LinkguaAyer asistí a un par de eventos de BookCamp dentro de Kosmopolis 2013. Una de las charlas que más me gustó —no porque las demás fueran menos interesantes, sino que al superponerse los eventos toca decantarse por alguno sí o sí— fue la de Radamés Molina, editor de Linkgua.

Me interesaba en especial este taller en relación con el Máster en Edición Digital que estoy realizando y porque todo “lo nuevo” del sector del libro me cautiva intensamente.

Radamés abordó distintos temas como las plataformas de venta de libros digitales y de impresión bajo demanda; cómo enfocó desde el inicio su modelo de negocio editorial y el trabajo que ha tenido que dedicarle a ello. Brindó su opinión sobre la piratería, sobre la transformación y adaptación de la cadena de valor del libro y la crucial importancia de los metadatos y la web semántica.

Linkgua es una editorial que publica libros bajo demanda y en formato digital para todo el mundo. Su catálogo está compuesto por unas 1400 obras de dominio público; por lo que el valor agregado está dado por el enriquecimiento del contenido y el tratamiento editorial de los libros. (Por ejemplo, la edición de títulos en versión original más otra en actualizada).

Los títulos de Linkgua son textos de la literatura hispanoamericana clasificados en siete colecciones: Historia, Leyes, Narrativa, Pensamiento, Poesía, Religión y Teatro.

Editan en tres idiomas: español, inglés y alemán y en cuatro formatos digitales: EPUB, PDF, MOBI y Webready. Gracias a asociaciones con librerías e impresores de todo el mundo, los libros de Linkgua están disponibles en 1200 puntos de venta.

Aspectos más destacados del taller de Linkgua

Desde mi punto de vista, estos han sido los temas más interesantes abordados en el taller:

Particularidades del proceso de producción

La edición digital requiere de nuevos profesionales conocedores del entorno. Hay que trabajar con programadores y conocer lenguajes hasta ahora atípicos para la industria del libro, pero extremadamente necesarios para la edición digital.

La importancia de estandarizar: Cuantos más procesos se estandaricen mejor, incluso estandarizar las maquetas de los libros aporta beneficios que se traducen en operatividad, funcionalidad y ahorro de tiempo.

La utilización de estándares internos para designar hojas de estilos, con etiquetas XML, integradas a InDesign. Esto favorece la automatización de procesos y realizar cambios globales en todos los libros de una sola vez: se cambia el parámetro en la hoja de estilo y automáticamente se aplica a todos los archivos.

El diseño de portadas de libros electrónicos para la web. Los libros de Linkgua necesitan un diseño de portada diferente a lo que habitualmente estamos acostumbrados, ya que sus libros son visibles en la web y no en una librería tradicional. En la Red la portada de un libro tiene una visibilidad reducida, de centímetros, y por ello es necesario destacar mucho más los títulos.

La importancia del correcto y organizado desarrollo de los metadatos. El gran valor que constituye elaborar concienzudamente los metadatos de un catálogo editorial, para poder distribuirlo por todo el mundo y que cualquier librería online y cualquier distribuidor digital tenga esta información.

La creación y edición de archivos de los libros con capacidad para adaptarse a cualquier formato actual y a los formatos que pudieran surgir. Esto permite un enorme ahorro de tiempo y recursos, además de versatilidad ante la aparición de nuevas alternativas de edición.

La forma de digitalizar los libros: carácter por carácter, porque permite ofrecer los títulos del catálogo para adaptarse a las necesidades del cliente. De esta manera, el contenido se puede adaptar a universidades, bibliotecas, empresas y personalizarlos a gusto del comprador.

Particularidades de la fase de comercialización y venta

La transformación de la cadena de valor del libro. Los distribuidores son distribuidores digitales y hay “transportistas digitales” que son las empresas de computación que ofrecen sus servicios y software especiales para poder procesar toda la información con la que trabaja el entorno digital.

La enorme exposición del editor frente al distribuidor porque le ofrece toda la información de su catálogo a través de los metadatos; y porque los distribuidores y las librerías tienen libertad para usar esa información. “La piratería no viene de fuera del sector, sino de los propios agentes de dentro”. Radamés contó la experiencia por la que pasó al ser pirateado por un distribuidor digital.

El entorno digital posibilita una alta interacción entre editorial y lector. El lector puede realizar la devolución de un libro digital como también marcar errores encontrados en un libro a la editorial y esta subsanarlo casi inmediatamente, corrigiendo el archivo y poniéndolo nuevamente a disposición del público. La comunicación es más fluida y directa, hay menos barreras.

Los socios estratégicos: es fundamental establecer socios estratégicos en todos los planos, sea con distribuidores, librerías, imprentas, páginas web, etc.

Captura de pantalla de la página web de Linkgua