Una de las incertidumbres a las que nos enfrentamos es saber cómo quedará un libro una vez impreso. Para ello, nada mejor que hacer una prueba de impresión.

Con la impresión de unas pocas páginas es más que suficiente; de hecho, es lo recomendable antes de maquetar la obra entera.

Cuando comienzo a trabajar en una maquetación siempre le envío al cliente un boceto de las primeras páginas.

Lo hago para que pueda apreciar mi propuesta de diseño y composición para su libro. Pero, además, para que haga una impresión y pueda verla y comentar qué le parece.

Ver el boceto inicial en la pantalla de un ordenador no es igual que visualizar las páginas impresas; tampoco en la de un móvil o una tableta.

La experiencia más real es imprimir estas páginas a tamaño real, recortarlas y percibir qué sensaciones transmiten esas hojas; compararlas y contrastarlas.

Antes de enviar el PDF con el boceto, yo hago mi propia prueba de impresión. Con ella puedo comprobar los aspectos que menciono más abajo y hacer los ajustes que considero oportunos antes de que llegue al cliente.

Para mí es importante que el autor se identifique y se sienta a gusto con el diseño de su libro. De ahí que pongo a disposición de ellos este sistema.

¿Dónde hacer la prueba de impresión del boceto de maquetación?

Si ya sabes con qué imprenta harás las copias de tu libro puedes solicitarle a ella una prueba de impresión profesional.

Pero también puedes recurrir a una opción casera, con la impresora que tengas a mano en tu casa. Es la alternativas más cómoda y económica.

Con esta impresión doméstica no podrás valorar la calidad del papel ni de la impresión, pero sí la lista de beneficios que listo a continuación.

El papel que usarás será el del tamaño A4 que tengas en tu casa, y la impresión dependerá de la impresora que tengas; mucho mejor si es láser.

También puedes acercarte a una copistería y hacer la impresión ahí. La inversión es nimia, casi ridícula, al lado de lo que esta prueba de impresión te ofrece; tal vez no gastes siquiera ni un euro.

Beneficios de efectuar esta prueba doméstica

Con esta sencilla impresión que te propongo observarás varios aspectos de tu futuro libro, entre ellos:

  • Hacerte una idea real del tamaño de tu libro comparándolo con otros libros que tengas en tu biblioteca.
  • Percibir si te sientes a gusto con el ancho de los márgenes y la caja tipográfica; también con la ubicación de la paginación y de los folios explicativos, si los tuviere.
  • Evaluar las fuentes empleadas, sea en los títulos, los textos corridos, las notas y en cualquier elemento gráfico.
  • Analizar el tamaño de esas fuentes en relación con las demás jerarquías de texto y el interlineado aplicado.
  • Comprobar cómo se lee tu libro, qué percibes y qué sensaciones te da esa experiencia.

¿Verdad que las ventajas son muchas gracias a una sencilla impresión? 😀

Si todas estas cuestiones se analizan en unas pocas páginas optimizaremos el trabajo y los plazos de ejecución de los servicios.

Cualquier cambio que se desee hacer es más rentable hacerlo en las veinte o treinta páginas del boceto que en las doscientas, cuatrocientas y pico, etc., que puede llegar a tener el libro.

Los cambios globales que se hagan tras componer una publicación puede significar remaquetar todo el libro; o sea, rehacer prácticamente todo el trabajo de maquetación, alargar los tiempos de producción y aumentar los costes.

Cómo ejecutar correctamente la impresión del PDF con el boceto

Hay dos claves esenciales para que el sistema funcione:

  1. Que el boceto de maquetación tenga unas marcas que delimiten las páginas maquetadas, y
  2. que sean impresas a tamaño real, sin ajustes ni escalas.

Por tanto, tendrás que asegurarte de que las páginas tengan esas marcas. Estas pueden ser puntos consecutivos, un filete fino o las típicas marcas de corte.

En el boceto que yo envío a los clientes incluyo un marco con puntos para que puedan imprimir sin inconvenientes, tal como se aprecia en la imagen de abajo.

Sigue estos pasos para imprimir la prueba de impresión a tamaño real

Paso 1. Abrir el PDF con el boceto de maquetación. Verás que las páginas tienen un borde de color tenue.

Cómo imprimir a tamaño real en una impresora doméstica

Paso 2. Ir a Archivo > Imprimir o usar Ctrl + P para que se abra la ventana Imprimir.

Asegúrate de marcar la opción Tamaño real.

Cómo imprimir a tamaño real en una impresora doméstica

De esta manera, la página mantendrá el tamaño que, finalmente, también tendrá el libro. Si usas ajustes o escalas, perderás la real dimensión de la página.

Paso 3. Imprime el boceto o las páginas que quieras ver cómo quedan sobre el papel.

Paso 4. Recortar las páginas impresas. Con ellas valorarás los aspectos que he mencionado antes.

Páginas impresas con marcas de impresión

Ejemplo hecho con páginas de la obra La vida no m’ha fet mal: Converses amb Mercè Riera Manté, de Eulàlia Ventura i Serra.

Siguiendo estos pasos, obtienes con facilidad una prueba de impresión para hacerte una composición mental sobre cómo se verá tu libro una vez que esté impreso.

¿A que es un truco sencillo y económico? 😉