La cubierta de un libro no es su portada

Mariana Eguaras Agosto 2, 2016 @ 11:01AM

Por el 12 Abr, 2016 | 21 comentarios

 

¿Por qué llamamos “portada” a la cubierta de un libro cuando esta no lo es? ¿Sabías que todos los libros tienen una cubierta y una portada? ¿Y que una se encuentra en el exterior del libro y la otra en el interior? Mi pretensión con esta entrada es que conozcas la diferencia entre la cubierta de un libro y su portada.

Del mismo modo que una obra no es lo mismo que un libro o que editar no es sinónimo de publicar, la cubierta o tapa de un libro no es lo mismo que la portada.

La cubierta de un libro es exterior, la portada es interior. Incluso la contracubierta no es sinónimo de contraportada, ya que esta última también es interior.

Lo cierto, es que podemos leer y oír “diseño de portadas” y todos entendemos que se refiere a la parte exterior, a la cubierta de un libro. Sabemos que el trabajo que se encarga a un diseñador no es el diseño de una página interior del libro sino la parte exterior de este.

Conocer la diferencia entre cubierta y portada hará que cuando hables con un impresor, diseñador, maquetador o alguien avezado en libros te miren con ojos de buen entendedor 😉

La diferencia entre cubierta y portada es muy sencilla, y nada más práctico que exponerla de forma gráfica:

La cubierta de un libro no es su portada

Así y todo, en la industria del libro y atendiendo a la tradición gráfica y tipográfica del sector editorial, la cubierta de un libro es distinta de la portada: la portada es la página 3 o la página 5 de un libro, precedida por la anteportada o portadilla en este último caso.

La portada puede ser la página 3 o la 5 porque dependerá de si en el libro se incluye o no la portadilla, también de si el libro es una edición de lujo o de bolsillo (en esta última suele obviarse la portadilla). Si se incluye la portadilla, la página de crédito o página legal será la número 6.

La portadilla, anteportada o falsa portada es la primera página impresa de todo el libro y contiene el título del libro, con una tipografía con cuerpo más pequeño que en la portada.

La portada contiene el título del libro, el autor y el sello editorial que publica el libro. También puede incluirse el traductor si la obra es una traducción, y el editor o coordinador en el caso de compilaciones de artículos o relatos. Décadas atrás, incluso contenía el lugar de la impresión, el nombre del impresor, la fecha de impresión y cualquier otra información relevante (ver ejemplo [donde está E. C. es la contraportada o frenteportada]).

Gráficamente, y situadas en el plan de páginas o lanzado de un libro, el orden sería el siguiente:

Portadilla, portada y página legal en un plan de páginas o lanzado de un libro

Si nos remitimos a la terminología de cubierta y portada en inglés —idioma del que provienen varios términos del mundo de la edición y que a veces confundimos— la diferenciación es nítida: cubierta es cover y portada es title-page.

 

Entonces… ¿por qué llamamos portada a la cubierta de un libro?

Una primera pista sobre la diferencia entre cubierta y portada, la encontramos en el Diccionario de la Lengua Española donde una de las acepciones de cubierta hace referencia a la portada:

3. f. Parte exterior delantera que cubre los pliegos de un libro y que suele reproducir los datos de la portada.

Si la cubierta de un libro reproduce los datos de la portada se entiende que no son la misma cosa. Sin embargo, si nos aferramos al argumento anterior, la definición de portada nos confunde, ya que el DEL aporta una acepción que sería sinónimo de cubierta:

4. f. Cubierta delantera de un libro o de cualquier otra publicación o escrito.

La segunda acepción del DEL a portada es a la que hago referencia en esta entrada:

2. f. Primera plana de los libros impresos, en que figuran el título del libro, el nombre del autor y el lugar y año de la impresión.

Considero que la confusión principal la aporta la tercera acepción de portada:

3. f. En periódicos y revistas, primera página.

Y es por esta razón que llamamos portada a la cubierta de un libro, porque siempre hemos oído hablar de la portada del periódico o la portada de la revista, y acabamos trasladando estas expresiones a los libros.

