de los libros… nos los envían mal: los datos de acceso eran incorrectos.
  • Escaso personal (tres personas) en Casa del Libro para administrar la publicación de libros digitales y libros para impresión bajo demanda. Una cantidad insuficiente de trabajadores que se traduce en ineficacia e inoperancia. Y alguno de ellos está de vacaciones o ausente debes esperar a que regrese, ya que no hay otra persona que pueda hacer su trabajo. Por tanto, cualquier proceso se extiende ad aeternum.
  • He perdido la cuenta de las veces que subimos al FTP o enviamos el archivo Excel con los metadatos modificados, corregidos, escritos de una forma y de otra, y como solución recibíamos la respuesta: “El sistema no acepta los metadatos y no sabemos por qué”.
  • A la pregunta “¿Cuál es el problema, así podemos corregirlo?”, la respuesta era: “No sabemos” y/o “Es un error del sistema”. ¿Y cómo quieres que yo sepa por qué tu sistema no funciona?
  • Innumerables correos electrónicos sin respuesta, a lo que recurríamos a la llamada telefónica para que nos digan siempre lo mismo: “El sistema no acepta los metadatos y no sabemos por qué”.
  • El 1 de diciembre vemos publicados cuatro títulos, cada uno de ellos aparece como “Descatalogado por distribuidor. Este producto ya no se encuentra disponible”. ¡Pero si nunca estuvieron disponibles!
  • El día de 24 de diciembre Amalia percibe que —¡por fin!— los siete libros están disponibles para su compra en papel en la librería online de Casa del Libro. Sin embargo;
    • uno de los libros aparece con la cubierta con la imagen de Amazon (vale aclarar que ya habíamos detectado esta imagen de cubierta y enviado, a pedido de Casa del Libro, por correo electrónico y por FTP, la imagen correcta en PDF y en JPG) No sabemos cómo llegó una cubierta de Amazon a Casa del Libro;
    • a otros tres libros les falta la descripción, y
    • las fichas de los libros digitales y las de los libros de impresión bajo demanda no están relacionadas. ¿Acaso esperábamos un milagro por Navidad?

Ejemplos (malos) de fichas de libros de sinerrata en Casa del Libro

Ahora batallaremos para que se incorpore el octavo libro publicado por Sinerrata al sistema de impresión bajo demanda en Casa del Libro: El caso de la mano perdida (aunque después de esta entrada no se si querrán hablar conmigo…)

Como comenté más arriba, esto es un resumen de las peripecias por las que pasamos, así que si quieres publicar tus libros en papel con impresión bajo demanda en Casa del Libro, piénsatelo muy bien y préndele una vela a Job y tal vez tengas más suerte que nosotras. 🙂

[Adenda, 18-01-2015] Otra muestra del nefasto servicio de Casa del Libro: el día 24-12-2014 se solicitaron ejemplares de libros de sinerrata en Casa del Libro. El día 16-01-2015 envían este correo: “Te comunicamos que lamentablemente no nos ha sido posible conseguir los libros que nos has solicitado, por encontrarse agotados en la editorial. Por lo que tu pedido queda anulado“. Es decir, dos semana más tardes de efectuar el pedido comunican que anulan el mismo porque, según ellos, la editorial no tiene ejemplares…  Y luego nos preguntamos por qué el sector editorial va de mal en peor, por qué no se venden libros, por qué Amazon nos gana la partida, etc., etc.

Pin It on Pinterest