Escribo esta entrada porque tuve la suerte de acceder a un espécimen tipográfico antiguo hace un par de meses. Durante mi estancia en Guatemala, para dar clases, visité las instalaciones de la Dirección General del Diario de Centro América y Tipografía Nacional.

Durante el recorrido por las instalaciones me permitieron acceder a un espécimen tipográfico impreso a finales del siglo XIX. Se trata de una publicación a la que se le nota ya el paso del tiempo en algunas de sus páginas. Esta proviene de Berlín y pertenecía a la Schriftgiesserei Emil Gursch. Me comprometí a averiguar más sobre esta función y el catálogo y a enviarles la información que encontrara.

Cuando investigo algo encuentro muchísima información relacionada o adyacente a lo que estaba buscando. Y me enrollo si el tema me apasiona —¿no te pasa a ti también?—, algo que era muy fácil que me sucediera con este asunto.

El resumen corto es que acabo con una carpeta repleta de fotografías, archivos y enlaces. Luego, llega el momento de clasificar, ordenar y presentar esta información; otra faena con la cual disfrutar.

Para aprovechar doblemente el trabajo realizado, en este artículo comparto contigo parte del material que encontré durante mis indagaciones.

Si estás buscando información sobre fundiciones, catálogos tipográficos o cómo usarlos en tu día a día, espero que esta entrada te sirva como información para tu propia exploración.

Qué es un espécimen tipográfico

El espécimen tipográfico es un muestrario de grafismos, un catálogo comercial de productos tipográficos. Un espécimen no solo tiene fuentes, sino también elementos y recursos gráficos que trascienden a la letra.

Por eso me refiero a grafismos, en el sentido en el que lo define Martínez de Sousa. Para él, un grafismo es “todo aquello que deja una imagen impresa, como las letras y otros signos, los filetes, los adornos, los grabados o ilustraciones”.

Dentro de lo impreso, obviamente, la reina absoluta es la tipografía: los tipos, las fuentes y las familias tipográficas.

El origen del espécimen tipográfico se remonta a la invención de la imprenta. Quienes fundían el metal y producían tipos móviles necesitaban comunicar sus creaciones. De este modo, mostraban sus productos a los impresores y cómo estos se plasmaban sobre el papel.

En el blog de la Cátedra Cosgaya de la carrera de Diseño Gráfico de la FADU/UBA lo definen como:

“Una publicación en la que se muestra y presenta un tipo de fuente, detallando variables, tamaños, pesos, legibilidad, espaciados y todas las características que posee una fuente tipográfica”.

Una definición que engloba varios aspectos de un espécimen tipográfico la da Juan Carlos Cué en el blog de Pampatype:

“Los especímenes tipográficos son catálogos o muestrarios de carácter comercial donde mostrar las posibilidades visuales, gráficas y estéticas de una o varias fuentes tipográficas”.

El mismo autor comenta que un espécimen puede tener “formas tan diversas que van desde una simple hoja hasta publicaciones bellísimas completamente ornamentadas”. Y que “la finalidad ha sido siempre la de exaltar las características y la belleza de las letras”.

Como se ve en las imágenes de esta entrada, en un espécimen tipográfico hay letras y también varios recursos gráficos más para componer publicaciones.

¿Catálogo o espécimen?

Por último, Cué señala una diferencia entre espécimen y catálogo tipográfico. Sobre el catálogo dice que:

“Tiene como función primaria enumerar, categorizar y agrupar distintos desarrollos, tengan o no relación entre sí. Se trata de un índice gráfico (…). En estricto sentido, el catálogo debe anteceder al espécimen y funcionar como antesala para persuadir al usuario y advertirle sobre las posibilidades generales con las que cuenta la fuente o familia en un vistazo”.

En tanto, el espécimen “debe mostrar todos los detalles, características y particularidades de las fuentes”.

Qué debe tener un espécimen tipográfico

En el citado artículo de Pampatype encontramos la respuesta a qué información debe contener un espécimen tipográfico. Publicado en tres partes (I, II y III), Juan Carlos Cué dice que, según la pieza en la que se muestra el espécimen, el contenido varía.

Las piezas sobre las que se plasma un espécimen tipográfico pueden ser un cartel, un folleto, un libro, un archivo PDF y una página web. Considerando la información que reúne cada una de estas piezas, el contenido que suele mostrarse es:

  • Nombre de la fuente, familia o grupo
  • Repertorio básico y completo
  • Muestra resumida de variantes de estilo y peso (si procede)
  • Alternativas estilísticas, las ordinarias y las sobresalientes
  • Descripción breve sobre las cualidades
  • Repertorio completo, por variante de peso, estilo y tamaño de cuerpo
  • Comparativo de cuerpos según el tipo de desarrollo
  • Lista de abreviaturas y aclaración de términos (si aplica)
  • Precisar la función primaria y describir las condiciones idóneas para su empleo
  • Soporte idiomático
  • Tipos de licenciamiento
  • Información sobre la empresa fundidora, el diseñador y la fecha de lanzamiento
  • Datos de contacto y punto de venta.