José Martínez de Sousa afirma que la confusión “también es frecuente en el mundo bibliológico, donde se ha generado el neologismo portadista para designar a la persona que diseña precisamente la cubierta, no la portada. Para distinguirlas, téngase en cuenta que la cubierta es siempre externa, y la portada, interna” (Diccionario de bibliología, Trea, 2004).

Es cierto que la gran mayoría entenderá sin problemas que si hablas de portada te estás refiriendo a la cubierta de un libro, pero ello no quita que puedas hablar con un entendedor del mundo del libro y lo hagas con propiedad. 😉

¿Conocías la diferencia entre cubierta y portada de un libro? Si a la cubierta la llamas portada: ¿qué nombre le das a la página 3/5?

    21 comentarios

  1. Es cierto Mariana que resulta un error frecuente. Yo lo tengo claro desde hace un buen tiempo, pero me asalta la duda en cuanto a los ebooks, en los que no se puede hablar de cubierta, y sí tienen un equivalente de esta con imagen y diseño, además de la portada que se corresponde con la de los libros impresos. He visto que en tal caso también usan el nombre de portada, pero no me resulta funcional pues crea confusiones. ¿Qué hacer en tal caso?. Un saludo cordial, Sandra

    Sandra Rossi Brito

    14 Abril, 2016

    • Precisamente ayer sobre este tema debatíamos en Twitter y Julieta Lionetti proponía que utilicemos “metadato visual” para referirnos a cubierta en el caso del libro digital. Josep Mengual fue más allá y propuso “grafometadatos” e “iconometadatos”. 😀 Conversación aquí.

      Mariana Eguaras

      14 Abril, 2016

  2. Excelente! Todavía te encuentras con editores que dicen “editar” cuando hablan de “publicar”. No hablar del tema principal de este post. Gracias

    Guillermo Schavelzon

    18 Abril, 2016

    • La FGEE en sus informes sobre el libro se refiere a “libros editados” en lugar de “libros publicados” (que así debería ser), así que ¿cómo no confundirse? Sobre ello escribí en Editar y publicar no son sinónimos. Gracias, Guillermo, por leerme y comentar.

      Mariana Eguaras

      18 Abril, 2016

  3. ¡Muy interesante! Y siempre lo digo mal, habrá que ir cambiando el hábito.

    Clara Tiscar

    18 Abril, 2016

  4. ¡Bravo! Cada vez que oigo, en boca de un profesional relacionado con los libros portada, una voz grita en mi interior CUBIERTA. Es como llamar zapato al calcetín.

    Pilar Comín Sebastián

    27 Abril, 2016

    • Esta era una entrada para reivindicar también tu lucha a favor del uso de cubierta 😀

      Mariana Eguaras

      27 Abril, 2016

  5. Supongo que el orden también va a gusto del editor, porque últimamente me suelo encontrar que primero (en caso de haber) está la portadilla, luego la portada y luego la página de cortesía, para que el texto no empiece justo después de los datos de la página legal. También que la portadilla va después de la portada. Curiosamente, lo que no suelo ver es que el texto comience justo después de los datos legales, como representa el esquema del post.
    Saludos.

    Luis

    1 Junio, 2016

    • Imperativo legal para ordenar las partes de un libro no hay, pero consuetudinario sí, y desde hace años y siglos.

      Si hay una página blanca tras la página legal no es de cortesía o respecto, sino una página blanca sin más. Las páginas de cortesía van al inicio y al final del libro y aparecieron con un uso específico: que las páginas de guarda —por lo general, con motivos pintados— no tiñeran a la portada.

      Mariana Eguaras

      1 Junio, 2016

      • Ah, no sabía el motivo de las páginas de cortesía, pensaba que era un simple protocolo. Gracias por el dato 🙂

        Luis

        1 Junio, 2016

  6. ¡Valiosas precisiones! Luego de leer este post definitivamente tendré que erradicar el típico error de asumir que portada es sinónimo de cubierta.
    En cuanto a la portadilla, la editorial para la que laboro, nunca la ha considerado en su orden. De hecho, luego de la cubierta solo viene la portada en la página 3.

