Una maquetación a dos columnas es la segunda retícula más conocida tras la de una columna.

Cuando hablamos de una maquetación a dos columnas nos referimos a la cantidad de columnas que se halla en una página de un libro. Si se considera el pliego —el verso y el recto— podremos ver que el lienzo total es de cuatro columnas.

La retícula que más se usa es la de una columna y es aquella que ocupa prácticamente toda la caja tipográfica. Este tipo de retícula la encontramos en multitud de libros de ficción y no ficción.

Esta retícula sencilla, con una sola columna, se emplea para texto seguido y el principal elemento de la página es un bloque de texto.

Si cogemos una novela, una antología de cuentos o un ensayo podemos observar que la mancha de tinta en la página es una sola y es homogénea.

También veremos que esa mancha está contenida por los márgenes y hace que el contenido no se desborde de las páginas. Los dos bloques de las páginas pareadas dan uniformidad y legibilidad al contenido distribuido en el pliego.

Lo mismo sucede con una maquetación a dos columnas, pero esa mancha adquiere características y fines que pueden variar según el tipo de libro.

Características de una maquetación a dos columnas

Una maquetación a dos columnas se sustenta en una retícula estándar de dos columnas. Este tipo de retícula se aplica a tamaños de libros más bien grandes. Por lo general, podemos verla en libros que miden 17 × 24 centímetros en adelante.

Esto no significa que no puedan dividirse en dos la mancha de las páginas de un libro más pequeño. Lo que sucede es que un tamaño reducido obliga a elegir un cuerpo de fuente pequeño.

Las publicaciones en A4 suelen estar diseñadas a dos columnas y esto facilita la legibilidad y uniformidad del contenido. También los libros con formato apaisado.

Un libro con dos columnas tiene una gran flexibilidad y movilidad, ya que facilita jugar con el diseño de las páginas. Esta hace que las líneas de texto sean más cortas con el fin de que sean leídas con facilidad.

También, permite distribuir cuadros, gráficos y otros elementos de mejor forma que las retículas de una columna; incluso ubicar las notas o referencias en los laterales.

Las notas al pie de página también pueden ser compuestas a dos columnas, tanto si el texto principal también está maquetado o no en dos bloques.

La Biblia - Libro del Pueblo de Dios, editorial Verbo Divino.

Ejemplo de composición a dos columnas, en el texto principal y en las notas al pie de página. La Biblia – Libro del Pueblo de Dios, editorial Verbo Divino.

Columnas simétricas y desiguales

Por lo general, las dos columnas suelen ser iguales, son simétricas, y crean sensación de orden en el pliego. La jerarquía de la información es la misma en las dos columnas, sin predominar una sobre otra.

Este tipo de retícula es la utilizada en revistas y varios libros prácticos. También resulta muy cómoda para publicaciones en dos idiomas, ya que permite utilizar una columna para el idioma principal y la otra para el idioma secundario.

Además de las columnas simétricas, una maquetación a dos columnas también puede tener dos hileras desiguales.

Este tipo de retícula da una versatilidad especial a la publicación. Y es muy útil cuando un texto va acompañado de varios subtextos y diferentes elementos gráficos.

Retícula organizativa: características de una maquetación a dos columnas

Paul Renner en Die kunst der Typographie estableció una retícula basada en dividir el ancho y la altura por el mismo número de unidades. Así determinó una retícula de dos columnas con 48 líneas.

En estos casos, el contenido principal se ubica en la columna más ancha y las tablas, gráficas, etc., en la columna más fina. Incluso las notas al texto pueden colocarse en esta columna.

Venerabilis Baedae Opera Historica, de Beda Venerabilis, editado por Charles Plummer.

Ejemplo de columnas asimétricas. El texto principal ocupa la mayoría de la caja tipográfica; mientras, las referencias están en la columna más delgada, hacia el exterior de las páginas. Las notas al pie de página se presentan en dos columnas. Venerabilis Baedae Opera Historica, de Beda Venerabilis, editado por Charles Plummer.

Medianil y corondel

En un libro con una maquetación a dos columnas veremos que esa mancha está dividida. Este surco que divide la retícula y organiza el contenido en dos bloques se llama medianil o corondel ciego, para algunos autores.

Un ancho de medianil adecuado debería relacionarse con el interlineado aplicado a la retícula. Como referencia, por lo general, varía entre 5 y 10 milímetros.

Algunas veces el medianil lleva un corondel. El corondel es una línea que se ubica en medio del medianil y sirve para acentuar la separación entre columnas.

El filete puede tener distintos grosores, aunque suele emplearse un filete fino; este suele ir del medio punto (0,5 puntos) al punto (1 punto).

El corondel es de utilidad cuando el medianil es muy pequeño y las dos columnas parecen ser un solo bloque de texto. También puede usarse para “rellenar” el medianil si este muy ancho.

El corondel, incluso, puede ir en color para dar vistosidad al texto cuando la publicación es duotono o a todo color; o bien como elemento separador entre textos con diferentes jerarquía.

También se llama medianil al espacio entre página y páginas; es decir, al margen interior de un libro.

Adaptación de la plantilla prediseñada César, para libros científicos y técnicos, de Maqueta tu libro.

Ejemplo de uso de corondel y en color. El fin es diferenciar la sección del  Resumen/Summary del inicio del artículo del cuerpo principal de la publicación. Adaptación de la plantilla prediseñada César, para libros científicos y técnicos, de Maqueta tu libro.

 

Fuentes: Sistemas de retículas; Diseñar con y sin retícula; Principios fundamentales de composición; Retículas. Soluciones creativas para el diseñador gráfico; Sistemas reticulares; Layout; Los elementos del estilo tipográfico; Creación, diseño y producción de libros; Manual de edición y autoedición; Diseño para la edición; curso Diseño editorial: cómo se hace un libro.