Esta entrada podría titularse Cómo determinar el precio de un libro, a secas, sin más aclaraciones. Sin embargo, las reglas del juego del sector del libro y el del mercado son muy diferentes para un libro impreso y para un libro digital.

Por tanto, en esta entrada me centraré en cómo obtener el precio de un libro impreso. Es decir, cómo determinar el precio de venta al público (PVP) de un libro en soporte papel.

No me detendré en la diferencia entre valor y precio del libro porque el primero es subjetivo. Y este artículo va de cosas mundanas, como el dinero, el precio, las ganancias y las ventas 😉 .

Para establecer el precio del libro impreso, como cualquier otro producto, es necesario remontarse a los costes, a cuánto cuesta producirlo. Para ello, existe una herramienta que es el escandallo editorial.

Si tenías una idea romántica y glamorosa de la edición de libros cuando te topes con un escandallo editorial comenzarás a dejar de tenerla. Son números, puros y duros.

Método para obtener el precio de un libro impreso

El método convencional para determinar el precio de un libro impreso es a través de un escandallo.

Se realiza con el propósito de evaluar la viabilidad de un libro; es decir, si sale a cuenta publicarlo. Esto lo hace —o debería hacer— una editorial con cada obra que estima publicar.

El punto de partida: el escandallo editorial

Es más difícil que un autor que publica por su cuenta confeccione un escandallo porque, por lo general, este está decidido a publicar su libro de todos modos.

Si este es tu caso, el escandallo te servirá como guía para establecer el precio de un libro impreso. Al menos, te será útil para llevar una cuenta ordenada de los gastos.

En el escandallo editorial se vuelcan todos los costes que insume la producción de una determinada cantidad de ejemplares de un libro.

Allí deben especificarse el anticipo de derecho de autor y el coste de las diferentes correcciones, la maquetación interior, el diseño de cubiertas, las posteriores revisiones, la impresión, etc.

Además, deben considerarse las acciones de marketing y la publicidad en prensa escrita y en línea. Cuántos ejemplares se regalarán (a prensa, blogueros, booktubers, etc.).

Y los descuentos al canal de venta (librerías, tiendas online, grandes superficies, etc.). También deben estimarse las devoluciones.

Sin entrar en excesivos detalles, con todos los gastos reflejados en el escandallo se obtiene una cifra que se divide entre la cantidad de ejemplares que se consideran producir.

El resultante es el coste por ejemplar. Por ejemplo, si producir 2.500 ejemplares de un libro cuesta 9.000 €, el coste por ejemplar es de 3,60 €.

Esta cifra representa el coste de edición más el coste de impresión. Todavía faltan unas cuantas más variables a considerar, como los descuentos que aplica el punto de venta y el que se lleva el distribuidor.

En los dos casos, el descuento es sobre el PVP menos el IVA (4 %, porque el libro impreso). Es decir, que se tiene que estimar un PVP para el libro y comenzar a restar para ver qué ganancia le queda al editor o al autor/editor.

La fórmula «mágica»

La “fórmula” consiste es multiplicar la cifra que se obtiene por 4 o 5, según la franja de precios en la que se considere ubicar al libro.

Para facilitar las cuentas (sí, en los ejemplos siempre pongo números facilongos 🙂 ), utilizaré el 5. Y las cuentas se hacen sin el IVA del 4 %, este porcentaje se suma al final si el escandallo arrojó unas cuentas dignas.

Entonces, el PVP estimado es de 18 € (resultado de 3,60 € × 5). A esta cifra hay que restar el 60 % que se reparten entre el distribuidor y la librería (10,80 € [explicado aquí]), y los derechos de autor (10 % = 1,80 €).

Por tanto, la cifra que va quedando es 5,40 €. A este magro número se le resta el coste de producción: 5,40 € menos 3,60 € = 1,80 €.

Esta misma cuenta puede hacerse por la primera edición; es decir, por la totalidad de los ejemplares que componen la primera edición de este hipotético libro:

  • Precio de coste por ejemplar: 3,60 € × 5 =18 €
  • 18 € × 2500 ejemplares = 45.000
  • – 60 % distribuidor y la librería = 27.000 €
  • – 10 % derechos de autor = 4500 €
  • Menos los costes de edición y producción = 9000 €
  • Cifra resultante: 4500 €

Ten en cuenta que hasta ahora solo se han restado los procesos que más dinero insumen en la producción de un libro.

Aún faltan restar las acciones de promoción, los ejemplares que no se venden, los gastos de almacén y logística, más un «otros».

¿Puede un editor con tan poca ganancia publicar un libro?

Por tanto, la pregunta que ahora cabe hacerse es la siguiente: ¿puede permitirse el editor con ganar tan poco por publicar un libro? ¿Se conforma con menos de un 10% del PVP del libro? ¿Un 10% que acabará siendo, con suerte, un 5 %, considerando que es el único en la cadena del libro que arriesga?

¿Comprendes por qué muchos libros tienen un PVP de 20 €, euro arriba, euro abajo? Porque, caso contrario, para una editorial tradicional sería económicamente insostenible publicar un libro. Incluso algunas editoriales hacen la cuenta mencionada directamente × 6.

Y, para colmo, todo lo anterior solo representa posibles resultados. Posibles porque son cálculos que realiza el editor considerando que venderá todos los ejemplares de la primera edición.

Sin embargo, sabemos que en el circuito tradicional del libro las devoluciones rondan un tercio de la edición.

O lo que es lo mismo: 1 de cada 3 libros vuelven al editor. Esto siendo conservadores y atendiendo al Informe del Comercio Interior del Libro de 2014, pero off the record se sabe que la cifra es mayor.

Caso autor-editor

En el caso del autor-editor, la ganancia por la venta del libro será mayor porque no se contabilizan los descuentos de la distribución y de la venta del libro en librerías físicas.

Si lo hace, será directamente con unas pocas librerías que le reciban el libro en depósito y el porcentaje de 60 % se reduce a la mitad o lo sobrepasa levemente.

Esta circunstancia hace que un libro impreso de un autor independiente sea más económico que uno publicado por una editorial, porque no cuenta con una mordida tan grande por parte de la distribuidora y la librería.

Sé precavido al momento de hacer las cuenta para publicar en CreateSpace, porque la distribución y venta se lleva porcentajes que van desde los 20 % al 60 % (información aquí).

La situación precedente explica el gran riesgo que asume una editorial tradicional al publicar un libro. Una editorial que no cobra por publicar, sino que paga al autor por eso.

La apuesta es casi de lotería y siempre se confía en que la primera edición se venderá toda. Se estima que se podrán realizar más tiradas e incluso publicar en modalidad bolsillo.

Esto también esclarece por qué una editorial tradicional no puede publicar todo lo que le llega. Por qué tiene que decantarse por uno u otro manuscrito.

Piensa que esta situación se multiplica por cada título de la editorial. Esto hace que la “bicicleta editorial” siga en funcionamiento, incluso aunque esté un tanto desvencijada.

Cómo determinar el precio de un libro impreso

Tres opciones más

Otro método es poner el PVP al libro impreso guiándose por el precio que tienen otros títulos similares. Analiza cuánto está dispuesto a pagar tu lector por un libro como el tuyo y pon un PVP.

Incluso puedes poner el precio «a ojo». (Cosa que no recomiendo en absoluto, porque editar y publicar es un negocio). Sí puedes «tirar» una cifra y luego ver si cuadran los números. Subir o bajar unos euros, aunque con un escandallo irás sobre seguro.

Ahora que ya sabes cómo determinar el precio de un libro impreso, ¿sigues teniendo una idea romántica de la edición? 😉

¿Cómo estableces el precio de un libro impreso? ¿Utilizas un método diferente al descrito aquí? Cuenta tu experiencia o deja tu opinión en los comentarios. ¡Gracias!