Este diseñador gráfico y tipográfico mexicano recalca que “el espécimen tipográfico debe mostrar todos los detalles, características y particularidades de las fuentes”. Se refiere a “la genética, los distintos estilos y variantes, el repertorio completo de signos, las funciones especiales, los alcances” y los limitantes de las fuentes.

El autor remata con que la función principal del espécimen tipográfico es la de “ayudar al usuario a evaluar si la propuesta tipográfica es la adecuada para su proyecto editorial o de diseño”.

Espécimen tipográfico antiguos y modernos

Un catálogo de tipografía actual dista y mucho de los antiguos, de los anteriores a la digitalización de la imprenta.

Hoy, gracias a la tipografía digital y el ordenador, podemos cambiar el tamaño de las letras prácticamente sin límites. En tanto, en los catálogos de las fundiciones de plomo las restricciones no eran pocas.

Por ejemplo, la disponibilidad de los cuerpos de cada fuente y sus pesos eran reducidos. Hoy, con las oportunidades técnicas modernas no hay limitaciones para la expansión de alternativas.

El primer espécimen tipográfico fue impreso en 1486 en Augsburgo, Alemania, por Erhard Ratdolt. Ochenta años después (en 1567) se empleó por primera vez el término.

Fue en Index sive Specimen Characterum, de Christoffel Plantijn, impresor del rey Felipe II, cuando Amberes pertenecía al Imperio español.

En la actualidad, encontramos especímenes de diversos formatos: en carteles, en libros o cuadernillos, en PDF, etc. También en línea, como este y este otro, ambos hechos íntegramente en HTML; y otros como parte de un sitio, como este ejemplo.

La fundición tipográfica Emil Gursch

De acuerdo con esta página web el 1 de marzo de 1866 nació la fundición de tipos E. Gursch & Co. en Berlín, fruto de la asociación de Hermann Engel, Emil Gursch y A. Hoffmann.

Con la compra de otras fundiciones tipográficas, la empresa crece velozmente en las últimas décadas del siglo XIX. Aumenta la cantidad de empleados y de máquinas de fundición, a la vez que se amplía el catálogo de fuentes.

En 1881, la compañía cambió de denominación a Schriftgießerei Emil Gursch. Siete años más tarde Gursch se jubiló dejando como legado su nombre a la empresa. (Schriftgiesserei o schriftgießerei es fundición tipográfica en alemán).

Debido a la próxima llegada del nuevo siglo, la fundición compró un terreno en Gneisenaustraße 27. Allí se construyó una nave de dos mil metros cuadrados a la que se mudaron en 1901.

En 1918 Schriftgießerei Emil Gursch fue adquirida por la fundición H. Berthold AG. Se estima que las instalaciones funcionaron como tal hasta finales de la Segunda Guerra Mundial.

Las siguientes son fotografías del volumen de la Dirección General del Diario de Centro América y Tipografía Nacional.

En este enlace y en este otro puedes ver más catálogos de esta misma fundición. ¿Quieres más ejemplos? Aquí encuentras cientos de ellos y muy antiguos, como este del siglo XVII.

Aplicación práctica de un espécimen tipográfico

Muchas veces, según el tipo de proyecto, trabajo con una especie de espécimen tipográfico creado por mí. Tengo un documento que actualizo periódicamente que contiene dobles páginas de libros maquetadas. Este muestrario me sirve para exponerle a los clientes cómo podría quedar su libro maquetado según la fuente que elijan.

Tras haber compuesto tantas publicaciones he adquirido cierto conocimiento sobre cómo se comportan algunas fuentes sobre el papel. Por otro lado, voy cambiando y sumando fuentes a estas preferencias de maquetación a medida que descubro nuevas.

Ya sabemos que no hay una tipografía mejor que otra, sino algunas más adecuadas para determinados tipos de libros. Así y todo, ese “algunas” pueden ser diez fuentes, pero también cincuenta o cien.

Con este muestrario lo que pretendo es que el cliente me oriente sobre la clase de letra que le gusta. Si prefiere una más delgada y alta o una más ancha y aplastada; una fuente con los remates más pronunciados o una con las serifas suaves; incluso si prefiere una tipografía de paloseco.

Este espécimen sui generis es muy útil como punto de partida para hacer un boceto con las primeras páginas de la obra.

Una vez superados el paso del espécimen y el del boceto llega el turno de componer toda la publicación.

Creador de especímenes de tipos digitales

Typespecimens es un proyecto sobre qué son los catálogos tipográficos, cómo se utilizan y quién los hace. Su creador es el diseñador inglés Mark Boulton.

Este proyecto profundiza en los especímenes desde tres perspectivas:

  1. como artefactos hechos por y para diseñadores de fuentes con el fin de evolucionar la cultura tipográfica;
  2. como herramientas para que los usuarios de fuentes tomen decisiones sobre su elección y el uso del tipo;
  3. como herramientas de marketing efectivas.

Typespecimens facilita (gratuitamente) un generador de muestras digital, Specimen Builder, para construir un espécimen tipográfico digital.

Orientado a diseñadores, desarrolladores y fundiciones que quieran catalogar sus fuentes, también permite la impresión del catálogo.

Suscríbete a mi boletín quincenal

 Y recibe regalos de bienvenida.

¡Me apunto!

You have Successfully Subscribed!