    Ruben Villar

    19 Julio, 2016

    • Se suele no incluir para reducir la cantidad de páginas y, por ende, el coste de los ejemplares 😉

      Mariana Eguaras

      20 Julio, 2016

  7. Siento ser la nota discordante, pero la cubierta de la que hablan TAMBIÉN se llama portada (cuarta acepción de ‘portada’ en el DRAE).

    Amed

    9 Noviembre, 2016

    • Es cierto, pero si hablas con propiedad con gente del sector —sobre todo de las artes gráficas— la cubierta y la portada son cosas distintas. Por cierto, el DRAE considera sinónimos editar y publicar y son acciones bien distintas. 😉

      Mariana Eguaras

      9 Noviembre, 2016

      • Esto último no es así, si hablamos con propiedad 😉 ‘Editar’ y ‘publicar’ PUEDEN no ser lo mismo… o puede que sí. Una obra ‘inédita’ es aquella que no ha sido publicada/editada y, sin embargo, la habremos editado casi seguro con algún programa informático. Luego, en este caso, editar y publicar son sinónimos.

        A lo que voy es que las palabras tienen distintas acepciones, y no una sola. Muchas veces la entendemos por el concepto. Y conste que soy “gente del sector” y digo ‘cubierta’, pero también entiendo cuando alguien le dice ‘portada’ porque, sencillamente, es otro nombre más (¿acaso no se le llama a la parte posterior contraportada, además de contracubierta?).

        Y, aunque suene extraño después de estas discrepancias o puntos de vista, me encantan tu página web y tu blog, aunque los odio un poco porque me incitan a la procrastinación, últimamente 😉

        Amed

        9 Noviembre, 2016

        • Claro que al final todos entendemos que portada es cubierta, sobre todo porque en la gran mayoría de páginas web se utiliza portada; incluso muchos editores no saben la diferencia entre una y otra.

          Respecto a editar y publicar, para mí siguen sin ser sinónimos, incluso cuando se edite en un programa informático. Pienso que se puede editar, trabajar, formatear, etc. lo que se desee (una novela, un documento, etc.) en un programa informático, e incluso a mano, y no hacerlo público; es decir, no publicarlo. También a la inversa: dar a conocer —publicar— sin haber editado.

          Mariana Eguaras

          12 Noviembre, 2016

  8. Excelente artículo! Vengo enseñándoles a mis alumnos de 10 años está diferencia y recibo críticas de adultos de que son lo mismo.Incluso la mayoría de blog y muchos sitios tienen información equivocada.
    Las cosas por su nombre. Gracias Mariana!😀

    Liz

    23 Marzo, 2017

    • Me alegro que te haya gustado el artículo, Liz. Aunque finalmente nos entendamos igual es lindo saber la terminología propia del libro. 🙂 Saludos.

      Mariana Eguaras

      23 Marzo, 2017

Trackbacks/Pingbacks

  1. La cubierta de un libro no es su portada  ... - […] Conoce la diferencia entre "cubierta de un libro" y "portada de un libro". Aunque llamemos "portada" a la cubierta,…
  2. Marketing Online para escritores - Blog para escritores: Mariana Eguaras Uno de los primeros blogs para escritores que seguí fue el de Mariana Eguaras.…
  3. La cubierta de un libro no es su portada | Libr... - […] Conoce la diferencia entre "cubierta de un libro" y "portada de un libro". Aunque llamemos "portada" a la cubierta,…
  4. El blog de ELDE - ¿Cómo debe ser mi cubierta? (I) Antes de empezar, queremos aclarar que no es lo mismo cubierta que portada.…
  5. Cómo hacer la portada de tu libro sin Photoshop: tutorial de GIMP - Marketing Online para escritores - […] Saludos, habitante de este blog. ¿Qué hace un gnomo como yo en un lugar respetable como este?, te preguntarás.Empezaré…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *